Las Provincias
img
Autor: abc123
BUSCAR UN MUERTO
img
Carlos Pajuelo | 16-09-2017 | 7:31| 7

BUSCAR UN MUERTO

         El empecinamiento de la CUP en Cataluña y otras formaciones políticas afectas al llamado “procés”, parecen ir más allá de lo razonable y legal. ¿Por qué y sobre todo, que buscan?

         Estos señores que se pasan al Tribunal Constitucional por el forro ofrecen un ejemplo de resistencia activa, buscan con urgencia un muerto o más para vestirse de víctimas, buscan héroes para el presente y para cimentar una rebelión permanente.

         ! ¡No caigamos en esa trampa! Los que tengan el gatillo fácil que se pongan en segunda línea.

         Los jóvenes cachorros, recién llegados a la democracia como si la hubieran inventado ellos, buscan el enfrentamiento con otros bizarros contendientes de los llamados españolistas.

         Recordemos que tras el 1 de octubre. Fecha faro de visionarios con barretina, viene el 2, el 3 y una cuenta numérica, que ojala sea infinita para todos.

          Según parece se tienen noticias de que unos y otros; cupistas y españolistas se retan y se preparan para una lucha callejera.

         Como si se tratase de bandas que se citan para pelear, como matones por la propiedad de un territorio, afilan sus armas dialécticas y montan en el Congreso nacional puestas en escena que rozan el numerito del esperpento.

         Sus voceros nacionales juegan a su favor al tiempo de tratar de copar titulares y subir en el escalafón de aplausos conseguidos, como medallas del “trepismo” ambulante.

          Encargan a sus teloneros calentar el ambiente mientras en el Parlamento catalán la Ley mordaza independentista hace callar a quienes se ven atropellados en sus derechos a la libre expresión regulada, en este caso, por sendas normas que han sido atropelladas por los que a sí mismos se llaman ejemplos de demócratas y exigen a otros lo que ellos son incapaces de hacer, como es el escuchar a otros sus argumentos.

         Se diría que buscan, necesitan, uno o varios incidentes inciviles que tiñan de rojo sangre algunos sitios emblemáticos, o no, de la ciudad de Barcelona para, por fin, encontrar una víctima, un sacrificado por la causa.

         Entretanto sus líderes mantienen a puerta cerrada sesiones interminables que dan a luz consejos, divisas y ordenes estratégicas de burla a la Ley.

         El asunto no pinta bien.

Ver Post >
LA BODA BAJO EL PONIENTE. OTRA DIADA
img
Carlos Pajuelo | 13-09-2017 | 7:08| 7

LA BODA BAJO EL PONIENTE. OTRA DIADA

         Mientras miles de personas desfilaban con ocasión de La Diada en Barcelona (conmemora la caída de Barcelona en manos borbónicas en una guerra de Sucesión por el trono de España) el poniente alcanzaba en Valencia temperaturas extremas, que te empujaban al retiro o al disfrute de la sensación mixta de calor sofocante con el frío contacto con el agua buscando, al salir, la toalla para combatir el contraste térmico.

         En este escenario estar “a la pasa”, es decir sentarse a ver el mar y las gentes que desfilan ante ti con diversos atuendos, ofrece variada conversación sobre quién y cómo; a veces incluso tú mismo andas un poco por la orilla y crees que has hecho una maratón.

         En ese ir venir observé una mínima e íntima diada (una palabra concepto del griego que supone la unión de dos personas). Era una boda en la playa, sobre la arena. Una reserva de espacio acotada por palos clavados unidos entre si por una cordada blanca y rematados por antorchas ligeras que un propio encendió más tarde; el fuego y el resplandor apenas se notaba, la luz del Sol poniente lo abarcaba, cegaba, todo.

         Varios invitados se debatían, en una lucha sin cuartel, entre el hecho de vestir de boda y el aire caliente que abrasaba la piel.

         Una especie de arco de triunfo en blanco inmaculado y gaseoso estaba adornando el lugar y se remataba por dos coronas con rosas blancas.

         Todo tenía un aire de la Ibiza encantada de recibir a los primeros hippies. No eran muchos los invitados a la ceremonia, éramos más los que mirábamos a ver que pasaba allí. Era una Ibiza a la Patacona. Un lugar de mucho gentío pese a las acequias y la depuradora emanante de olores nada inocuos…hoy el Poniente liquidaba todo trazo de depurador olor.

         Algún invitado llevaba un niño, también de blanco, en brazos y parecía luchar a brazo partido para evitar pisar la arena.

         De pronto aparece una moto discreta o una bicicleta grande- no se apreciaba desde done yo cotilleaba- toda pintada de blanco y detrás en el portaequipaje una novia con el velo de gasa blanquísimo ondeando al aire como símbolo de paz.

         Me dio miedo porque por un momento me vino a la memoria la escena que interpreta Vanessa Redgrave en el filme de la bailarina Isadora Duncan que muere estrangulada, porque su foulard se enreda en las ruedas de un Bugati descapotable en Niza…pero no, esta novia venía despacio y caminaba sobre el aire a lomos de la bicimoto.

         Los aplausos corearon su llegada y una oficiante de pelo rubio y sandalias de playa se apostó tras el arco floral y se hizo el silencio, por un momento hasta el mar parecía haber amortiguado su continuidad espumosa e incansable y nosotros, los mirones, sentimos más curiosidad y callamos para mejor ver lo que allí cercalejos pasaba.

         Luego risas y fotos, el Sol se iba a dormir y los últimos rayos dieron en la cara de la novia que parecía un cromo de pureza blanca.

         Para mi aquella Diada, esa unión de dos adquiría el valor de un ejemplo íntimo y concertado,

         Más al Norte otra Diada daba muestras de sombras y a mí me dio pena que no fuera igual de feliz la gente que se manifestaba con ardor y quienes los vemos con temor.

         Ya sé que no todo es blanco, ya sé que no todo puede ser felicidad. Lo cierto es que por un momento ese contraste “diadistico” me gustó.

          Luego invitados y matrimonio se fueron juntos a celebrar y no sé por cierto si las flores de la ceremonia particular acabaron flotando sobre el mar como un acto supremo de entrega.

         Todo empezó en el mar y quizás todo acabe allí. El poniente seguía marcando la temperatura del aire y todos los niños que jugaban en la playa tuvieron su espacio de arena bajo la atenta mirada vigilante de sus padres.

         La boda para ellos no significaba nada. Pasa casi siempre. Lo que para unos es vital para otros es secundario o inexistente.

Ver Post >
Ya tengo la clave. Lo mío es genético
img
Carlos Pajuelo | 10-09-2017 | 10:40| 7

Ya tengo la clave. Lo mío es genético

                Está claro. El otoño se aproxima y de repente la noche pasada buscabas la colcha porque con la sabanita no te bastaba.

                Las caídas bruscas de temperatura te sorprenden y hay gente que piensa que haciendo ejercicio la cosa se le va a pasar. No digo que no, pero tampoco que si, por lo que no digo nada.   ¡Los que no lo saben deben conocer ahora que existe el llamado “veranillo de San Miguel” y deben saberlo para ahorrase los comentarios de ascensor del estilo “Uff! Que calor” o “Ya se sabe esto es del cambio climático” y oírte la respuesta del listo que sube o baja contigo diciéndote: “Pues el agujero de ozono se está cerrando” y cuando ibas a contestar suena el pitido y es que has llegado al 5º o a la planta baja, depende de si subes o bajas, y no te da tiempo a pegar la hebra. Otro día será.

                Hay asuntos que no comprendes y debes abandonarte. La Naturaleza es uno de ellos. Los independistas es otro y el hacer o no ejercicio otro.

                Yo soy de letras y por eso me interesa la ciencia ya que lo de la filosofía es un asunto fallido, se ve.

                En el caso que me ocupa, luego se verá, la ciencia me da la respuesta. Avanzo, que se dice, que hay personas que se inclinan más que otras al ejercicio. De momento yo veo mucha gente mirando como otros hacen ejercicio y no sé si esa observación es el principio que puso en marcha a la profesora holandesa Schutte a investigar. Sobre si hay algo genético en eso de hacer ejercicio. Yo creo que es una moda pasajera.

                Puede que eso sea como lo de la manzana de Newton y la gravedad.

                Me limito a la ciencia y parece ser que hay tipos, quizás yo sea uno de ellos, que estén en esa lista; una lista de los que genéticamente no están predispuestos al ejercicio.

                No lo digo yo, solo es que lo siento, como cuando los pájaros vuelan porque han percibido antes que los humanos que la Naturaleza se está rebelando, con algún seísmo, aunque el temblor nos parezca, según los aparatos, de baja intensidad. Si. Siento que no tengo ilusión por hacer ejercicio, entre otras cosas.

                Existe en Holanda, en la Universidad de Vu Ámsterdam, según la noticia, que no todo va a ser en USA, digo yo, una investigadora llamada Schutte, que ha notado que hay grandes diferencias entre los que hacen ejercicio y los que no.

                Con permiso de Doña Schutte    yo pienso como usted; que es evidente que hay diferencias, por ejemplo: uno suda y el otro no, uno está a reventar de fatiga y el otros no y además se toma una caña mientras ve saltar o correr al otro y cosas así y para terminar que el que toma la caña y lee la noticia piensa “coño y para eso Schutte se ha pasado años estudiando con su tesis incluida.

                 Debe haber algo más ahí. Y es que pasa que como cuando vas al médico te ve gordo y que hueles a puro recién apagado y te dice: está gordo y fumas, debes dejarlo.  

                Y piensas y para eso el tío se ha pasado siete años y la residencia. No está bien que yo diga esto. Pido perdón a los galenos que le mundo son.

                Acabo de mirar el número de palabras escritas y son más de 650. Total, para no decir nada. Bueno no es cierto del todo. Tres cosas claras.

1.-Que hay cosas que no entiendo

2.-Que la genética marca mucho en eso del ejercicio

3, Que el otoño está cerca

                También es obvio que con esto último sobran 500 palabras…pero es que a mí me gusta escribir y debe ser genético porque ya mi abuelo, mi padre y demás llevaban un diario y publicaban en algún diario público cosas. Mi abuela y mi madre eran más de hablar. Pura genética Schutte.

Ver Post >
ES INEVITABLE
img
Carlos Pajuelo | 09-09-2017 | 7:07| 7

 

Ver Post >
UNA FOTO DE 50.000 MACHACANTES
img
Carlos Pajuelo | 06-09-2017 | 8:53| 7

UNA FOTO DE 50.000 MACHACANTES

Paseo mis cansados ojos por las news intranscendentes y me alejo del “procés” que resulta vomitivo y me encuentro con una portada de revista rosa que afirma que se han pagado 50.000 euros por un “posado” de” La Pantoja”, otrora conocida como “la novia de España” y olé.

Cotilleo y recorro el cuerpo mortal de la ex presidiaria y cantante y nada. No veo nada extraordinaire  y me acuerdo de la bióloga Obregón, conocida también con el sobrenombre de “Antoñita la Fantástica” que llegaba a Mallorca y tiraba de bañador o bikini – entonces el burkini era impensable- y nos daban fotos y más fotos del personaje, que formaba parte de la llegada del verano.

En realidad, ha sido siempre “El Corte Inglés” el que se adelantaba a las 4 estaciones y dejaba a Vivaldi, el compositor, a los pies de los caballos. Componga o escriba usted para que luego te adelanten y caigas en el tenebroso olvido, en la oscura pared del pasado irredento.

Pero Obregón marcaba un punto de inicio y era como si los pijos se dijeran: ya puedo ir, que me miren y bañarme, eso si, procurando no despeinarse ya se sabe que los socialitis son otro mundo, una galaxia distinta. El postureo tiene su estrategia y trabajo. No puede posturear cualquiera.

Me fui a la calle pensando en los 50.000 pavos por un enseñen discreto; veo en la playa pijonauticas como el Señor las trajo al mundo, aunque un poco más creciditas y sus carnes no sirven para tapar la ropita que se endilgan siendo la delicia de los muslimes o parecidos, que se dedican al intento de venta de pareos, cervezas, coca colas frescas etc. y patrullan la orilla de la playa a uña de caballo al tiempo de enseñar con un ojo puesto en el pareo y el otro en las virginales? carnes de las Venus provisionales.

Eso era hace unos días. Si.

Parece que cuando llega Septiembre y Marzá sigue en el candelero tribunojudicialfamiliar porque dicen que se le ve plumero del proprocés,  Rajoy suspira y llama a Puig por la cosa de la financiación; es como si en su fuero interno-externo estuviese sintiendo que esta autonosuya otrora,-con el populismo  tripartido- aunque digan tripartito, en realidad el peso de cada uno de los tres no es homogéneo-   se le puede  ir de las manos.      Luego tiene a Camps a quien se le ha denegado la suspensión del asunto de la Formula 1. “Eso es agua pasada, “me dice uno que conozco del PP, un relativista.

Nein, le contesto en plan Gurtel . La justicia marcha lenta con el palo entre las ruedas de los recursos humanos y técnico…pero va.

¡Anem a mes” me digo yo acordándome de mi médico de cabecera que se ha jubilado como otro de su ambulatorio y amortizan una plaza. ¡Toma ya!  Haciendo méritos.

No le digo adiós, ni que le vaya bien, porque lo rescataré. Dejémosle que se centre.

Parto a la calle, decía, y cerca del Miguelete, con el coche policial cruzado, una pequeña multitud forma un semicírculo, escuchan y ven a un quinteto de cuerda- 4 mujeres jóvenes y un hombre- ensimismados en las notas que surgen de sus violines. Ante ellos la funda de uno de los instrumentos abierta esperando recoger unos centavos y supongo pagarse un algo con eso. Hago la foto.

La miro, la borro y me entra un cierto nerviosismo, me rasco un poco más la faltriquera y me acuerdo de la foto pantojil y se ve, que los que saben de estas cosas de los paparazzi ,dicen que solo fue “atrapada” en la playa con María del Monte, secretean  las lenguas de  doble filo.

En todo caso voy a marcarme unas plegarias de tarde en San Nicolás a ver si mejoran las condiciones salariales de multitud de gentes que no han tocado mejoría, pese a que el Sr. Rajoy nos habla del momento de la economía que es excelente, el mejor de Europa.

Son cosas que deben pertenecer al arcano de los misterios del gobernar. Por cierto, les invito a que vean la luna llena esta noche

Ver Post >
Sobre el autor Carlos Pajuelo
Profesor emérito Universidad, escritor , publicitario y periodista. Bastante respetuoso con los otros. Noto la muy mayoría de edad física. Siempre me acuerdo de aquello de "las horas hieren y la última mata" y para aquel que trate de averiguar que significa esto ; cada uno que crea y piense lo que quiera