Las Provincias
img
LA PROPORCIONALIDAD. DE CÓMO LA VIOLENCIA SE HA CONVERTIDO EN UNA NUBE DE HUMO
img
Carlos Pajuelo | 02-10-2017 | 15:32

LA PROPORCIONALIDAD

        DE CÓMO LA VIOLENCIA SE HA CONVERTIDO EN UNA NUBE DE HUMO

        Hace años un humorista español mantuvo una hora de entrevista con el famoso científico Alberto Einstein y al salir algunos periodistas curiosos le preguntaron al humorista que cual había sido el resumen de esa hora y como era que habían estado tanto tiempo junto.

        El cómico contestó. He aprendido que todo es relativo.

        Ayer en Barcelona pasó lo mismo. Depende de quien hable fue excesivo o proporcional.

        Ayer día 1 de Octubre algunos, sin quererlo, vimos asomar lágrimas en los ojos, porque no podíamos creer que aquello ocurriera entre hermanos.

        En el 78 ganamos una transición votada, por cierto, por catalanes y también en ese sentido afirmativo, hacía tiempo que nuestra memoria había enterrado, claramente no lo había olvidado, momentos de persecución por los entonces llamados grises que, saliendo de esas hurgonas conocidas  popularmente como lecheras, venían a cumplir órdenes como mensajeros del miedo.

        Las órdenes recibidas por la Guardia Civil, la Policía Nacional y los Mossos, en el territorio catalán, procedían de la Fiscalía y del Tribunal Superior de Justicia Catalán.

        Esas órdenes eran explicitas y venían a asegurar que el falso referéndum que habían organizado los independentistas no se llevara a cabo y para eso había que localizar, recoger etc. papeletas, urnas y cierre de los mal llamados colegios electorales.

        Las cámaras de la televisión nos ofrecieron diversos planos en los que unos votaban y otros eran desalojados por la fuerza.

        La 6 hizo el Agosto televisivo y algunos accionistas catalanes se frotaban las manos.

        Y aquí nos encontramos con el concepto de `proporcionalidad.

        Para el Gobierno el ejercicio de su responsabilidad consistía en garantizar el orden, evitar la falsa consulta y proveer los medios necesarios- de Policía Nacional, Guardia Civil y la coordinación con los Mossos que, hábilmente, reclamaron por escrito la ayuda de esas fuerzas gubernamentales.

        Una trampa, evidente, a mi juicio para salvar el culo de la responsabilidad directa y así, como ha sido publicado, fotografiado hasta la saciedad aquí y en el exterior las acciones de desalojo que implicaban el uso de la fuerza acentuando las imágenes más duras de ese empleo.

        Se ha visto a un votante con un clavel rojo en la mano y un niño sobre sus hombros, por cierto ayudado por un guardia civil a bajar de los hombros de ese irresponsable.  

        Los “mensajeros” de la violencia han sido crucificados olvidando la obediencia debida y el origen del conflicto.

        Hace mucho que esta situación se veía venir. Con esa nube violenta se ha oscurecido su causa que no es sino el deseo de unos millones frente a otros millones de ser independientes.

        La estulticia, la incapacidad de haber encontrado una vía previa a lo del 1 de Octubre hace culpables a los políticos que nos representan de una y de otra filiación,

        Dice el Gobierno que se ha empleado la proporcionalidad y desconozco que regla matemática han empleado para ese cálculo, pero lo cierto es que no se hablaba de otra cosa cuando se `preguntaba al Ministro del Interior.

        Puede que en el fondo y para cargarse más de razón independentista el Sr Puigdemont y su corte deseen fervientemente ser encarcelados y así ofrecer la imagen de victimas y alzarse como iconos de la razonada independencia.

        Para quien esto escribe los políticos no nos han servido para resolver este largo contencioso.

        Es posible que pronto nos enfrentemos a elecciones generales.

        Los argumentos no estarán exentos de vincular los actos del 1 de Octubre a esa necesidad electoral.

        Es curioso oír quejarse de violencia policial en los titulares de algunos diarios europeos sin recordar que las democracias europeas, siempre por lo visto proporcionalmente, emplean los métodos más expeditivos.

        Recordemos a la policía alemana en el traslado de residuos nucleares, a la griega haciendo frente a la multitud enervada por las crisis monetarias, a la policía francesa disolviendo manifestaciones, a la del Sr Maduro actuando en las calles de caracas etc. etc.

        Rasgarse las vestiduras es una práctica que sirve para anestesiar el verdadero problema.

        Unos piden ser independientes y para ello se han saltado todas las normas llamadas democráticas, con un Parlamento secuestrado en su participación.

        A mi me parece muy bien que el Sr. Rajoy se fume un puro y regale un jamón 5 jotas al Sr. Trump, pero yo le hubiera agradecido que se hubiera plantado en Barcelona el 1 de Octubre y él me podría decir que lleva mandando a Sáez de Santamaría como interlocutora todo  el año (por cierto no perder de vita ese nombre de cara al futuro).

        ¿Ha llegado la hora de retirarse Sr. Rajoy a sus palacios de invierno?

        Los Srs. Mas, Pujol, Puigdemont y otros etc. deberían acompañarle.

        Eso también sería proporcional. Veremos porque esto acaba de empezar.

 

       

 

Sobre el autor Carlos Pajuelo
Profesor emérito Universidad, escritor , publicitario y periodista. Bastante respetuoso con los otros. Noto la muy mayoría de edad física. Siempre me acuerdo de aquello de "las horas hieren y la última mata" y para aquel que trate de averiguar que significa esto ; cada uno que crea y piense lo que quiera