Las Provincias

img
Los clásicos (XII): Hermanos de sangre
img
Mikel Labastida | 05-03-2017 | 13:34

Seguir a @mikel_labastida

 

Resulta imposible hablar de ‘Hermanos de sangre’ sin citar ‘Salvar al soldado Ryan’, el filme dirigido por Steven Spielberg en 1998 y que logró cinco Oscar, incluyendo el de mejor director. Enmarcado en la Segunda Guerra Mundial narraba cómo, tras el desembarco de los aliados en Normandía, un grupo de soldados americanos se enfrentan a una complicada misión: poner a salvo al soldado James Ryan. Los elegidos son los hombres de la patrulla del capitán John Miller, que han de arriesgar sus vidas para encontrar a este soldado, cuyos tres hermanos han muerto en la guerra. El éxito de crítica y de público fue tal que el realizador decidió seguir en esta línea aunque en un escenario diferente, la televisión. Fue así como planteó una serie que también se desarrollaría en el conflicto bélico.

Para elaborar el guión se tomó como punto de partida la novela ‘Band of Brothers’ de Stephen Ambrose, autor que se unió a la producción de la serie. En esta misma labor se metió Tom Hanks, que había protagonizado el filme. Con estos valedores es lógico que no les costase convencer a HBO y a la BBC para que se embarcasen en el proyecto.

El medio televisivo no le era desconocido, por supuesto, a Spielberg. Por ejemplo, uno de sus primeros trabajos fue ponerse al frente de un capítulo de ‘Colombo’. Corrían los primeros años 70 y todavía el cineasta no había firmado títulos de éxito como ‘Tiburón’, ‘ET El Extraterrestre’ o ‘Indiana Jones’. Su primera aventura catódica, y quizá la más célebre, fue ‘Cuentos asombrosos’, título de la NBC que mezclaba ciencia ficción y terror y en el que ejerció como creador, director y productor. Después llegaron formatos de dibujos animados como ‘Tiny Toons’ o ‘¡Fenomenoide!’. Aunque no se le suele asociar con este título también estuvo detrás de ‘Urgencias’. Y más tarde se ha embarcado en propuestas tan diversas como ‘United States of Tara’, ‘Terra Nova’, ‘Smash’ o ‘La cúpula’.

‘Hermanos de sangre’ abrió el siglo XXI como una producción de gran presupuesto y enorme exigencia técnica y se ha convertido en uno de los mejores títulos en torno a la II Guerra Mundial. Se centra en la historia de la Easy Company, un batallón americano del regimiento 506 de paracaidistas, y en las batallas que le tocó librar. Con gran acierto la producción entremezcla testimonios de supervivientes de la compañía con hechos de ficción en una suerte de documental ficcionado. Durante diez episodios los espectadores van conociendo a los hombres que les tocó estar en el frente y, sobre todo, los lazos que se establecieron entre ellos. Porque esta es una serie sobre la guerra, pero también sobre los vínculos y amistades que surgen en tiempos difíciles. Las hermandades manchadas con sangre.

Con algunas licencias históricas -no muchas, teniendo en cuenta que estaba Spielberg detrás, que es muy dado a ellas con tal de conseguir determinados golpes efectistas- la producción describe la crudeza de este tipo de enfrentamientos, el terror y desasosiego que producen. Y no escatima a la hora de reflejarlo en pantalla. No hay piedad para matar a nadie ni para representar las muchas batallas que suceden en los episodios.

Posiblemente otro de los grandes aciertos de ‘Hermanos de sangre’ es el elenco, con un montón de figuras que entonces no eran demasiado conocidas y que después han sacado adelante trayectorias relevantes. Detrás del sargento Burton Christenson se escondía Michael Fassbender antes de ‘X Men’, ‘12 años de esclavitud’, ‘Shame’, ‘Steve Jobs’ y otras películas que lo han convertido en una de las estrellas más indiscutibles del Hollywood actual. El mayor Richard Winters estaba encarnado por Damian Lewis, que sería reconocido años más tarde por otra serie, ‘Homeland’, aunque entre ambas se colasen no pocos títulos televisivos y cinematográficos. Ojo también a Ron Livingston como el capitán Lewis Nixon, que hasta entonces se había labrado una carrera en producciones independientes y que después fue reclamado por series de éxito como ‘Sexo en Nueva York’ (será recordado por su post-it a Carrie) o ‘Boardwalk Empire’. Un muy joven Tom Hardy dio vida al soldado John Janovec, mientras que un demasiado encasillado (por ‘Friends’) David Schwimmer fue el capitán Herb Sobel. Y quizá esta fue la apuesta menos acertada de un casting que también incluyó a James McAvoy, Jimmy Fallon, Neal McDonough y Michael Cudlitz, entre otros muchos.

Todos ellos contribuyeron a hacer mejor un retrato violento, dramático y realista sobre una batalla que desmoronó el mundo.

 

Seguir a @mikel_labastida

 

Títulos de crédito: Para quejas, sugerencias y otras necesidades humanas mi correo es mlabastida@lasprovincias.es

Sobre el autor Mikel Labastida
Crecí con 'Un, dos, tres', 'La bola de cristal' y 'Si lo sé no vengo'. Jugaba con la enciclopedia a 'El tiempo es oro' imitando al dedo de Janine. Confieso que yo también dije alguna vez a mi reloj: "Kitt, te necesito". Se repiten en mi cabeza los números 4, 8, 15, 16, 23, 42. Tomo copas en el Bada Bing. Trafico con marihuana en Agrestic y con cristal azul en Albuquerque. Veo desde la ventana a mi vecino desnudo. El asesino del hielo se me aparece en cada esquina y no me importaría que terminase con mi vida para dar con mis huesos en la funeraria Fisher.