Las Provincias

img
Categoría: Segunda República y Franquismo
¿Quién y por qué creó la Guardia de Asalto en la II República?

 

Control de los guardias de asalto.

Control de los guardias de asalto.

La II República comenzó con graves problemas de orden público como huelgas o quema de iglesias. Para dar respuesta, el Gobierno se planteó la creación de una policía preparada para intervenir en la ciudad y no utilizar así la Guardia Civil, más apropiada para las zonas agrarias. Fue la Guardia de Asalto, germen de la futura Policía Nacional que nació tras la Guerra Civil con la denominación de Policía Armada.

Ver Post >
¿Dónde ejecutaban en Valencia a los prisioneros en la Guerra Civil?

 

Refugio antiáreo de la Guerra Civil en Valencia.

Refugio antiáreo de la Guerra Civil en Valencia.

Las checas fueron cárceles no oficiales utilizadas por la República durante la Guerra Civil para detener extraoficialmente a personas consideradas enemigas del pueblo, torturarlas, y posteriormente ejecutarlas. Las ciudades en la que más se utilizó este procedimiento fueron Madrid y Barcelona, aunque Valencia ciudad tuvo cerca de 40, al margen de un barco prisión y las cárceles. En el conjunto de la Comunitat actuaron 55 durante el conflicto.

Ver Post >
La II República censuró a Charlot, Greta Garbo, Bette Davis o Eisenstein

 

Imagen de 'El acorazado Potemkin', prohibida por la II República.

Imagen de 'El acorazado Potemkin', prohibida por la II República.

La aprobación del Código Hays causó hilaridad y críticas al puritanismo americano. El conjunto de normas aprobado por Hollywood para velar por una supuesta moralidad sigue enrojeciendo a algunos aún hoy. En otros lugares no había tantos problemas. En la España republicana cuando no gustaba una película o se cortaba o no se emitía. Sin complejos, pese a que el artículo 34 de la Constitución prohibía la censura y garantizaba la libertad de expresión. Pero superestrellas como Charlot, Greta Garbo, Ingrid Bergman, Michael Curtiz, director de ‘Casablanca‘, Carole Lombard, Cecil B. De Mille, Sergi Eiseistein o Bette Davis fueron víctimas del fervor moralista de los dirigentes del nuevo régimen.

Ver Post >
Mitos nacionalistas: Lluís Companys, ¿nacionalista por conveniencia?

Lluís Companys durante un mitin.

Lluís Companys durante un mitin.

Tal día como hoy en 1931 la Generalitat catalana aprobó por aclamación el Estatuto de Autonomía Catalán. Un día que parece adecuado para hacer alguna reflexión. ¿Lluís Companys era nacionalista por convicción o por necesidad? De lo que nadie duda es que su mentor, Francesc Masià, fue un claro defensor de la nación catalana. Pero la actuación de Companys en dos fechas claves (octubre de 1934 y julio de 1936) pone en entredicho su supuesto fervor nacioanalista e inclina a pensar más bien en un hombre que subordinaba a su ideología izquierdista a su sentimiento patriótico, un factor que ERC no se muestra en estos momentos muy dispuesto a dejar claro. Basta saber que historiadores de la talla de Anthony Beevor o Stanley Payne tampoco lo tienen demasiado claro.

Ver Post >
Los dos españoles que presidieron un gobierno de apenas 24 horas

 

Azaña y uno de sus gobiernos.

Azaña y uno de sus gobiernos.

Pese a quien pese, Mariano Rajoy pasará a la historia. Es el único presidente del Gobierno en funciones que gana unas lecciones. Bien pueden aplicársele las palabras del Quijote: “Dejad al tiempo que haga de las suyas, que es el mejor médico para estas y otras mayores dificultades“. Si Rajoy ha sabido pegarse con cola al sillón, en el caso opuesto hay dos políticos españoles que mostraron un desapego al cargo un  tanto exagerado. Ambos fueron presidente de Gobierno apenas 24 horas. Uno fue el conde Cleonard en 1849 y el segundo Diego Martínez Barrio, por encargo de Manuel Azaña en julio de 1936.

Ver Post >
La ‘ley mordaza’ no era tan mala para la II República

 

Azaña, segundo por la izquierda junto a a Alcalà Zamora en el primer gobierno de la II República.

Azaña, segundo por la izquierda junto a a Alcalà Zamora en el primer gobierno de la II República.

17.000 personas han sido sancionadas por llamar colega a una agente, o por decirle que ha aparcado mal por aparcar mal. Es el balance del primer año de la Ley de Seguridad Ciudadana, más conocida como ‘ley mordaza’, publicado recientemente por LAS PROVINCIAS. Pero este tipo de leyes no es nueva. Hasta la Arcadia feliz de la II República tuvo la suya en la que no cabían ni jueces, ni juicios ni abogados. Manuel Azaña la defendió en el debate parlamentario con el siguiente argumento: “Comprenda su señoría que de una decisión adoptada por el Ministro de la Gobernación no se va a recurrir ante un juez ni ante el Tribunal Supremo tampoco“.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Sanchis
La historia nunca es como nos la han contado. Es casi lo único en claro que saqué después de pagar los derechos por mi título de licenciado en Historia. Esos cinco años también me sirvieron para concluir que la historia no es maestra de la vida. Frases como la de que "un pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla" (Confuncio dixit) sólo puede haberla escrito alquien que no sabe que es la libertad. Pero es ese carácter imprevisible lo que la convierte en apasionante. En este blog no busques grandes verdades. Únicamente encontrarás pequeños hechos que sirven para dar rienda suelta a una pasión.