Blogs

Carlos Pajuelo

Pajuelo: la chispa

UNA CARTA SORPRENDENTE, INQUIETANTE E INTERESANTE

 

UNA CARTA SORPRENDENTE, INQUIETANTE E INTERESANTE

Recibo una carta que empieza por cambiarme el sexo. Empezamos bien., me digo.

Me escriben como: “Estimada señora” y de inmediato pienso en las direcciones de mis blogs, los datos del Facebook e incluso me remito a mi DNI.

Porque yo anoche me acosté con mis atributos enteros y solo ha ocurrido que he pasado la hora santa recogido y he amanecido el Domingo de Resurreción y con la Pascua asumida (que el otro día me enteré que Pascua quiere decir Paso pésaj en hebreo y pascae en latín y para los católicos es el paso de la muerte a la vida eterna y le doy las gracia a JMT por estos datos) .

De modo que es evidente, porque sigo como anoche, entero en mi mismidad, que han tenido un error en el millonario banco de datos que se traen entre manos los facebookianos; un gazapo importante si yo fuera un tiquis mikis y no me extraña que les hayan metido un puro megamillonario (hubo un momento al estallar el escándalo que perdían 122 millones de dólares por minuto y tan tranquilos) por vender los datos. Ahora se van recuperando.

Insiste la carta en que soy una de las 10.000 mujeres elegidas para la gloria de participar en un proyecto llamado Proyecto playa 2008.

Antes de entrar, de nuevo, en la inquietante cuestión de la identidad de género me quiero enterar que – lo que coloquialmente se llama “¿De qué va esto?” y lo que leo me complace y es una meta que persigo desde que acabé la prehistórica mili.

La meta del proyecto es asegurarse que cada persona que tome parte en el concurso:

Tenga una silueta delgada y hermosa.

Baje esos kilogramos de más.

Tenga tales efectos antes de la época de playa en el año 2018

No voy a formar parte del proyecto, ni voy a escribir haciéndome pasar por Carla, mayormente porque luego surgen las habladurías y ya no te quitas de encima el mote. Y eso que la meta es interesante.

Es el caso de un amigo mío que porque su padre era rojo y en el pueblo le llaman el Rojo, a su hijo, y al hijo de su hijo, que militaron en Fuerza Nueva, eran semi mandos del Frente de Juventudes e iban a la Plaza de Oriente a las concentraciones con el bocadillo, facilitado por las autoridades al efecto, seguían llamándolo así.

Se ha mosqueado y ahora se ha hecho de Garzón o de Pablo Iglesias, de forma que apodo y conducta son convergentes.

Va diciendo: “Que me llamen con razón rojo”.

Yo no me voy a operar, ni cambiar de género, ni tengo problemas de identidad. Si acaso los que han escrito. Cuidado con las cartas que pueden ser una trampa, una tentación y luego he visto que los gordos y las gordas, además de estar de buen año, van triunfando en las pasarelas.

Temas

Por Carlos Pajuelo

Sobre el autor

Profesor emérito Universidad, escritor , publicitario y periodista. Bastante respetuoso con los otros. Noto la muy mayoría de edad física. Siempre me acuerdo de aquello de "las horas hieren y la última mata" y para aquel que trate de averiguar que significa esto ; cada uno que crea y piense lo que quiera

abril 2018
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30