Las Provincias

img
Un futuro radiante ante nuestros ojos
img
César Campoy | 28-08-2014 | 07:06

Consolidada como una de las formaciones valencianas con más proyección Arcana Has Soul atraviesa uno de los momentos más fructíferos de su carrera musical

 

Andábamos pensando que el universo de la música soul ha vivido, a lo largo de su devenir, algunos episodios extramusicales la mar de siniestros. Sí, es cierto, también los han sufrido otros géneros sonoros (del pop al rock, pasando por la ópera y la zarzuela), así como la mayoría de profesiones censadas desde que el mundo es mundo (del gremio de la panificación al de la construcción, pasando por el de los bomberos o el de la matricería de inyección). No obstante, en esta ocasión, nos han venido a la mente ciertos hechos que ya forman parte de la leyenda negra de la música con más alma.

Nos acordábamos del incomparable Sam Cooke, capaz de conseguir varias decenas de grandes éxitos en apenas ocho años de carrera profesional. Grabó maravillas del estilo de You Send Me, Chain Gang, Nothing Can Change This Love o la simbólica A Change Is Gonna Come, hasta que, a finales de 1964, fue tiroteado en el casposo Motel Hacienda de Los Ángeles, cuando contaba tan sólo 33 años, en un extraño suceso que todavía está repleto de elucubraciones y versiones varias.

 

 

También venía a nuestra cabeza la mala suerte de una de las voces más prodigiosas que ha dado la historia de la música moderna universal. Prácticamente tres años clavados después de que feneciera Cooke, lo hacía el incomparable Otis Redding en un accidente aéreo. La avioneta en la que viajaba aquel 10 de diciembre de 1967, a punto de llegar a su destino, se precipitaba, durante una tormenta, al Lago Monona, en Madison, y daba al traste con la carrera de aquel joven de 26 años que había sido capaz de crear himnos como These Arms of Mine, I’ve Been Loving You Too Long, Respect o (Sittin’ On) The Dock of the Bay.

 

 

Tampoco acabó bien parada una de las voces más sensuales que dio a luz el género. Pasaba de los 40 el sin par Marvin Gaye cuando, mediados los 80, y tras su enésima discusión con su padre debido a sus problemas con las drogas, y una fuerte depresión, éste descerrajó dos disparos contra su vástago, precisamente, con un arma que el propio Gaye le había regalado. Todavía resuenan los acordes de las inolvidables Let’s Get It On, Mercy Mercy Me (The Ecology) o la incomparable What’s Going On.

 

 

A todos estos gigantes de la música rindió tributo otra grande del soul, Aretha Franklin. En 1971, sin ir más lejos, había grabado el You’re All I Need to Get By, registrado por el dúo compuesto por Gaye y Tammi Terrell tres años antes. Con Sam Cooke mantuvo una gran amistad. Además, hizo suyas algunas canciones del joven compositor e intérprete como Good Times o la mismísima A Change Is Gonna Come. Y, ¿qué vamos a decir de su relación con Redding? La Franklin prácticamente hizo suyo el Respect merced a una revisión totalmente salvaje y explosiva, y también grabó otros temas del rey del soul como I’ve Been Loving You Too Long o I Can’t Turn You Loose.

 

 

Como justificado homenaje a la propia Aretha y al resto de leyendas souleras vienen rindiendo, desde hace varios años, las gentes de Arcana Has Soul (AHS). Tras aquel primer Verbos copulativos, de 2011, y, sobre todo tras la edición, la temporada pasada, de Easy Living Room, a través de PIAR, los saguntinos han vivido una especie de subidón emocional y profesional que, a día de hoy, permanece vigente. No es de extrañar. La elegante combinación de pop, swing, jazz, blues, folk y, evidentemente, buen soul del combo, en perfecta connivencia con una de nuestras voces con más proyección, la de una brillante Lourdes Trujillo, les ha valido, en los últimos meses, ampliar su agenda de actuaciones (formaron parte del Rock This Town de este año, organizado por el FIB, junto a formaciones como Montefuji, Gatomidi o Debigote), así como poder seguir brindando al respetable perlas del calibre de Easy Living, No Mama, Goodbye, The Meaning of Life, o la sensible Blue By Myself (tributo evidente a la buena de Aretha).

 

Arcana Has Soul: Notas de alma y elegancia

Inmersos en una activa espiral, los integrantes de AHS son conscientes del momento que viven. Lourdes se muestra confiada:«Somos un grupo bastante comprometido con el buen hacer y la constancia, y sinceramente, sí esperábamos que, poco a poco, todo ese esfuerzo fuera recompensado. Easy Living Room fue grabado cuidando cada detalle. Suena a madera, y, las canciones, a historias contadas desde un cómodo sillón de una salita de estar. Quizás por eso ha gustado tanto al público, porque no pretendemos ser nada que no somos en realidad».

Todavía en una nube después de su actuación en el Arenal Sound ante miles de personas, en compañía de Ley DJ (Lourdes prepara con ella el tema Get You Up, y ha trabajado, también, junto a Amatria y Pau Paredes), la vocalista de AHS avanza algunos de los derroteros del próximo disco del grupo: «Basamos nuestro trabajo en dos líneas: la búsqueda de sonidos diferentes y la elaboración de ritmos enriquecedores. No cerramos ninguna puerta a la imaginación y a cualquier influencia que pueda aportar algo a nuestra música. Sigue aumentando la instrumentación del grupo, pero queremos mantener ese sonido natural, que suene todo aquello que se esté tocando, como en un directo».

 

 

Contundente cuando se le consulta sobre el posible motivo por el que el desarrollo de AHS ha sido tan fulgurante el último año («La inspiración no viene por obra de la magia. Si un día tras otro no te pones a componer, no van a salirte canciones. Y si no ensayas, no ofrecerás nada nuevo a tu público, o las canciones no saldrán bien»), Lourdes también se muestra implacable cuando analiza el estado actual de una escena musical valenciana que, al parecer, vive uno de sus momentos más variados y creativos: «Es cierto, pero si no se ponen facilidades es imposible que se desarrolle. Además, las condiciones económicas no lo ponen nada fácil, y menos aún aquellas personas que no creen en la cultura y aumentan el IVA o te impiden llevar a cabo tus proyectos. Aun así, resistiremos. De nuestra escena, me atraen las voces femeninas, sobre todo, y aunque normalmente simpatizo con registros internacionales, últimamente me sorprendió una voz dulce y elegante: Clara Andrés. También me parece interesante la música de Stéphanie, de Stéphanie Cadel et la Caravane, porque adoro la chanson francesa. Exceptuando algunos casos y, en general, echo en falta el buen gusto y la técnica vocal, pero creo que esto puede ir cambiando con el tiempo».

Por cierto, tanto alborozo encontrará uno de sus puntos álgidos en la fiesta que celebrará el grupo en la sala El Sol de Madrid (4 de octubre), en compañía de algunos amigos. ¿Punto y seguido?: «Más bien es el inicio de una etapa diferente. Por eso para el concierto estamos preparando un setlist muy especial: temas conocidos, pero también canciones nuevas y alguna sorpresa que tendrá que ver con los amigos que nos acompañarán», sentencia Lourdes.

 

Jorge Martí: Alma pop

 

La recomendación veraniega de la semana: Pasajes futuros para tiempos antiguos

 

Mientras disfruta de unos días de descanso, Jorge Martí tiene tiempo para brindarnos sus sugerencias para este estío

 

A punto de retomar la gira de presentación de su flamante La moneda en el aire (Mushroom Pillow), uno de los pilares de La Habitación Roja nos recomienda una escucha de altura: «La Ley del desierto, La ley del mar, de Radio Futura. Contiene dos de las más emblemáticas canciones del rock en español de todos los tiempos: Semilla negra y Escuela de calor. Me recuerdan a los veranos en los que ataviado con una raqueta haciendo las veces de guitarra imitaba a Auserón y compañía. Santiago me era familiar por La Bola de Cristal. Un personaje con carisma que me conquistó de primeras. Esas canciones marcaron aquellos veranos de transición entre las bicicletas y los vespinos. No sabíamos lo que era el rock latino y simplemente nos dejábamos atravesar la piel por unos sonidos y unas letras calientes y sugerentes. Todavía son dos de mis temas favoritos».

¿Y qué hay de esa banda valenciana que deberíamos degustar en directo este verano?: «Me gustaría ver a Antiguo Régimen: Sus canciones, su nombre, su halo misterioso, sus portadas, muy en consonancia con ese sonido con reminiscencias de grupos con los que crecí (Joy Division, The Chameleons) y con un toque a lo Peter Saville y Factory Records. Me gusta su forma de funcionar, realmente independientes. La primera canción que escuché (Anoche escupí azul) conectó conmigo de inmediato. Era como oír a Ceremonia o a El Pecho de Andy, 30 años después.

 

 

Un día sonó…

 

El 5 Xics: La otra tarde (Regal, 1968)

Els 5 Xics se estrenaron en Regal con un sencillo registrado por una de sus formaciones más consistentes. La canción que da título al vinilo, una balada romántica de trabajada instrumentación, da paso a una cara B, Raising Your Hand, repleta de muy buen soul a base de efectivos vientos y rasgada voz.

 

Tarántula: Tarántula (Novola, 1976)

Uno de los ejemplos más contundentes y fieros del rock progresivo nacido desde nuestras fronteras, de la mano de Vicente Guillot y compañía. Nada menos que Zafiro-Novola fue la encargada de editar esta indispensable colección de joyas acunada a base de sintetizadores y guitarras delirantes.

 

Seguridad Social: Vino, tabaco y caramelos (GASA, 1988)

Con este larga duración, la banda liderada por Casañ va moderando, progresivamente, sus otrora inapelables ramalazos punk. No obstante, La camisa de once varas, Que te voy a dar o el explosivo dueto con Bruno Lomas Todo por el aire, son una buena muestra de la maestría trallera del celebrado combo.

 

Transfer: La gran mentira (CK Records, 1995)

Nacidos en el barrio obrero de Benicalap, Transfer se convirtieron en la punta de lanza de innumerables bandas del denominado rock urbano. La gran mentira es una de las obras más destacadas de una de las formaciones más auténticas y honestas de nuestra escena.

 

Señor Mostaza: Mundo interior (Hall of Fame, 2005)

De las cenizas de los incomparables The Flauters surgió la enésima ocurrencia de Luis Prado. Bajo el amparo de Hall of Fame, Mundo interior confirmó que el valenciano seguía inmerso en un estado de inspiración dignísimo: Sin talento, Momento Garci, Lo de ser bohemio

 

Maronda: La orfebrería según los místicos (Autoeditado, 2013)

La inabarcable cultura musical de Pablo Maronda, y su facilidad para reciclar de manera elegante todo aquello que ha influido en él, cristalizaron en otra de esas obras maestras recientes de nuestro pop, cultivada con mimo pero con rabia, junto a Marc Greenwood. Incontestable.

Sobre el autor César Campoy
Curioso por naturaleza. Más de media vida escribiendo.

Otros Blogs de Autor