Las Provincias
img
FAKE NEWS
img
Carlos Pajuelo | 07-04-2018 | 05:03

FAKE NEWS

En su traducción del inglés al español significa, en primera instancia, noticias falsas que se difunden a través de los medios, habiendo adquirido gran importancia en los últimos años; tanta que fue elegida en 2017 ” palabra del año” por el Diccionario Collins. No es nueva la tendencia de propagar noticias que luego resultaron falsas. Un ejemplo “excesivo” fueron las declaraciones del ex presidente Bush relacionadas con la existencia de armas de destrucción masiva, de tal suerte que algunos países, entre ellos el nuestro, participaron de una u otra forma en la declaración de guerra que llevó hasta Irak una invasión de cuyo barro surgen muchos de los lodos de hoy. El petróleo se ve que lo justifica todo, todo. Su difusión busca alterar determinadas realidades y eso perjudica  a la credibilidad de los diarios serios y la de los profesionales de la información. Estas noticias falsas tienen una rápida expansión gracias a la existencia de las llamadas “redes sociales”; esto no ocurría antes, muchas de esas noticias tenían acomodo en las publicaciones humorísticas; los lectores  sabían que estaban leyendo “bromas o pseudobromas” por lo que su eficacia como noticia perdía virulencia y perjudicaban menos a la credibilidad. Me da vueltas por la cabeza estos días el asunto Cristina Cifuentes, con su máster a cuestas, del que por cierto ya he dado noticia. El envenenamiento del espía ruso y su hija en Inglaterra que ha dado lugar a expulsiones del Reino Unido de funcionarios rusos y que por solidaridad de otros países de la Unión Europea y de fuera de ella hayan seguido el mismo ejemplo. Entre ellos nosotros con dos expulsados o a punto de serlo, dicen. Se comenta que Inglaterra ahora no tiene claro el origen del veneno. Todo ha dado lugar,  a que el ministro de Asuntos Exteriores ruso haya declarado que ha sido el propio Reino Unido el que ha dado la orden de matar y para ello ha elegido, como expresión, dicen, la de James Bond con “licencia para matar”. Termino dando como ejemplo lo de la caída de los restos de la estación china espacial. Sembró la duda y nada. Deja sobre nosotros el destino final de los más de veintidós mil restos espaciales.

Sobre el autor Carlos Pajuelo
Profesor emérito Universidad, escritor , publicitario y periodista. Bastante respetuoso con los otros. Noto la muy mayoría de edad física. Siempre me acuerdo de aquello de "las horas hieren y la última mata" y para aquel que trate de averiguar que significa esto ; cada uno que crea y piense lo que quiera