Las Provincias

img
Categoría: II República
¿Fue la Guerra Civil una Cruzada?

 

Varios muertos en una imagen de la contienda.

Varios muertos en una imagen de la contienda.

La respuesta es compleja e interesada. Se trata de utilizar una figura propia de la época medieval (la Santa Cruzada) y aplicarla trasnochadamente, muchas veces con un interés político detrás, a un conflicto del siglo XX. La Guerra Civil tuvo un carácter religioso indudable como también lo tuvo la II República desde el mismo proceso constitucional cuando se llegó a aprobar una ley para expulsar a una orden religiosa. Pero, ¿fue una cruzada?

Ver Post >
¿Dónde ejecutaban en Valencia a los prisioneros en la Guerra Civil?

 

Refugio antiáreo de la Guerra Civil en Valencia.

Refugio antiáreo de la Guerra Civil en Valencia.

Las checas fueron cárceles no oficiales utilizadas por la República durante la Guerra Civil para detener extraoficialmente a personas consideradas enemigas del pueblo, torturarlas, y posteriormente ejecutarlas. Las ciudades en la que más se utilizó este procedimiento fueron Madrid y Barcelona, aunque Valencia ciudad tuvo cerca de 40, al margen de un barco prisión y las cárceles. En el conjunto de la Comunitat actuaron 55 durante el conflicto.

Ver Post >
La II República censuró a Charlot, Greta Garbo, Bette Davis o Eisenstein

 

Imagen de 'El acorazado Potemkin', prohibida por la II República.

Imagen de 'El acorazado Potemkin', prohibida por la II República.

La aprobación del Código Hays causó hilaridad y críticas al puritanismo americano. El conjunto de normas aprobado por Hollywood para velar por una supuesta moralidad sigue enrojeciendo a algunos aún hoy. En otros lugares no había tantos problemas. En la España republicana cuando no gustaba una película o se cortaba o no se emitía. Sin complejos, pese a que el artículo 34 de la Constitución prohibía la censura y garantizaba la libertad de expresión. Pero superestrellas como Charlot, Greta Garbo, Ingrid Bergman, Michael Curtiz, director de ‘Casablanca‘, Carole Lombard, Cecil B. De Mille, Sergi Eiseistein o Bette Davis fueron víctimas del fervor moralista de los dirigentes del nuevo régimen.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Sanchis
La historia nunca es como nos la han contado. Es casi lo único en claro que saqué después de pagar los derechos por mi título de licenciado en Historia. Esos cinco años también me sirvieron para concluir que la historia no es maestra de la vida. Frases como la de que "un pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla" (Confuncio dixit) sólo puede haberla escrito alquien que no sabe que es la libertad. Pero es ese carácter imprevisible lo que la convierte en apasionante. En este blog no busques grandes verdades. Únicamente encontrarás pequeños hechos que sirven para dar rienda suelta a una pasión.