Las Provincias

img
YO QUIERO SER EL MARIDO DE MEL B
img
Carlos Pajuelo | 13-04-2017 | 08:43

YO QUIERO SER EL MARIDO DE MEL B

        Yo ya soy marido de otra señora y no hay caso…pero estoy seguro que  todo se puede pactar.

        En este caso es ella, MEL, la que lleva la peor parte, un decir.

        MEl B, que yo no lo sabía, es una ex componente de las Spice Girls  que está casada con un señor llamado Stephen Belafonte desde hace 10 años. Se ha cansado y se quiere divorciar del Sr. Setphen. Normal. Se ve que Stephen debe ser un plasta a sus ojos.

        Por lo visto la pareja ha vivido momentos de éxtasis sexual, compartido con alguien más y ahora busca la Sra. Mel el silencio.

        Un silencio que ocultara el embarazo indeseado de una niñera de la pareja que la  ”obligó” a abortar, mediante una engrasante suma de más de 200 mil euros y  también algunos tríos compartidos de los que dice, ella, arrepentirse. ! A buenas horas mangas verdes!

        Unos guarros, digo yo. ¿No?

        La Sra. Mel quiere un divorcio silencioso, pese a que estas noticias ya han sido dadas a luz por los tabloides ingleses que no paran de hablar mal de nosotros los españoles, por cierto.

        ¿Por qué entonces quiero ser yo el marido de la Sra. Mel B?

        ¿Soy un egoísta pesetero o eurero?

        Creo que doy el cante al interesarme por los 6 millones, 6 de euros, que le ofrece al marido y una isla privada en la Costa este de USA por decir: “Si Mel, cariño, te doy el divorcio y el silencio?

        No soy nada. En todo caso sería nada, pero con algo más y eso lo podría compartir con mi mujer.

        Soy un traidor por algo más que treinta monedas de plata.

        ¿Usted que haría? Diga, diga. Acuéstese en el diván de su particular psiquiatra y confiese.

        He intentado hablar con la Sra. Mel y no he podido. Como aspiro a político niego todo lo anterior.

        Usted es un irrespetuoso por hablar en Semana Santa de estas cosas.

        Si en pleno Jueves Santo y Viernes, también Santo, los grandes almacenes abren para optar a la cartera de los ávidos turistas en plena holganza, yo también me siento autorizado a la sonrisa  en una semana Santa cada día menos Santa

         ¿Por qué no puedo yo gastar una broma literaria de nada?      Una broma de inocente que deja evidenciar mis ganas de arrancar una sonrisa.

        ¿La Semana Santa de hoy es la misma que hace 60 años?

        Han pasado los tiempos en que la ciudad de Valencia quedaba sumida en el silencio opresivo de una circunvalación cerrada al tráfico, de tránsitos hacia dentro, en este tiempo sagrado. Sonaba siempre la música religiosa de una Semana santa apabullante.

        Es obvio que hoy y desde hace tiempo la ortodoxia católica ha quedado reducida a la exhibición de unos pasos que evidencian la devoción icónica a las imágenes y la exhibición de quienes se adornan con ropajes de la época para dar supuesta veracidad a las procesiones.

        Para otros la procesión va por dentro.

Sobre el autor Carlos Pajuelo
Profesor emérito Universidad, escritor , publicitario y periodista. Bastante respetuoso con los otros. Noto la muy mayoría de edad física. Siempre me acuerdo de aquello de "las horas hieren y la última mata" y para aquel que trate de averiguar que significa esto ; cada uno que crea y piense lo que quiera