Las Provincias
img
EL CASO DEL BOMBERO RACISTA
img
Carlos Pajuelo | 27-09-2017 | 05:56

EL CASO DEL BOMBERO RACISTA

      “Prefiero salvar a un perro que a un millón de negros” dicen que ha dicho un bombero en una pequeña ciudad de Ohio.       No sé, puede ser que lo haya dicho o puede que no, aunque de momento le han suspendido de sueldo y trabajo.

          Al margen de suponer que el bombero americano puede ser miembro del partido animalista, ese grupo que persigue los bous al carrer y a otras artes y tradiciones derivadas del uso de cornúpetas desde la antigua Grecia hasta hoy, es posible que aquí haya ocurrido el fenómeno de la introducción del término posverdad.

         Que es ese término que ha entrado de lleno en los debates procedentes de la pantanosa superficie de “lo político”

         Se evidencia que la llamada posverdad o mentira emotiva, se abre paso frente a la verdad objetiva. Es lo aparente frente a lo real.

         Antes de hablar más del bombero, una reflexión sobre el termino posverdad que  puede ser útil al lector. Veamos

         El concepto toma cuerpo en 2016 y desde ese momento hasta hoy su uso se ha multiplicado alcanzando cifras de escándalo (como no tengo el dato, prefiero usar el adjetivo que de por si supone un porcentaje muy alto que va creciendo sin dar los datos, lo que podría considerarse un ejemplo de posverdad)

         Esta situación se evidencia con mayor visibilidad en las técnicas de persuasión utilizadas por la publicidad y cada día más la mezcla de propaganda y algún dato que parece real dan lugar a una imagen que se parece más a las emociones y a los deseos que a la verdad de los datos.

         El Brexit es un ejemplo de mentiras y ahora vivimos lo mismo con lo de Cataluña. Confundir la realidad con los sueños y eso marea. Marea mucho y conduce a situaciones conflictivas.

         Como ejemplo pongo sobre la mesa el caso de los perfumes y los coches. Los perfumes nos hablan, los coches nos dan libertad. Si me lo permiten a eso se le llama antropomorfizar (una palabreja para estudiosos del tema) es hacer que las cosas parezcan humanas siendo, como son, cosas.

         El perfume conquista a mujeres u hombres sin salir del ascensor , el coche nos transporta a lugares donde el cielo y la libertad son nuestros.

         Creo que estoy dejando al bombero olvidado. Vuelvo al de la manguera.

         No soy abogado y aunque quisiera no podría defender al bombero en la audiencia que tendrá, a puerta cerrada para defenderse.

         En todo caso yo diría que para salvar a un millón de negros es imprescindible que se reúna a ese millón , que no es fácil. Es mucho negro incluso si fueran blancos.

         El bombero tiene 20 años y ante la evidencia de ser imposible salvar a ese hipotético número, se decide por el perro que es uno y puede que forme parte de los recuerdos de su infancia; abuelos, padres y hermanos reunidos en la retina lacrimosa de un muchacho devenido pronto, muy pronto, en bombero.

         He aquí un ejemplo posible de manipulación de datos. La posverdad se abre paso. ¿Es así Sr. Puigdemon? ¿Qué le habrán ofrecido a cambio de asumir el marrón? Seguro que no será verdad.

Sobre el autor Carlos Pajuelo
Profesor emérito Universidad, escritor , publicitario y periodista. Bastante respetuoso con los otros. Noto la muy mayoría de edad física. Siempre me acuerdo de aquello de "las horas hieren y la última mata" y para aquel que trate de averiguar que significa esto ; cada uno que crea y piense lo que quiera