Las Provincias
img
Categoría: Otras mascotas
Sansa, la gata que perdía la cabeza

“Cómo decíamos ayer…”, que afirmara Fray Luis de León tras regresar a dar clase después de… cinco años entre rejas…, pues, parafraseando al gran pensador, ¡Almas con patas esta de vuelta! Espero que con más regularidad y fidelidad con los lectores que en el último año largo de ‘condena’ sin aparecer. Y no podía dejar de regresar con una de esas historias bonitas, bonitas. Nos la cuenta el periodista y colaborador de Las Provincias Luis Carbonell. Un crack, no hay más que leerlo….

Hay historias que suceden una vez en la vida. Son historias que merecen ser contadas. Como la de Sansa, una gatita que nació con la sentencia de muerte prácticamente grabada en la frente –seguid leyendo y entenderéis que la frase no es ni mucho menos gratuita- y que, gracias a unos ‘ángeles de la guarda’ muy especiales, hoy disfruta de una calidad de vida con la que nunca habría soñado.

En verano de 2017, el Hogar Felino ‘Todo por ellos’ de Albal recibió una llamada telefónica. Les alertaban de una camada de gatos abandonados en un descampado en la avenida del Puerto de Valencia. Y allí que se fueron. Al llegar, la gente los había ido recogiendo a todos. O mejor dicho, a todos menos a uno: Sansa, nuestra protagonista.

Sansa nació con un problema congénito muy visible. Presentaba un bulto de enormes dimensiones en la parte superior de la cabeza, que a simple vista era fácil de identificar como un tumor. Quizás por ese motivo, al pensar que se trataba de una gata desahuciada, nadie se la llevó. Hasta que llegaron Rosa y sus compañeros de ‘Todo por ellos‘.
Sansa, antes de la operación.

Sansa, antes de la operación.

 

Lo primero que hicieron fue llevarla al Centro Veterinario Terra de Catarroja, donde le hicieron una primera exploración radiográfica y rápidamente se dieron cuenta de que no se trataba de un tumor, sino algo mucho más extraño. Agustín, el veterinario de Terra, optó por derivarla a Aúna Especialidades de Paterna, uno de los hospitales más importantes de España donde están acostumbrados a lidiar con casos extremos. Allí se implantó hace algunos meses el primer marcapasos de humano puesto en un perro en la Comunidad Valenciana, o se pusieron patas biónicas a dos perros de grandes dimensiones con tumores en sus extremidades delanteras.
 meningoencefalocele-post
Sansa fue atendida por Alejandro Luján, Diplomado Europeo en Neurología y Neurocirugía veterinaria. Debido a su corta edad no se le podía hacer siquiera un TAC por temor a que no superase la anestesia, pero una primera ecografía reveló la naturaleza del problema. ¡Sansa había nacido sin la parte superior del cráneo!. Esta patología, denominada meningoencefalocele, provocaba que un tercio del cerebro de Sansa sobresaliera por fuera del cráneo y quedara expuesta, protegida únicamente por la capa de piel. Además Sansa era ciega de nacimiento.
meningoencefalocele-2 
El caso supuso un reto para el neurocirujano valenciano, que junto al resto de Aúna Especialidades Veterinarias decidieron hacerse cargo del mismo, tanto a nivel asistencial como económico. Luján optó por un tratamiento pionero a nivel mundial. Implantar a Sansa una prótesis de plástico biocompatible que le hiciera de “casco” y le protegiera la parte expuesta del cerebro. Se trata de una cirugía que solo se había realizado una vez antes en EE.UU., si bien se trató de un caso mucho menos arriesgado, ya que el animal presentaba una abertura mucho menor, por la que sobresalían únicamente las meninges y no fue necesario implantar ningún tipo de prótesis. Bastó con cerrar la abertura con cemento quirúrgico.
radio 
Pero en el caso de Sansa no iba a ser tan sencillo. En primer lugar porque debido a su corta edad había que esperar a que tuviera ocho meses para que el animal finalizara su crecimiento óseo. Ocho meses en los que cualquier golpe podía tener graves consecuencias para Sansa, por lo que hubo que extremar las precauciones. De ello se encargó Rosa, de ‘Todo por ellos’ que la acogió en su casa.
 

Sansa, explorada tras la intervención.

Sansa, explorada tras la intervención.

En segundo lugar porque, tratándose de una gata ciega, estaba mucho más expuesta a accidentes. Si alguien se pregunta como puede vivir un gato ciego, la respuesta es “como cualquier otro”. Lo que pierde con la vista lo suple con el olfato y el tacto. Únicamente “es una gata terrestre”, explica Rosa. “Va siempre por el suelo y no se sube a sitios elevados”. Aunque esto no siempre era cierto. Como buen cachorro, Sansa pasaba buena parte del día explorando y jugando, lo que le hacía susceptible a cualquier tipo de golpe fatal.
whatsapp-image-2018-02-24-at-14-26-33 
Y en tercer lugar, porque pasados unos meses aparecieron las convulsiones. Sansa comenzó a experimentar ataques eplilépticos que aumentaban exponencialmente el riesgo de una lesión cerebral. Afortunadamente tras una rápida visita al Hospital Aúna, estos ataques quedaron controlados con medicación.
 meningoencefalocele-implante
Mientras, Sansa se hizo ‘famosa’. Su caso se hizo conocido en redes sociales, donde empezó a tener un gran seguimiento. No solo por lo raro de su patología, sino por su carácter. Amiga de otros gatos, de los perros y de los niños, rápidamente se ganó la simpatía de la gente.
meningoencefalocele-cirugia-2 
Por fin, pasados ocho meses y varias pruebas diagnósticas más como un TAC 3D para medir con exactitud las dimensiones del meningoencefalocele, este pasado mes de febrero Sansa pudo ser operada. La cirugía duró tres horas. En la misma se procedió a exponer el cerebro, acoplarlo mejor en la cavidad craneal, colocar la prótesis y volver a cubrirlo todo con la piel.
 

Los primeros pasos tras la operación.

Los primeros pasos tras la operación.

La mejoría fue inmediata. Apenas unas horas después de la cirugía Sansa despertó y dio sus primeros pasos. Solo tres días después volvió a casa. Y ya, por fin, puede dar rienda suelta a su instinto felino y jugar, saltar y subirse a su rascador sin miedo a que una mala caída pueda poner en riesgo su vida. Alejandro Luján, su segundo ‘ángel de la guarda’ junto a Rosa, explica su anhelo: “Confiamos en que la cirugía mejore también sus episodios epilépticos y que, aún con las limitaciones propias de su ceguera, Sansa disfrute de la misma calidad de vida que cualquier otro gato. Ganas, como nos ha demostrado, no le faltan”.
Amor, la mejor rehabilitación.

Amor y compañía, la mejor rehabilitación.

Ver Post >
Un asesino de gatos anda suelto

Uno de los gatos asesinados a tiros.

A tiros con una escopeta de aire comprimido, en mitad de una zona en la que igual que derribó a dos gatos pudo alcanzar a unos niños que jugaran, o a un plácido vecino que paseara por las zonas boscosas de la urbanización. Así actuó un asesino de gatos que todavía anda suelto. Un desalmado que disparó y mató a un gato y a una gata. A otra la dejó paralítica. Ocurrió hace unas semanas en Náquera y a día de hoy nadie ha sido detenido por ello.

Radiografía de los perdigonazos.

La actuación de las Fuerzas de Seguridad deja a veces grandes noticias, como la conocida esta semana de un vecino de Chiva arrestado por una brutal paliza a su perra. Ojalá le caiga una buena pena de prisión. Pero otra veces, la injusticia y la impunidad campan a sus anchas. La noticia la ha denunciado Angeles Callejeros Valencia, una asociación que se desvive por los animales, con Estela como alma mater, un encanto de persona y con los animales como leit motiv. Cualquier ayuda o petición de información, ella responde en el 667 362 010.

Radiografía del macho fallecido.

Ellos fueron los que denunciaron los hechos en el Ayuntamiento, después de ser avisados por una vecina que dijo ser testigo de cómo un hombre salía a la puerta de su casa con una escopeta. La Guardia Civil y la Policía Local acudieron a la casa, pero ni una sola prueba sirvió para acusarle de los dos asesinatos.

Salma, la gata que quedó paralítica.

Lo más grave de todo es que los gatos tiroteados estaban perfectamente controlados, al formar parte de una colonia esterilizada y mantenida por vecinos de la zona, sin que causaran ningún problema o queja por parte de los residentes.

El Facebook del alcalde.

El propio alcalde de Náquera, Damián Ibáñez, condenó los hechos a través de su perfil de Facebook y aseguró que el Ayuntamiento “va a poner todos los medios para evitar todo tipo de actuaciones de maldad contra los animales” y pide colaboración a los vecinos para denunciar casos como este. Pero, a día de hoy, el asesino de gatos anda suelto. Una petición de firmas en internet bajo el nombre “Queremos justicia, ¡basta de maltrato!” lleva ya más de 5.500 firmas recogidas.

Alma, super luchadora, recuperándose.

Por los dos fallecidos nada se pudo hacer. Tres perdigonazos llevaba cada uno. La gata que quedó paralítica fue operada y ahora está en rehabilitación. Se llama Salma. En la foto mirando a cámara como preguntándose ¿por qué? ¿Por qué hay seres humanos con tan poca humanidad? Mejora poco a poco, como subrayan desde Ángeles Callejeros Valencia, los autores de milagros como este.

“Es superluchadora y estamos viendo si vuelve a caminar”, explica Estela. Gente que día a día combate contra miserables como ese vecino de Náquera capaz de arrebatar vidas de manera cruel e inhumana. Ojalá te pillen.

Ver Post >
El Ayuntamiento tapia un solar con una colonia de gatos

Cierto es que el problema de la proliferación de animales callejeros en Valencia es una cuestión acuciante que hay que solucionar. Por el bienestar de los animales y por una cuestión de salubridad pública. Pero ciertamente, algunas medidas parecen más cercanas al salvajismo que al civismo o a la política municipal responsable, según denuncia Modepran. La vía es la colaboración entre el Ayuntamiento y las protectoras y asociaciones como Modepran, encaminadas a detectar todas las colonias de la ciudad y a esterilizar a las hembras para evitar una proliferación de animales. Lo condenable son historias y decisiones como la que ahora contaré…

El muro de la vergüenza.

Tras este muro tapiado han quedado una docena de gatos de una colonia de la calle Pianista Amparo de Valencia. Una docena de animales que hasta ahora eran alimentados por vecinos e integrantes de Modepran, pero que desde ayer están entregados a su suerte, sin comida ni bebida, tras un muro tapiado, como sostienen desde Modepran. De hecho, unos albañiles, cumpliendo obviamente órdenes del Ayuntamiento, tapiaron ayer la puerta por la que se alimentaba a los mininos.

Un gato, en lo alto del muro.

Su futuro ahora no es otro que la muerte. Miembros de Modepran acudieron ayer tras el tapiado al lugar. Escalaron el muro y les dejaron agua y comida.“Pero así no pueden aguantar”, lamentaron desde la protectora. La asociación recuerda que el Ayuntamiento era consciente de la existencia de esta colonia y pide la marcha atrás de la medida, muy poco acorde con un consistorio que de declara verde, ecologista y se supone que sensible con la cuestión animal. Pues poco lo demuestran. 

La noticia ha tenido incluso una reacción desde el partido animalista PACMA:

Ayer, ante la impotencia de Inma, la persona que desde hace años se encarga del cuidado de la colonia de gatos ubicada próxima a la calle Pianista Amparo Iturbi, unos albañiles, siguiendo órdenes del ayuntamiento de Valencia, tapiaban el acceso al solar donde viven una decena de gatos.

Estos gatos han quedado aislados y no se les puede suministrar ni agua, ni comida, ni siquiera la medicación que uno de ellos precisa, con el consiguiente riesgo de muerte que esto supone.

“Nuevamente, queda patente la indiferencia con que el consistorio Valenciano trata a los animales que habitan en la ciudad”, indica Raquel Aguilar, coordinadora de PACMA en Valencia.

Desde el Partido Animalista han solicitado que se de una solución inmediata que permita a la alimentadora continuar con su labor e impedir que los animales mueran.

 

ACTUALIZACIÓN (16-3-2017)

El Ayuntamiento de Valencia, a través de su concejal de Bienestar Animal, Gloria Tello, con un texto colgado en su página de Facebook, hace la siguienet aclaración a la noticia:

 

Respecto al asunto de la colonia de gatos cuidada por Inma Sabater, hablo a primera hora con el jefe de servicio de Bienestar Animal y me transmite que lleva días con el tema y me afirma lo siguiente:
– “Ya he hablado con la policia del distrito y tienen una denuncia de la AAVV de Parque Central Amparo Iturbi que llevaron al Defensor del Pueblo por las condiciones insalubres por el asentamiento de una comunidad de ciudadanos rumanos. La policia ya ha hablado con servicios sociales pues también hay niños para poder reubicar al colectivo pero a día de hoy el solar que han tapiado por una calle tiene acceso por otra. Hay otro solar en calle Moncayo por donde Inma Sabater (la alimentadora) tiene acceso y es donde tiene el grueso de la colonia. En resumen que Inma tiene una colonia en la zona con acceso y si se quiere recuperar los gatos de la otra colonia se puede entrar por la otra calle”

 

A su vez, me transmite que procede al aviso de la entidad gestora Modepran y desde allí le trasladan lo siguiente:
– “Buenos días y buenas fallas. Como ya sabes hay un problema con las colonias de Inma Sabater. Sé que has hablado con Policia Local, pero Inma tiene la colonia de la c/ Moncayo y la que han tapiado se puede entrar por una puerta de la calle san Vicente y capturar los gatos que haya y trasladarlos a Moncayo”

 

En resumen, parece ser, según afirman tanto el jefe de servicio como la entidad gestora Modepran, que hay acceso a esa colonia por la otra calle.
No comprendo el interés por contar las cosas no ajustadas a realidad (según trasladan las personas implicadas).

 

Ver Post >
La policía salva una vida

En esta historia hay poco que contar. Más bien es de ver. De ver y comprobar el gran servicio público que hacen los policías. Ya sea por un ciudadano, rico o pobre, desvalido o necesitado; o ya sea por un perro, que no es la primera vez que lo vemos, o incluso por un gato. Ahí va la gesta.

Los héroes de a pie son policías del distrito Marítimo de Valencia. La víctima, un pequeño gato callejero, atrapado bajo la rueda de un coche en un descampado de la zona este de la ciudad. No se sabe si el vehículo lo atrapó por accidente o si el minino quedó inmovilizado al meter la zarpa donde no debía. El caso es que los policías no lo dudaron. Había que salvar esa vida.

Policías en acción en el Marítimo.

Primero intentaron sacar con sus propias manos al gato, pero sin éxito. El minino, aterrorizado, bufaba y lanzaba zarpazos a los agentes, sin saberlos sus rescatadores. La patrulla del Marítimo se pertrecharon de un gato (este hidráulico) para levantar el coche y salvar al gato de carne y hueso. Y en unos segundos lo lograron. Basta ver el vídeo para constatar aquello de que los gatos tienen siete vidas. No hay más que verlo correr a toda pastilla en cuanto queda libre.

El buen servicio de los policías fue convenientemente destacado por el Gabinete de Prensa de la Jefatura Superior de Policía de Valencia, en su cuenta de Twitter @polprvalencia, con este mensaje.

 

ENHORABUENA HÉROES

Ver Post >
El Gobierno valenciano debe pagar por el maltrato a 40 caballos

Sólo hay que ver esta foto, el bodegón infecto que abre estas líneas. Ese era el menú diario de 40 caballos. Un grupo de equinos torturados y dejados al borde de la muerte por un desalmado en el municipio alicantino de Callosa de Segura. La noticia ya la contamos en Las Provincias, con alegría por la condena de nueve meses de prisión que recayó sobre el responsable de este infierno. Aquí detallaré ahora un poco más la pesadilla en la que estaba sumidos esos caballos, que no sólo de perros y gatos, por desgracia, viven los infames maltratadores. Y contaré también la gran labor que realiza El Refugio del Burrito, una asociación que se desvive por ayudar a caballos, burros y todo este tipo de animales. Mejor lo cuentan ellos: “Investigamos casos de negligencia, abuso, maltrato o abandono a burros y mulos en toda España. Hay más de 300 animales viviendo en nuestras granjas. Desde enero de 2016 hemos participado en 56 investigaciones y recogido a 135 animales. El pasado mes de febrero lideramos un rescate masivo de cerca de 100 burros en Cáceres. Además, El Refugio del Burrito se implica activamente en causas que insten a la aplicación y mejora de las leyes vigentes en cuanto a bienestar animal”. Por cierto, que como no podía ser de otra forma, necesitan una inyección económica y tienen el refugio saturado. Si alguien se anima, aquí va un enlace en el que colaborar.

La alerta la dio Caballos Luna, otra de esas entidades que se dedica a velar por estos animales. Otro ángel de la guarda de burros, caballos o mulas. Al llegar al lugar para comprobar los hechos, El Refugio comprobó cómo los animales apenas se mantenían en pie. Escuálidos, devorados por las moscas, repletos de llagas y abandonados a su suerte. Su menú diario, frutas y verduras en estado de putrefacción. Sin sitio para siquiera corretear. Un sueño imposible comparado con la realidad de los equinos. Atados en corto con cadenas de hierro que dificultaban su movilidad. Los cascos los tenían infectados y tremendamente dañados.

El grupo vivía entre escombros, chapas metálicas oxidadas y restos de alambrada de espino. Los menos idílico del mundo. Un infierno por el que el autor recibió una contundente condena del juzgado de lo Penal número uno de Orihuela: nueve meses de prisión y, sobre todo, tres años de inhabilitación, lo que le impedirá ejercer como empresario equino, si es que se puede llamar de esa manera a su barrabasismo. La sentencia dejó claro la actitud del condenado: “Su flagrante desprecio a la vida, salud y bienestar de los animales, haciendo voluntariamente dejación de los mínimos deberes de alimentación y cuidado de los mismos provocando con ello detrimento del estado de salud de dichos equinos e incluso la muerte de algunos de ellos”.

La primera denuncia de El Refugio del Burrito fue desestimada, pero gracias a la intermediación del Eurogrupo por los Animales y a una campaña de recogida de firmas que pedía el cierre definitivo de las instalaciones, se reabrió el caso. La asociación protectora de burros y mulos recibió una orden de incautación temporal que permitió el traslado de los animales a sus instalaciones. El equipo de Bienestar Animal de El Refugio del Burrito contactó con otras protectoras y puso a salvo a un grupo de 14 caballos en Easy Horse Rescue Centre, de Alicante. No se pudo evitar el fallecimiento de otros 3 equinos propiedad del mismo dueño.

La denuncia y acción de la protectora de animales va incluso más allá: hace responsable de lo ocurrido al Consell, por su inacción al permitir el maltrato de los equinos. Pese a llenarse la boca de muchos dirigentes con la defensa de los derechos de los animales, en la práctica se permiten situaciones como esta. Ambos refugios reclamarán ante la Consejería de Agricultura de la Comunidad Valenciana los gastos derivados del cuidado y la alimentación de los animales. Estas protectoras de animales proporcionan atención veterinaria y refugio para toda la vida a equinos en situación de abandono y/o maltratados. Las administraciones públicas carecen de la capacidad y de las infraestructuras para hacerse cargo de estos animales, razón por la que los refugios emplean recursos propios -procedentes del apoyo de sus socios- para acudir en su auxilio.

Luchar por los derechos de los animales es algo más que llenarse la boca con ellos. Hay que actuar. Como El Refugio del Burrito. ENHORABUENA.

Ver Post >
Carta animal a los Reyes Magos

Queridos Reyes Magos: así en masculino y con sus camellos y todo. Como Dios manda. Y la costumbre. Y como los niños desean ver. ¡Sooooooo! Freno, que me embalo y me salgo del tema, Sus Magas Majestades (por aquello del cambio de género del adjetivo, no porque sean ‘Magas’…. ¡sooooo!). Mejor repetimos…

¡Toma 2! Queridos Reyes Magos: Como creo que he sido muy bueno, he seguido un año más queriendo con toda el alma a mis queridos peludos (o plumidos, o escamados, o… como quieran que sean los bienamados animales) y pienso seguirlo haciendo durante el año recién estrenado (y al otro, y al otro, y al otro….), pues hoy mi post va en forma de carta que os envío, con todos mis deseos para este 2016, deseando que Melchor, Gaspar y Baltasar (los de siempre) me lo traigan (nos lo traigan) todo, todo, todo. Por los pequeños peludos. Allá va…

– Pido un año sin abandonos de perros y gatos, los más golpeados por los aproximadamente 150.000 casos que se registran cada año en España. Aunque también hay iguanas, cerdos vietnamitas, serpientes, papagayos… Todo víctimas de lo mismo: del capricho de tener un animal como si fuera un juguete, de la incapacidad y cobardía de no decir ‘no’ a la inocente ilusión de un niño, que reclama un cachorro sin saber que ello supone una vida atada a cuidarlo, pasearlo, alimentarlo, curarlo y sobre todo mimarlo y amarlo. Pero una vida que tiene poco de capricho y mucho de entregado cuidado.

 

 

 

 

 

 

– Pido un año en el que se disparen las adopciones en las protectoras, albergues y ongs animales, frente a las compras en tiendas de mascotas. Sinceramente: cada vez que alguien se compra un gato o un perro en uno de estos locales, mientras haya cientos de miles de animales malnutridos, llorosos y abandonados en las perreras, se comete un auténtico crimen. Acabemos con ello.

– Pido un año sin nuevos atropellos como la barrabasada de ‘Vaya fauna’ y sin que se la vuelvan a ‘meter doblada’ a un declarado defensor de los animales como Christian Gálvez. Seguro que su intención era buena y la diabólica ignominia fue cosa de la productora. Menos mal que, por una vez, la audiencia fue sabia y la aberración apenas duró tres meses en parrilla.

– Pido que de una vez por todas se acaben atrocidades como el festival de la carne de perro de Yulin. Una cita asquerosa, desagradable, inhumana y nada edificante ¿tradición? en la que los chinos se comen cada año 10.000 perros. Aquí no hay costumbre que valga, lo siento mucho. ¿Cómo comerse animales que sienten pena, dan la vida por sus amos o son capaces de morir de inanición junto a la tumba de sus dueños? Sólo un monstruo podría hacerlo. Hasta la ONU debería considerar esto como un crimen contra la humanidad. Y no hablo en broma. Y ojalá hubiera más heroínas como ‘la mujer que salvó a 500 perros’.

– Pido penas de prisión (con cumplimiento) para el maltrato animal, para demonios capaces de tener días y días a un animal abandonado en un balcón o en una planta baja, o molerlo a palos hasta morir.

– Pido duras sanciones para los GUARROS de los amos que dejan las mierdas de sus perros en calles y jardines. Pero multas de esas de tres ceros. La única forma de que se vuelvan cívicos y recojan lo que sus mascotas nunca dejarían por el suelo. La única forma de que aquellos que no aman a los animales, dejen de culpar a los perros. Los culpables no son ellos, sino los GUARROS de sus amos.

Y como a los Reyes es mejor no pedirles mucho para así acertar en el encargo, pues aquí me paro. Sólo una cosa más: que tengamos todos, animales y humanos, un MUY FELIZ 2016.

Ver Post >