Las Provincias

img
Fecha: enero, 2016
3 redes sociales profesionales (y ninguna es LinkedIn)
Amalia López Acera 28-01-2016 | 8:48 | 0

Cualquier persona que esté buscando empleo o nuevas oportunidades profesionales sabe de la importancia que tiene tener presencia en redes sociales, y muy especialmente en las consideradas como redes sociales profesionales. En el Informe 2014 Infoempleo-Adecco sobre Redes Sociales y Mercado de Trabajo en el que se preguntaba a los responsables de recursos humanos de las empresas sobre cómo seleccionaban a los candidatos, el 69% afirmaba que utilizaban las redes sociales y el 78% miraban el perfil en LinkedIn de los candidatos.

Con más de 6 millones de usuarios en España LinkedIn es hoy por hoy la principal red social profesional en nuestro país. Sin embargo, no es la única ni tampoco es la más relevante en otros países y así encontramos:

Xing. Esta red social cuenta con más de 9 millones de usuarios principalmente en países como Alemania, Austria y Suiza aunque ya ha empezado a extenderse a otros países europeos.

Viadeo. Red social francesa que cuenta con más de 65 millones de usuarios, más de 200.000 empresas registradas y 30.000 grupos y que ha empezado a tomar importancia en España alcanzando los 720.000 usuarios activos.

beBee. Es la última en llegar y la que mayor crecimiento ha experimentado superando en menos de un año los 9 millones de usuarios. Aunque esta red social española se define como una red social de afinidad (Affinity Networking) el componente profesional tiene un gran peso en la misma y hace que en mucho ámbitos se la conozca como la “LinkedIn española”.

Las redes sociales nos permiten sobre todo ampliar nuestra red de contactos y de esta forma  llegar a más personas para poder demostrar nuestra valía profesional generando nuevas oportunidades profesionales. Por tanto, en cuanto más lugares estemos más posibilidades tendremos, pero sin olvidar que no se trata de “estar” sino de interactuar.
Uno de los principales errores que se suele cometer es creer que por tener un perfil en una red social como LinkedIn ya está todo hecho, y no es así, eso es como tener un currículum en papel pero en formato digital. Si nosotros no “movemos” el currículum este no llegará a ningún sitio y no conseguiremos contactos. Ese es precisamente uno de los problemas de LinkedIn en dónde sólo 1 de 4 usuarios utiliza la red de forma activa.
Compartir conocimiento, participar en los grupos de nuestro ámbito o sector profesional o participar en debates son algunas de las posibilidades que nos ofrecen las redes sociales para no sólo figurar, sino sobre todo para que nos encuentren.

Si os animáis a utilizar estas redes sociales aquí os dejo mis perfiles para que podamos estar en contacto:

beBee
Xing
Viadeo
LinkedIn

 

Ver Post >
¿Pongo en mi currículum que estoy casada?
Amalia López Acera 19-01-2016 | 1:19 | 0

Hace una semana una lectora de este periódico me hizo una consulta a través del correo electrónico sobre si debía poner o no en el currículum que estaba casada y era madre de dos niñas.

Foto: Pixabay (banco de imágenes gratuito)

Vaya por delante que en esto, como en muchos otros aspectos que tienen relación con la orientación y la búsqueda de empleo, no hay verdades absolutas y podemos encontrar diferentes opiniones sobre qué hay que hacer y cómo hacerlo. Yo voy a exponer aquí por qué considero que NO es aconsejable poner en tu currículum información referente al estado civil y al hecho de tener hijos o no.

Partimos de la base de que nuestro currículum, ya sea en formato papel, en soporte digital o a través de la bio de los perfiles en redes sociales, es un instrumento que facilita información sobre nuestra experiencia profesional, formación académica, habilidades, etc… y que permite a la persona que no nos conoce hacerse una idea de cómo somos. Es decir, a nuestros amigos y familiares no les hace falta ningún currículum nuestro, ya saben cómo somos como profesionales y como personas.

Por tanto, el currículum lo hacemos para aquellas personas que no nos conocen, y tiene como objetivo ayudarles a que se hagan una idea de quienes somos, por lo que es importante cuidar la información que ponemos así como otros aspectos como la presentación o la foto que incluimos, por poner un ejemplo. Entre la información que facilitamos en el currículum incluimos títulos, carnes, cursos que hemos realizado o los diferentes trabajos que hemos desempeñado, intentando resaltar aquellos aspectos que consideramos pueden ser de interés para la empresa.

Hay otro tipo de información de carácter más personal que también proporciona información sobre nosotros y que dice mucho de nuestras circunstancias personales, entre las que se incluyen el estado civil y si tenemos hijos o no, y es aquí donde se nos plantea la duda, ¿incluimos esta información o la obviamos?

Partimos de la base de que la persona que va a ver nuestro currículum no nos conoce, pero es que nosotros tampoco la conocemos a ella, por lo que no sabemos qué es lo que piensa ni los prejuicios que puede tener. Por volver al ejemplo de nuestra lectora: una persona puede considerar que ser madre de dos hijos es bueno porque demuestra que es alguien responsable, mientras que otra puede pensar que el hecho de tener hijos pequeños puede suponer un problema de conciliación laboral. Si por el contrario pone que es soltera alguien podría pensar que en un futuro tendrá hijos lo que será un problema para la empresa, es decir, el mismo hecho objetivo puede ser valorado de forma diferente según la persona que lo haga.

Todos estos pensamientos son subjetivos y no tienen ningún tipo de validez ya que la responsabilidad y la seriedad de una persona no tiene nada que ver ni con su género, ni con su estado civil ni con el hecho de ser o no padre. Pero no podemos obviar que no son las empresas las que contratan, sino que son personas y cada una piensa de una forma diferente.

Por tanto, ya que no podemos saber qué es lo que piensa la persona que nos va a reclutar sobre este tipo de cuestiones, y dado que estos datos no son necesarios para definir nuestro perfil profesional, simplemente y llanamente lo obviamos del currículum, ya que de esta forma no estaremos dando motivos para que nos puedan descartar simplemente por el hecho de no conocernos.

Es muy raro que una empresa nos llame para preguntarnos si tenemos pareja, estamos divorciados o si tenemos hijos cuando enviamos un currículum, cuestiones por las que si pueden preguntarnos en la fase de entrevista, pero para la cual ya dispondremos de más tiempo para que nos conozcan más allá de lo que pone en un simple papel.

 

 

 

Ver Post >
8 razones para que una empresa ponga ofertas en el SERVEF
Amalia López Acera 14-01-2016 | 11:35 | 0

El Servicio Valenciano de Empleo y Formación (SERVEF) tiene entre sus funciones la atención a dos tipos de usuarios: por un lado a aquellas personas que están buscando empleo y por otro a las empresas que necesitan incorporar personal a sus plantillas, siendo el principal objetivo de este organismo poner en contacto a ambos.

Estamos todos de acuerdo en que uno de los principales problemas que tiene el SERVEF son las pocas ofertas que tramita con respecto al número de personas que atiende, y aunque en estos momentos hay cerca de 900 ofertas de empleo disponibles sigue siendo un número insuficiente. Uno de los cambios que ha introducido el SERVEF para conseguir aumentar el número de ofertas ha sido que los técnicos de los Centros SERVEF visiten empresas con el objetivo de captar ofertas de trabajo, lo cual se ha visto apoyado con la creación hace un año de SERVEF Espacio-Empresas, un servicio en el que los técnicos se dedican exclusivamente a la atención de empresas y que cuenta con sedes en Alicante y Valencia.

Foto: Banco de imágenes SERVEF

Además de esto, encontramos 8 razones más para que las empresas pongan ofertas en el SERVEF:

1. Rapidez. Una de las quejas de las empresas con respecto al servicio que ofrecía el SERVEF era la lentitud en la tramitación de las ofertas, con un procedimiento que impedía que se pudiera dar una respuesta ágil a las necesidades de contratación, lo que provocaba que muchas recurrieran a empresas de trabajo temporal. Con el Portal GVAJOBS del SERVEF esto se ha subsanado, ya que en la misma plataforma tanto los usuarios, como la empresa y los técnicos del SERVEF trabajan de forma on-line, lo que permite que sea posible que el registro de la oferta, la publicación en la web, la inscripción de los candidatos y la revisión de los curriculums se realice en cuestión de horas.

2. Asesoramiento. Las empresas pueden además de gestionar sus ofertas recibir asesoramiento por parte del Servicio Espacio Empresas sobre qué tipo de contrato realizar, las ayudas a las que pueden acogerse, temas de financiación, formación a medida, prácticas no laborales, acceso a centros de innovación como Banco de Patentes, etc..

3. Adaptación a las necesidades de cada empresa. Porque no requiere lo mismo un autónomo que una empresa con 20 trabajadores el SERVEF ofrece desde la cesión de sus instalaciones para los procesos de selección, realización de preselecciones y pruebas de conocimiento específicas, citación de los candidatos, ayuda en la fase de entrevistas, etc…

4. La mayor base de datos. Este es uno de los aspectos más interesantes para las empresas ya que el SERVEF cuenta con el mayor número de candidatos posibles. Además, la publicación de las ofertas a través del Portal GVAJOBS hace que la difusión de las mismas se haya disparado, y en el caso de no encontrar candidatos adecuados a través del Portal se pueden realizar sondeos para localizar posibles candidatos y contactar con ellos.

5. Servicio gratuito. Es verdad que como servicio público lo pagamos entre todos los ciudadanos pero para la empresa no tiene ningún coste, al contrario de lo que pasa con las empresas de trabajo temporal, consultoras o portales de empleo en donde tienen que pagar por estos mismos servicios.

6. Fiabilidad de los currículums. Todos los usuarios del SERVEF pasan por una entrevista en la que se registran todos los títulos, contratos, carnés profesionales, etc… teniendo que aportar los originales, con lo que se consigue una fiabilidad total del contenido del currículum siendo una garantía para la empresa. Además, se deja la opción de que los candidatos puedan adjuntar su currículum personalizado en formato pdf e incluso poder subir un videocurrículum.

7. Presentar las ofertas por internet. Ahora a través de GVAJOBS las empresas pueden presentar las ofertas directamente a través de internet a cualquier hora. A partir de ahí se le asignará un técnico que será su interlocutor durante todo el proceso de selección registrando la oferta, revisando los currículums, etc… Generalmente si es la primera vez que la empresa pone una oferta en el SERVEF, se concierta una cita y es el técnico del SERVEF el que visita a la empresa y le explica como funciona el Portal, las posibilidades que tiene, los servicios a los que puede optar, etc.. potenciando con ello el trato personalizado.

8. Búsqueda de candidatos con un perfil comunitario. El SERVEF ofrece la posibilidad de contratar candidatos con un perfil europeo o para aquellas empresas que tienen sede en otros países de la Unión Europea y necesitan personal para las mismas a través de la gestión de ofertas en la Red Eures.

Son todavía muchas las empresas que desconocen estos cambios en la gestión de las ofertas que el SERVEF ha introducido, por lo que si eres una empresa y tienes pensado contratar a alguien, este es el enlace para que el SERVEF contacte contigo.

Ver Post >
¿Por qué no me llaman del paro para trabajar?
Amalia López Acera 07-01-2016 | 1:04 | 7

Esta pregunta es posible que nos la hayamos hecho en alguna ocasión o se la hemos escuchado decir a alguien. Bueno, pues del paro, o lo que es lo mismo, del SERVEF no te llaman a ti ni a nadie simplemente porque ya no se llama a los candidatos.

Foto: SERVEF

Hace unos 3 años aproximadamente el SERVEF cambió la forma de realizar los procesos de selección. Hasta ese momento cuando una empresa ponía una oferta de trabajo los técnicos buscaban en la base de datos aquellos candidatos que tuvieran el perfil que la empresa demandaba en cuanto a formación o experiencia. El trabajo era automático, es decir, se introducían los datos y el sistema elaboraba un listado con los posibles candidatos.

Como es lógico pensar había muchos candidatos para cada oferta ¿cómo se seleccionaba entonces aquellos que tenían que ser remitidos a la empresa? Pues el sistema los colocaba por orden de antigüedad inscritos como demandantes de empleo que es lo que fijaba la ley, es decir, las personas que llevaban más tiempo desempleadas tenían que tener más oportunidades que otras que llevasen menos tiempo.

Esto que puede parecer un sistema “justo” se volvió con el tiempo “injusto”, ya que mientras que había personas que recibían un gran número de ofertas, otras en cambio no recibían ninguna. Además, apareció un problema con el que no se contaba, y es que se remitía a los candidatos a la empresa a través de una carta, y en el caso de que no se presentasen podían ser sancionados si estaban cobrando una prestación, por lo que había candidatos que iban a las empresas y pedían que les “cuñaran” la carta pero no estaban interesados en esa oferta en concreto, ya que el sistema no tenía en cuenta algunas cuestiones como la posibilidad de desplazarse a la empresa o los horarios. Es decir, no es que lo candidatos no quisieran trabajar, sino que esa oferta en concreto no les interesaba o no encajaba con su perfil ya que ellos no habían visto previamente la condiciones de la oferta. Por lo que teníamos a personas a las que enviábamos ofertas que no les interesaban, empresas que recibían candidatos que no estaban interesados, y dejábamos al margen a candidatos que sí que podían estar interesados.

Gran parte del descrédito que tiene el SERVEF parte de esa concepción errónea de poner en contacto a los candidatos con las empresas.

Ante esta situación se optó por cambiar de sistema. A partir de entonces todas las ofertas de trabajo se gestionan a través del Portal GVAJOBS. Cuando una empresa pone una oferta en el SERVEF establece con el técnico asignado cómo es el perfil de los candidatos que necesita y cómo quiere que sea la selección. Cuando la oferta está registrada se pone en publicidad en la web y cualquier persona inscrita puede acceder a todas las ofertas que hay, sean o no de su perfil, cosa que no pasaba antes en que sólo podías ser candidato de 6 ocupaciones como máximo, algo totalmente demencial ya que yo puedo buscar trabajo de albañil pero ¿por qué no puedo optar a una oferta de camarero simplemente porque sea mi opción número 7? Con el nuevo sistema es el candidato el que ve las ofertas que hay y  el que decide aquellas que le interesan.

Además, cuando una persona se inscribe puede adjuntar un currículum en formato pdf (también en vídeocurriculum) que complementa la información que el SERVEF tiene del usuario y en el que puede poner toda aquella información que considere de interés y no aparece en su demanda como cursos que está haciendo en esos momentos, cartas de recomendación, etc… Aunque no tenemos datos concretos, nuestra experiencia diaria nos dice que aquellos candidatos que adjuntan su currículum son llamados para la fase de entrevista más que los que no lo hacen.

También el SERVEF guarda una baza para aquellas ofertas en las que no hay suficientes candidatos y es que se puede utilizar el sistema anterior y buscar en su base de datos aquellas personas que podrían ser candidatos. A estas personas se les remite un correo electrónico avisandoles de que hay una oferta que podría ser de su interés en GVAJOBS por si quieren inscribirse en la misma.

En definitiva, lo que se ha conseguido es que todas las personas inscritas tengan las mismas posibilidades de acceder a las ofertas de empleo favoreciendo a aquellas que son más proactivas en la búsqueda de empleo. También el hecho de que acudan a los procesos de selección personas realmente interesadas ha contribuido a que las empresas vean que la adecuación de los candidatos que le remite el SERVEF es mucho mayor y ha mejorado la tasa de cobertura de las ofertas.

Desde luego hay muchos aspectos mejorables y seguimos trabajando en ellos, sobre todo en cuanto a dotar de herramientas y competencias digitales a nuestros usuarios para lo que en los Centros SERVEF, además de la atención individualizada, se realizan sesiones grupales en las que se enseña a los usuarios no sólo a apuntarse a las ofertas del SERVEF sino también a buscar trabajo por internet. 

Ver Post >
Sobre el autor Amalia López Acera
Responsable de comunicación y redes sociales del Servicio Valenciano de Empleo y Formación (SERVEF)