Las Provincias

img
Autor: Amalia
¿Por dónde empiezo a buscar trabajo?
img
Amalia López Acera | 01-06-2016 | 1:37| 0

Te han despedido. Tanto si es algo que se veía venir como si ha sido algo inesperado, la verdad es que nunca estamos preparados para recibir esa noticia, y es normal que nos invadan sentimientos de rabia, frustración o alivio, según sean las causas que lo han provocado.

Da igual la razón por la que hemos llegado a este punto, en la mayoría de los casos no seremos los culpables de ello, ya que esta crisis nos ha enseñado como aún siendo grandes profesionales y trabajando de forma brillante podemos ser despedidos. Por eso no debemos dedicar más tiempo a rebuscar entre las causas o los motivos más que para extraer enseñanzas y aprendizajes que nos ayuden en la nueva etapa que se nos abre por delante.

Foto: Banco de imágenes gratuito Pixabay

Nos encontramos ante una situación en la que nos sentimos perdidos, tenemos la sensación de volver a empezar desde cero como si nos colocaran de nuevo en la casilla de salida. Y llegados a este punto, ¿qué hacemos?

Tomarnos un tiempo de reflexión, que no de descanso. 

Sobre todo si llevábamos mucho tiempo trabajando en la misma empresa y nos despiden, los sentimientos que nos acechan a todos son o bien “desde mañana me pongo a buscar empleo”, o “ahora me voy a tomar un tiempo de descanso que me lo he ganado”. Pues bien, ni lo uno ni lo otro. Podemos aprovechar esos primeros momentos tras el despido para pensar en lo que nos ha pasado, en lo que vamos a hacer ahora, y en lo que nos gustaría hacer.

Ese tiempo no es tiempo perdido, al contrario, el resultado de un buen trabajo parte de una buena planificación. Si queremos hacer por ejemplo una tarta, antes de plantarnos en la cocina dedicamos un tiempo a decidir la tarta que vamos a hacer, a ver si tenemos todos los ingredientes o tenemos que salir a comprar alguno, o si tenemos todos los utensilios necesarios.

Tomarse un tiempo para planificar cómo vamos a encarar nuestro futuro laboral a partir de este momento no es sinónimo de estar viendo la televisión todo el día, sino de sopesar pros y contras, ver alternativas y valorar posibilidades. Es normal sentirnos confundidos, perdidos y que no veamos claras las alternativas que tenemos. Muchas personas se lanzan entonces a enviar currículums, a apuntarse a todas las ofertas que encuentran, a hacer cursos… todo sin un criterio definido sólo por tener la sensación de que están haciendo algo y que no están perdiendo el tiempo. Buscar trabajo es en sí mismo un trabajo, y además un trabajo muy duro y al que hay que dedicarle mucho tiempo, esfuerzo, y por supuesto, planificación.

Es bueno en estos casos contar también con una opinión profesional que nos pueda aconsejar. Aunque nuestros familiares y amigos lo harán con la mejor de las intenciones es aconsejable que alguien desde fuera nos pueda dar una visión objetiva y sobre todo, profesional.

Así podemos recurrir a los técnicos y orientadores del SERVEF, ya que después de analizar nuestra situación personal y profesional, y con el conocimiento que tienen del mercado laboral y de las diferentes alternativas existentes, pueden elaborarnos lo que se conoce como IPI, itinerario personalizado de inserción, una hoja de ruta para volver al mercado laboral y que se ha convertido en una de las principales herramientas para garantizar el éxito en la búsqueda de empleo.

Y ahora sí, una vez ya tengas más o menos claro hacía donde quieres ir es el momento de ponerse a hacer un currículum,  apuntarse a ofertas de empleo, hacer networking, desarrollar nuestra marca personal….

Y una duda, ¿cuánto tiempo dedicaremos a este tiempo de planificación? Pues bien, todo dependerá de nuestra capacidad, de los recursos con que contemos y de otros factores, pero en un mes más o menos podemos tener diseñada y planificada nuestra estrategia de búsqueda de empleo.

 

 

Ver Post >
Los cursos de formación del SERVEF
img
Amalia López Acera | 12-05-2016 | 1:41| 0

Hace aproximadamente 2 semanas salió publicada la primera programación de cursos del Servicio Valenciano de Empleo y Formación (SERVEF). Esta programación corresponde a los cursos que se imparten en los centros propios de formación que tiene el SERVEF junto con los centros públicos integrados de formación profesional.

En la parrilla de programación, la cual se puede consultar aquí, aparecen un total de 286 cursos de formación, 83 cursos más que el año pasado, los cuales permitirán ofrecer formación a más de 4.300 alumnos que recibirán un total de 120.000 horas de formación.

Para poder optar a los cursos habrá que inscribirse a los mismos a través de la plataforma GVAformació disponible en la página web del SERVEF y que tiene un funcionamiento muy similar al GVAJobs de las ofertas de empleo.

Muchas personas nos han comentado que a pesar de estar ya la programación de cursos cuando acceden a la plataforma sólo hay disponibles 3 ó 4 cursos. Esto se debe a lo siguiente: los cursos no se van a colgar en la web para poder inscribirse hasta 2 semanas antes (aproximadamente) de la fecha de inicio prevista, y la cual se puede consultar en la última columna de la programación.

El motivo de no colgar todos los cursos es porque no se quiere dejar mucho tiempo desde que una persona muestra interés por un curso, y la fecha de inicio del mismo, ya que de esa forma se podrá facilitar toda la información referente a la localidad, horario, contenidos…. para que una persona puede decidir si ese curso, o bien le interesa, o bien tiene disponibilidad para poder hacerlo de forma inmediata. Hace años, una persona se inscribía en los cursos en cuanto salía la programación, sin más información del curso que la denominación del mismo, por lo que cuando se llamaba meses después y veían el horario o la localidad, a lo mejor ya no estaban interesados, por lo que había que convocar a nuevos candidatos ralentizando el procedimiento. Como vimos el año pasado, al poner el curso en publicidad con toda la información y con el inicio del curso tan próximo, la tasa de rechazo y posterior abandono del curso disminuía.

A la hora de diseñar la parrilla de cursos se ha buscado ofrecer la formación que requieren determinados sectores en cada una de las comarcas. Así por ejemplo en la comarca del Vinalopó se ofrecerán cursos de patronaje de calzado y marroquinería, y en Castellón de cerámica. También se ha respondido a la demanda de muchos usuarios de ofrecer cursos de inglés en niveles más avanzados o de nuevas especialidades que se han detectado por las ofertas que las empresas han puesto en SERVEF, como es el caso de chino o ruso.

Este año se va a incluir además un sistema de evaluación estadístico que valorará la idoneidad y la efectividad de los cursos que se han realizado mediante cruces con la seguridad social.

Como señalaba al principio, esta es la primera programación de centros propios, la cual se ampliará en unos meses. Además, está pendiente el grueso de los cursos de formación que subvenciona el SERVEF con academias, instituciones educativas o sindicatos, y que amplía no sólo el número de cursos, sino también el de las localidades donde se imparten y sin las cuales el SERVEF no podría alcanzar sólo con sus centros de formación.

Ver Post >
Mira lo que Google dice de ti si estás buscando empleo
img
Amalia López Acera | 29-04-2016 | 1:02| 0

Cada minuto se realizan en el mundo más de 3,5 millones de búsquedas en Google. A nadie se le escapa que internet ha cambiado nuestro mundo y la forma que tenemos de acceder a la información. Ya sea porque buscamos un hotel, o porque queremos saber el tiempo que va a hacer mañana, cada vez recurrimos más a Google para buscar la información que necesitamos. Parece que todo está ahí: información, ocio, servicios o productos, todo lo que queremos se nos muestra a un solo clic del ratón o a un toque de la pantalla del móvil. ¿Y qué pasa con lo que no está, con lo que no aparece en internet? Sencillamente ni nos lo planteamos, porque todo parece estar ahí.

Foto: Banco de imágenes gratuito Pixabay

En internet no sólo hay cosas, también hay personas. ¿Alguna vez habéis tenido la curiosidad de “googlearos”? Es decir, de poner vuestro nombre y apellidos en la barra del buscador y ver qué es lo que sale. Seguramente muchos nos llevaríamos una sorpresa porque aunque creamos que nosotros no estamos en internet porque no tenemos ni siquiera redes sociales, vemos que aparece nuestro nombre en una multa de tráfico que nos pusieron hace años, o la clasificación de la última 10k en la que participamos. Da igual que tengamos o no página web, o que estemos o no en redes sociales, nuestro nombre aparece siempre por algún lado.
¿Y qué pasaría si las personas que tienen que contratarnos en una empresa buscasen nuestro nombre en internet antes de llamarnos para la entrevista? Ah, no, que ellos no lo hacen porque ya tienen nuestro currículum, ¿estamos seguros de eso?
Si nosotros queremos por ejemplo comprarnos un móvil, podemos leer la publicidad que cualquier compañía telefónica nos deja en el buzón de casa, o bien nos muestra en los anuncios de televisión. Pero no nos quedamos sólo con eso, ¿verdad? Antes de comprarlo buscamos en internet las características que tiene, si la cámara tiene más o menos megapixeles, comparamos diferentes modelos y leemos los comentarios que han dejado otros usuarios. Y lo hacemos porque queremos tener toda la información posible para no equivocarnos al decidirnos por un modelo u otro. Y encima, toda esa información es gratis y fácil de conseguir en internet.
Pues bien, si yo soy una empresa que tengo que contratar a una persona y tengo encima de mi mesa tu currículum y el de otras decenas de candidatos, ¿voy a renunciar a ver la información que encuentro de ellos en internet?
Y aquí es donde entra en juego lo que se conoce como reputación digital, que no es más ni menos que la imagen que alguien que no nos conozca se pueda hacer de nosotros en función de la información que encuentre en internet.
Esto tiene un importancia cada vez mayor según se recoge en el V Informe Infoempleo-Adecco sobre Redes Sociales y Mercado de Trabajo en España, el cual señala que el 88% de los reclutadores se fija en la reputación online del candidato antes de contratarlo.
¿Y cómo podemos hacer para que la información que aparece en internet sea la que nosotros queremos y la que más nos beneficie de manera profesional? Ahí entra en juego lo que llamamos marca personal. Tener un buen perfil de LinkedIn o de Facebook, cuidar los comentarios que hacemos en foros o tener un blog, son algunas de las herramientas que tenemos a nuestro alcance para que cuando alguien ponga nuestro nombre en internet, la información que aparezca sea la que nosotros queremos, y no la que Google quiere.

Ver Post >
Cómo renovar la demanda de empleo
img
Amalia López Acera | 07-04-2016 | 5:53| 0

Renovar nuestra demanda de empleo es uno de los trámites más habituales que tenemos que realizar si estamos inscritos en el Servicio Valenciano de Empleo y Formación (SERVEF). A pesar de ser un trámite sencillo existen algunas particularidades que suelen ser motivo de consulta en el servicio público de empleo y que desde aquí espero solucionar.

- ¿Qué es el DARDE?

El DARDE (Documento de Alta y Renovación de la Demanda de Empleo) es un documento que una persona recibe al inscribirse en el SERVEF y equivale a lo que hace años conocíamos como la tarjeta o la cartilla del paro. Este documento acredita que estamos inscritos ya sea como demandante de empleo o en lo que se conoce como “mejora de empleo”, es decir, que aunque tengamos trabajo estamos inscritos por si sale alguna oferta que nos pueda interesar. Suele ser habitual en el caso, por ejemplo, de una persona que es administrativo pero está trabajando de camarero y quiere seguir inscrito por si sale alguna oferta de su perfil profesional.

En el DARDE aparecen recogidos nuestros datos personales, la fecha desde la que estamos dados de alta en el SERVEF, así como la fecha de la próxima renovación y el código Autoservef.

Esa fecha de renovación es de especial importancia ya que es ese día el que tenemos que hacer la renovación para poder seguir manteniendo nuestra inscripción como demandantes de empleo.

- ¿Qué pasa si no hacemos la renovación el día que nos toca?

La renovación tenemos que hacerla el día que aparece en nuestro DARDE. Si intentamos hacerla un día antes el sistema nos dirá que no es la fecha, y si lo hacemos en días posteriores, el sistema nos puede haber dado de baja. No realizar la renovación el día que nos toca tiene importantes consecuencias, entre ellas:

a) Si estamos recibiendo algún tipo de prestación o subsidio por desempleo, el no hacer la  renovación el día que nos toca sin una causa justificada, conlleva la sanción de un mes de prestación por parte del SEPE (antiguo INEM) que es el organismo que tiene competencias sobre las ayudas por desempleo.

b) Estemos cobrando o no una prestación, la no renovación conlleva la perdida de la antigüedad de nuestra inscripción como demandantes de empleo. La pérdida de esta antigüedad tiene importantes implicaciones en por ejemplo, todos aquellos programas públicos de empleo en donde es requisito para la selección de candidatos, el tiempo de permanencia inscritos de manera interrumpida.

- ¿Cómo podemos hacer la renovación?

a) La forma más sencilla es a través de internet. Para ello tenemos que acceder a la web del SERVEF y en el apartado de Autoservef vamos a renovación. Allí, con nuestro número de DNI o NIE, en el caso de que seamos extranjeros, y el código Autoservef podemos hacer la renovación. El horario en que está disponible es de 05:00 hasta las 24:00h.

b) En el caso de que no dispongamos de internet o de ordenador, podemos acudir a los Centros SERVEF donde encontraremos los llamados cajeros Autoservef desde donde podemos hacer la renovación. También el SERVEF ha instalado cajeros en la mayoría de ayuntamientos de la Comunitat Valenciana para que cualquier ciudadano pueda realizar allí la renovación y otros trámites telemáticos evitando desplazamientos sobre todo en aquellas poblaciones donde no hay un Centro SERVEF.

c) Una última opción puede ser llamando al teléfono de información de la Generalitat Valenciana 012 o al 96 386 60 00. El horario de este servicio es de 08:00 a 19:00h.

- ¿Qué pasa si he perdido el DARDE o no lo encuentro?

En ese caso accediendo a la web del SERVEF cuando vayamos a hacer la renovación aparece el botón “olvido código Autoservef”. Si pinchamos en él nos enviarán por SMS al móvil el código Autoservef. Es importante que el teléfono móvil de contacto esté actualizado, ya que en caso de que no estuviera, no nos podrían enviar el código y tendríamos que acudir en ese caso a nuestro SERVEF para que nos facilitasen uno nuevo.

- ¿Puedo renovar desde el extranjero?

En el caso de que estemos cobrando una prestación por desempleo no podemos salir de España si no es con una autorización del SEPE (antiguo INEM) que nos concederá un permiso de máximo 15 días al año. En el caso de que tuviéramos que hacer la renovación en esos días nos modificarían las fechas para que no coincidiera. Lo mismo en el caso de que queramos exportar la prestación por 3 ó 6 meses porque nos desplazamos al extranjero para buscar empleo. Es importante recordar que si intentamos hacer la renovación desde el extranjero el sistema nos bloqueará la demanda y es motivo de sanción.

- ¿Y si me voy unos días a otra comunidad autónoma y tengo algún problema?

Si estamos en cualquier parte del territorio nacional, y tenemos algún problema el día de la renovación, podemos acudir a una oficina de empleo del servicio público autonómico correspondiente y simplemente presentando nuestro DNI o NIE podremos hacer la renovación.

Como hemos visto la renovación es un trámite, que aunque sencillo, puede tener importantes consecuencias si no se realiza en la fecha que tenemos fijada. Ante cualquier duda o problema hay que contactar lo más rápidamente con nuestro Centro SERVEF para que nos puedan ayudar.

Aquí os dejo también un vídeo tutorial en el que se explica paso a paso cómo hacer la renovación del DARDE.

 

 

Ver Post >
El 88% de las empresas mira el perfil de los candidatos en redes sociales
img
Amalia López Acera | 18-02-2016 | 11:49| 0

Ayer 17 de febrero se presentó en Madrid el IV Informe Infoempleo-Adecco sobre Redes Sociales y Mercado de Trabajo en España, un estudio que analiza como los candidatos y los responsables de recursos humanos de las empresas utilizan las redes sociales a la hora de seleccionar candidatos.

Después de leer el Informe puedo decir que no me sorprenden los datos ni las conclusiones que se extraen del mismo. Es lo que venimos repitiendo desde hace tiempo aquellas personas que nos dedicamos a la orientación laboral y a la gestión de redes sociales, y es que cada vez más estas herramientas influyen a la hora de decidir si seleccionar o no a un candidato.

Según se desprende del estudio los portales de empleo siguen siendo el principal canal de selección mientras que las redes sociales se están convirtiendo en un instrumento tanto de verificación de los datos del currículum, como de comprobación de la reputación online de los candidatos.

9 de cada 10 empresas tiene en cuenta la reputación online a la hora de hacer la selección e  incluso un 28% ha rechazado a un candidato por su actividad (mala) en redes sociales, un 14% más que en 2011.

Cada vez más lo que hacemos en internet tiene repercusión a la hora de conseguir nuevas oportunidades profesionales. Cuidado con los comentarios que hagan apología de la violencia o que promuevan el consumo de drogas o alcohol, ya que junto con la publicación de fotos de contenido sexual son algunos de los principales motivos para rechazar a un candidato.

También llama la atención de que a pesar de que el 88% de las empresas utiliza las redes sociales para buscar candidatos sólo el 56% de los candidatos cree que lo estén haciendo. Es decir, seguimos sin creernos que las reglas del mercado laboral han cambiado y que la aparición de internet y las redes sociales ha modificado tanto la forma que tenemos de buscar empleo, como de que las empresas seleccionen a los candidatos.

Entre las principales conclusiones del Informe destacamos:

- 9 de cada 10 empresas ha utilizado las redes sociales para buscar candidatos.

- El 69% de los profesionales de recursos humanos considera que el candidato activo en redes sociales tienen más oportunidades laborales.

- El 70% de los reclutadores accede a los perfiles del candidato antes de conocerlo en persona.

 - El 88% de las empresas se fija en la reputación online del candidato antes de contratarle.

- El 28% de las empresas ha rechazado a un candidato por su actividad en redes sociales.

Este tipo de informes nos permite tener más información para ayudarnos a diseñar una estrategia a la hora de buscar empleo y de ser conscientes de la importancia de cuidar tanto la presencia en redes sociales como nuestra marca personal.

Me quedo con un último dato, el 71% de las empresas tiene previsto utilizar las redes sociales para reclutar talento en los próximos meses, un 10% más que el último año.

Ver Post >
Sobre el autor Amalia López Acera
Responsable de comunicación y redes sociales del Servicio Valenciano de Empleo y Formación (SERVEF)