Las Provincias
img
¿Es usted un depredador?
img
Carlos Pajuelo | 03-11-2017 | 14:37

¿Es usted un depredador?

         La cosa está que tarde. Los depredadores sexuales llenan las páginas de los medios y de repente los actores más significativos del universo de Hollywood saltan a las páginas de sucesos o de tribunales.

         No importa que el abuso se remonte 40 años porque ahí está la depredada para recordarle al mundo su particular Gólgota.

         Por cierto, nadie dice si fue o no consentido para optar a una escalada magistral en el cine o en el teatro.

         El concepto de predación

          En ecología, la depredación es un tipo de interacción biológica en la que un individuo de una especie animal (el predador o depredador)12 caza a otro individuo (la presa) para subsistir. Un mismo individuo puede ser depredador de algunos animales y a su vez presa de otros, aunque en todos los casos el predador es carnívoro. Esta interacción ocupa un rol importante en la selección natural. ( Wikipedia)

            Me pregunto si ese concepto ecológico sirve también para la especie humana.

Los casos que vienen surgiendo se dan de dominador a potencial dominado.

El jefe de algo trata a su subordinado o subordinada con familiaridad y aquel finge estar de acuerdo para obtener una paz en el puesto de trabajo o lo permite porque espera encontrar un premio tras dejarse tocar el muslo, pongo por caso.

En los casos que leemos estos días es posible que muchas careras de éxito se basen en depredaciones semi consentidas.

Como no sabemos el nivel a partir del cual se le puede a uno calificar de depredador sugiero que cada uno se aplique el cuento y se comporte con respeto y cuidado.

Pronto llegará la Navidad, pero antes la publicidad de perfumes, un decir , nos ha colocado en el precipicio al ofrecernos conquistas por doquier, cundo nos rociamos con A o con B.

Al parecer un individuo cuando entra en el ascensor, rociado, ya con A deja a su paso un intenso olor que incita a la pasión desenfrenada y que es más fuerte que el deseo obtenido mediante la ingesta de ostras o ginseng.

Es lo mismo, se trata de la igualdad de género, que sea ella o él el depredador o el depredado.

Cuidado camaradas con esos besos mejillosos o esos abrazos de alegría porque es Navidad o porque te ha tocado la terminación de una Primitiva.

Atención al grado de  presión al dar la mano por si se pasa un punto, porque se puede calificar de insinuativo.

Ya sé que es un problema. Si no haces nada te llaman muermo y si haces algo te calificaran como salido y esa etiqueta te acompañará siempre.

¿Qué hacer? Puedes no acudir a ninguna fiesta y convertirte en San Francisco de Asis o puedes tirarte al monte y que sea lo que Dios quiera.

Si tienes una edad te llamaran viejo verde…pero como eres viejo el asunto no te perseguirá mucho porque pronto estará muerto y serás una anécdota que hará reír en la próxima Navidad cuando tu no estés y serás objeto de recuerdo bajo el epígrafe del “te acuerdas de…” y muchos se reirán y otros llorarán, dependiendo del grado alcohólico.

Termino con un ¡Cuidado con esas miradas de lobo solitario! Con esos roces en el autobús que siempre va lleno y te quedas en el pasillo diciendo perdón mientras casi le metes mano, sin querer, porque puedes acabar en prisión preventiva como un conseller cualquiera. Yo aviso y el que avisa etc., etc.

Muy buenas.

Sobre el autor Carlos Pajuelo
Profesor emérito Universidad, escritor , publicitario y periodista. Bastante respetuoso con los otros. Noto la muy mayoría de edad física. Siempre me acuerdo de aquello de "las horas hieren y la última mata" y para aquel que trate de averiguar que significa esto ; cada uno que crea y piense lo que quiera