Blogs

Héctor Esteban

El francotirador

Valencia huele a caca

Valencia huele mal. A caca cocida por el calor. Está sucia. Repele. La mala educación ciudadana y la falta de servicios han convertido a partes iguales la vía pública en un basurero. En un estercolero.

Los chicles, como lapas pegajosas, inundan el centro de la ciudad. Mugriento. En plena milla de oro. En el cogollo turístico como lamentable tarjeta de presentación. Si el centro está dejado, el extrarradio está olvidado. Barrios perdidos, los que forman parte de la ronda, donde el 89 y el 90 transportan a obreros y parados. Asfixiados por los impuestos. Ahogados por la falta de servicios municipales, por el hedor de las calles llenas de mierda -no puedo ser fino-, donde se ha recuperado la vieja y peligrosa costumbre del azufre para ahuyentar a los perros de los portales. Las quejas por falta de limpieza se han incrementado con la crisis. Oídos sordos.

El jueves 30 de octubre, a las diez de la mañana, una vuelta a la manzana fue suficiente. La pastilla que forma la avenida Burjassot, la calle San Pancracio, la plaza Joaquín Dualde, la calle Goleta y la avenida Peset Aleixandre. En los límites de Zaidía. A las puertas de Benicalap. Donde viven los obreros. Los emigrantes. Los pobres.

Cerca de donde el nuevo Mestalla, esa vergonzosa tartaleta de hormigón, divide a las clases sociales. En la fachada principal, en la avenida Cortes Valenciancias, hay poder. Detrás, en la fachada trasera, pudor.

Excrementos como ensaimadas. Orines impregnados en la acera. Ennegrecidos por el sol. Alcorques convertidos en basurero. Cagallones como ristras de longanizas. Una vuelta me bastó.

Esta es la primera pieza con la que me encontré en la avenida Burjassot. Bonito ejemplar. En su jugo. 

La primera ensaimada

Un poquito más adelante, objetos no identificados reposando en las esquinas ennegrecidas por los orines perrunos.

¿Esto es un Ovni?

Y lo que puede ser un vómito seco o cualquier cosa que se le parezca.

Que cada uno piense lo que quiera

Los alcorques de los árboles, abandonados a su suerte, son el espacio idóneo para que los maleducados que pasean al perro y no recogen sus desperfectos dejen huella.

Excremento vegetariano (por la planta)

Catálogo de cacas aplastadas y cilíndricas

Blanco y negro

Morir en la orilla

En la esquina de la avenida Burjassot con la calle San Pancracio, un contenedor de recogida de vidrio debe de llevar semanas sin ser levantado. Arena y orín a partes iguales.

Farola modelo WC

La vida es una paradoja. Un poquito más adelante. Papel higiénico. A discreción sobre la acera.

Para limpiar las cacas

Unos pasos más allá un ejemplar cum laude. Cinco estrellas.

El cagallón por excelencia

En mi escatológico paseo me encontré con una solución casera. Ilegal incluso. Peligrosa para los niños. Veneno puro. El azufre, ese método para evitar que los perros orinen en los portales. En uno de los patios de la plaza Joaquín Dualde.

Veneno como remedio

Uno metros más allá, ya en la calle Goleta, un catálogo de decoración. Muebles, ese clásico de las calles valencianas.

Sillón con orejas

Lo que queda de una silla

Para que la fiesta fuera completa, no hay que olvidar la combinación pipí y caca. Como los niños pequeños.

Pis sobre plástico y guarnición

Al final de mi recorrido, para volver al punto de partida, doblé la esquina de Peset Aleixandre con la avenida Burjassot. Primero, un catálogo hecho trizas.

Papelitos

Bajos inmundos, con aceras repletas de chicles y mugre a mansalva.

Suciedad

Y, con el modelo ensaimada (ver la primera foto) a la vista, lo inevitable

¿Fue con el pie derecho o el izquierdo?

El rastro...

Todo pasó en cinco minutos. Lo que tardé en dar la vuelta a la manzana con una parada para comentar con un vecino la jugada. La falta de educación ciudadana, incapaz de salir de casa con una bolsa para recoger el mojón del perro, se sitúa al mismo nivel que la escasez de servicios de limpieza para barrios abandonados por la crisis, dejados de la mano municipal, olvidados hasta llegar al dintel de las elecciones.

Un barrendero para toda la zona. Recogiendo las hojas del parque. Garbillando agua. Ante la pasividad del área de limpieza del Ayuntamiento. La crisis se ha llevado por delante hasta la higiene.

Ni un policía de barrio. Capaz de meter en vereda a aquellos que minan las aceras. A los culpables del estercolero. Papeleras repletas. Todo lleno de mierda. En Benicalap, en Zaidía, en Torrefiel, en Malilla, en San Isidro, en Nazaret… Nunca nos dijeron que pagar impuestos fuera sinónimo de tener servicios. Hace falta mano dura. A partes iguales. Sanciones ejemplarizantes para los guarros. Responsabilidades mayúsculas para los que gestionan lo público.

Valencia es un basurero. Huele mal.

La ráfaga: Abro una encuesta. ¿Sancionaría usted a aquellos que tiran las colillas al suelo? Yo sí

 

Temas

acera, barrendero, basura, caca, cacas, mierda, olor, perro, suciedad, Valencia

Por Héctor Esteban

Sobre el autor

Periodista. Me enseñaron en comarcas, aprendí en política y me trastorné en deportes. No pretendo caer bien. Si no has aparecido en este blog, no eres nadie.

noviembre 2014
MTWTFSS
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930