img
Fecha: diciembre, 2016
Navidad en el Bioparc
Arturo Checa 23-12-2016 | 8:11 | 0

Ya es Navidad en el Bioparc. Ese eslogan sí que mola, y no algún otro más famoso y con similar cantinela. Porque ver a las leonas dando saltos para explotar los globos que cuelgan de los árboles, a las hienas con la cabeza dentro de los regalos, a los chimpances metiéndose literalmente en las cajas, a los gorilas rasgando papel de regalo con ojillos de ilusión y chupándose los dedos con el gastronómico regalo de su interior, a las suricatas sobre dos patas oteando expectantes una caja colgando sobre su hogar, a los elefantes hurgando con sus trompas en las cajas… Todas esas escenas sí que no tienen precio. Y todas se han vivido en el Bioparc, otra joya de Valencia, donde ya es Navidad.

 

 

Papa Noel se ha adelantado y ha dejado escenas tan lindas como las que se ven en el anterior vídeo. Hienas, leones, suricatas, leopardos, elefantes, chimpancés y gorilas han amanecido decorados y con cajas sorpresa llenos de regalos y delicatessen gastronómicas para cada especie animal. El equipo de cuidadores del parque ha sido el encargado de que las familias de animales comenzaran la Navidad como lo harán muchas familias humanas. No faltó ni Papá Noel, dejando los regalos en los diferentes rincones del parque. Con los animales en sus guardias, claro está, que con civilizados… pero lógicamente salvajes.

Papa Noel coloca los regalos en el Bioparc.

En un año de ‘baby boom’, las crías han vivido algo nunca visto por ellas. Sorprendidas se han quedado la bebé gorila Virunga, la cría de hiena Niru o el cachorro de leopardo Ekon. No menos alucinados los muchos niños que contemplaban el deleite de los ‘peludos’ junto a sus diferentes hábitats. Los animales adultos también han ofrecido imágenes espectaculares, como el león Teimoso que de un salto ha ‘cazado’ una caja llena de carne colocada en lo alto de un árbol, o la manada de elefantes que se ha dado un festín con todas las delicias vegetales que han encontrado junto a los enormes baobabs.

Los chimpances escudriñan un regalo.

Como señalan desde Bioparc, así da comienzo la Navidad comprometida y solidaria del parque valenciano, que también hoy ha abierto su Poblado de las Jaimas. En un entorno original y mágico se ofrece, hasta el 5 de enero, un programa de actividades de ocio gratuitas con contenido lúdico-formativo con juegos y talleres que ayudan a los más pequeños a darse cuenta de la importancia de sus comportamientos para la preservación del planeta.

Las suricatas, expectantes.

La Fundación Bioparc está presente con un espacio donde se da a conocer la importancia del compromiso con el bienestar de los animales próximos y lejanos. Y en el Rincón solidario entidades sin ánimo de lucro como el Instituto Jane Goodall, Aldeas Infantiles, Cáritas, ACNUR, Arcadys, PayaSOSpital, Idogs, Motores Sin Fronteras, Fundación Pequeño Deseo, Fundación Vicente Ferrer y Manos Unidas, realizan cada día una actividad distinta.

La gorila, con su bebé y su regalo.

También se pueden entregar juguetes nuevos o en buenas condiciones para otros niños en un espacio habilitado para la recogida solidaria que, con el lema ‘Todos los niños merecen jugar’, se ha organizado a favor de la Fundación ANAR y en colaboración con El Corte Inglés.

El león 'atleta'.

 

Ver Post >
La adorable “asesina” Bunny
Arturo Checa 02-12-2016 | 7:43 | 0

Esta es la historia de Bunny. Muchos al verla por la calle, cuando su ama aún no se había convertido en su verduga, debían pensar al cruzarse con ella: ‘¡Uf!, me cambio de acera, no sea que me vaya a pegar un bocado, que con los pitbulls nunca se sabe…”. La leyenda negra que acompaña a esta raza. El estigma que no se pueden quitar de encima los perros de presa. Eso pese a que razas como los collies, huskys o samoyedos, por su carácter nervioso o cruce de genes caninos, acaban resultando más nerviosos y, por ello, propensos a protagonizar alguna que otra agresión. Quizás ese estigma fue la razón que llevó a su propietaria a abandonarla. La siempre acusadora mirada de otras madres cuando sus niños intentaban tocar su cabezota. El recelo de los dueños de otros perros. La injusticia en la que caemos siempre que generalizamos. Con perros o con humanos.

No pretendo negar que los pitbulls, los Staffordshire, los dogos argentinos, los rottweiler o los presas canarios llevan en su ADN la agresividad, la defensa de los humanos que los propios humanos les hemos inculcado. Aunque luego aborrezcamos de ellos. Pero sólo hay una gran verdad: un perro es lo que es su amo. Si el amo es un descerebrado, el can lo será. Si no, será todo lo contrario: un corderillo. En este post, lo de “una imagen vale más que mil palabras” alcanza la proporción de verdad absoluta. Así que no escribiré más. Ha sido lo justo para introducir este maravilloso vídeo. El vídeo del rescate de Bunny. El vídeo con el que, si alguien después de verlo sigue pensando que los pitbulls son perros asesinos, es que no le cabe ni un ápice de cordura ni ternura en el cuerpo.

Ver Post >