Blogs

Carlos Pajuelo

Pajuelo: la chispa

EL EXTRANJERO (y IV)

EL EXTRANJERO (y IV)

         Una lectora me invita a reconsiderar si la azafata demostradora de lo que hay que hacer, en caso de problemas en general, dice que antes de ponerle al acompañante la mascarilla de oxígeno, que cae de la parte de arriba de la butaca que uno ocupa donde está uno, se la tiene que poner uno mismo y desde luego eso no tiene nada que ver con el chaleco salvavidas.

         He llamado a la compañía y no me han podido atender porque había sobrecarga y ponían una musiquita hasta que quedas hasta las narices y entonces le doy la razón a la lectora de forma provisional, la razón no la lectora que deseo se mantenga al loro de mis comentarios columnarios.

         Como ya había llegado al hotel no les había comentado que hacía un calor excesivo para el sitio, la geografía etc. ¿Estará cambiando eso del clima de verdad? No es una pregunta al albur. Hay gente que no se lo cree y ahora me acuerdo de mi pobre amigo Paco (digo pobre porque debe estar en el cielo) que no se fiaba de las noticias de los americanos cunado decían que habían alunizado; hay muchos que siguen si creérselo.

         Con lo del calor estoy preocupado en materia de maleta. Siempre me equivoco, me llevo más de lo que uso luego, pero en esta ocasión me traído más manga larga, que corta, más pantalones de semi invierno que de verano y me invade un cierto desconcierto.

         Si me gusta James Bond es porque debe tener los gastos pagados por su Majestad británica y con una tarjeta oro o, platino de crédito, vaya usted a saber; lo mismo está en Grecia en verano que en Tailandia en invierno y nada sin maletas y con los gastos pagados y luego es tan ágil y fuerte, pero yo soy un pequeño burgués de tres al cuarto y aquí estoy, que haciendo un calor de tres pares de pel…no sé qué ponerme.

         Voy a hacer una escapada vía tren a Gante y Brujas. Si se puede en un solo día sobre todo considerando que un servidor está en marcha las seis, ya desayunado. Así que le digo a mi acompañante que no se extrañe que a las ocho de la tarde esté hecho unos zorros. Ser turista es un deporte de riesgo.

         No quiero ser un agorero pero me resisto a caer en la tentación de la Sra. Amparito, una costurera que venía cuando yo era pequeño, los jueves a casa y cuando se hablaba con misterio y admiración sobre que fulanita había ido a Paris, por ejemplo, ella siempre decía “carrer y cases”.

         Veo la Catedral de Gante, algunas estatuas callejeras, me asomo a un canal y diviso una cafetería donde estar “a la pasa” y me tomo una cerveza Duvel que es fuerte y me hace parecer más, como diría yo, ¿más hombre? Cuidado que acabo de destapar el asunto del momento, la identidad de género. Lo retiro, la Duvel esa me gusta y ya está.

         Vamos a Brujas, subimos en una barca en plan romántico vemos el beaterio a la entrada de la ciudad, una estatua de Luis Vives y una dedicada a la Apocalipsis con 5 jinetes en vez de cuatro que creía yo que eran. A consultar por mí y por los lectores curiosos.

         Me entero de lo de la moción y ya aquí me asombra la rapidez del cambio y veo como no dejan respirar a Sánchez. ¡Calma al obrero! Que decía mi amigo Ramón.

         Como esto se alarga menciono mi petit discusión con un conductor de autobús, el autobús es lo mío, que dice que no sabe que digo cuando le pido razón para ir, en Bruselas, a Le Sacré coeur que es como se llama a la Basilica que desde un montículo domina toda la ciudad en 360 grados…Resulta que allí llaman Basilique y al final acabamos en un instituto que ese si se llamaba, con letras en la fachada, Sacré coeur. Unos alumnos nos indicaron perfectamente lo que había que hacer para ir a autentico original Sacré Coeur. Nos dimos un hartazgo de metro y de andar.

No tengo edad.

         Reventado a las ocho de la tarde, en el futuro será un balneario. Gracias por la paciencia y por medio compartir este caluroso voyage

Temas

Por Carlos Pajuelo

Sobre el autor

Profesor emérito Universidad, escritor , publicitario y periodista. Bastante respetuoso con los otros. Noto la muy mayoría de edad física. Siempre me acuerdo de aquello de "las horas hieren y la última mata" y para aquel que trate de averiguar que significa esto ; cada uno que crea y piense lo que quiera

junio 2018
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930