Las Provincias
img
Autor: mlabastida
¿Nos merecemos a David Lynch?
img
Mikel Labastida | 04-09-2017 | 7:14| 0

tp7

Seguir a @mikel_labastida

 

Existe un cine que te hace soñar y otro que te introduce en sueños. En esta segunda categoría se inscribe el trabajo de David Lynch. Toda su filmografía son sueños imposibles, sueños turbios, sueños decadentes, sueños terroríficos, sueños estimulantes, sueños esclarecedores. Pesadillas. El sueño del hombre elefante, el del planeta imaginario, el de la oreja cortada, el de la huida constante… Películas en fase REM.
 
Freud interpretó el sueño como el camino real hacia el inconsciente. Van Eaden acuñó el término ‘sueño lúcido’ para describir a aquellas personas que tienen cierto control para intervenir mientras duermen. Carl Jung consideraba que los sueños servían para compensar aquello que no desarrollamos despiertos. Todo esto está en el universo de Lynch. Realidad y mundo onírico dándose la mano y peleándose. El director norteamericano nos ha tumbado muchas veces en el diván.Y luego nos ha costado levantarnos.
 
Hacer televisión nunca fue un sueño para este realizador, pero la insistencia de algunos entusiastas de títulos como ‘Blue Velvet’ y la colaboración con Mark Frost le animaron a llevar su mundo a otra pantalla y se estableció así una relación plagada de altibajos. Como debe ser cualquier relación viva, por otro lado. A Lynch le preocupaban las imposiciones, y el no conectar con ese público, y los anuncios. Los quebrantadores de sueños. En contra de todo pronóstico hizo una maravilla, ‘Twin Peaks’, una serie enormemente provocadora y diferente con la que nadie soñaba en los años 90. La historia la conocemos. Engatusó a los mandamases de la cadena ABC diciéndoles que iba a narrar el caso de una joven asesinada en un tranquilo pueblo y terminó realizando una fábula sobre el bien y el mal, sobre la culpa, sobre el destino, sobre los deseos truncados. Y aquello terminó como un mal sueño.

Ver Post >
Lo que cuenta no siempre es el final
img
Mikel Labastida | 24-08-2017 | 9:27| 0

img_8976

Seguir a @mikel_labastida

 

Zanjar, romper, dejar de lado, cerrar, terminar. Son verbos fáciles de declinar pero que nos cuesta llevar a la práctica, al menos de una manera correcta, sensata, ecuánime. No es sencillo poner fin. Y mucho menos hacerlo acertando con las formas, con el tono, con el tiempo. Acabar bien es extremadamente complicado. Y solo algunas rarísimas excepciones dicen lo contrario.

Pasa lo mismo con las obras, de todo tipo, cuyos desenlaces es difícil que satisfagan a todo el mundo. Porque todo el mundo se muestra voluntario y facultado además para opinar: demasiado rebuscado, demasiado simple; muy previsible, muy complejo; súper alegre, súper triste. Pocas cosas se prestan más a ser criticadas que un final.
Y si no que se lo pregunten a ‘Juego de Tronos’, que con su séptima temporada ya ha iniciado su recta final a la espera de concluir definitivamente con una tanda más, formada por seis únicas entregas y que previsiblemente llegarán en 2018. Los creadores de la célebre producción se disponen a asumir la culminación de un fenómeno que no ha dejado de sumar adeptos y que genera miles de teorías cada día. Inspiradas, argumentadas, estúpidas… Pasen y vean, tenemos variedad.

Ver Post >
Ocho excusas que impiden ver ‘Juego de Tronos’
img
Mikel Labastida | 12-07-2017 | 7:39| 0

1

Seguir a @mikel_labastida

 

No todo el mundo ve ‘Juego de Tronos’. Alucina. Aunque parezca imposible existen seres en este mundo que no saben quiénes son los Lannister ni los Stark. Sí, y duermen bien pese a todo. Y que no tienen ni idea de quién es la madre de los dragones. Y por lo tanto no ocupan su tiempo preguntándose si es hermana de Tyrion o no. Esa gente se encuentra en estos momentos tranquila y relajada, sin nervio ninguno, sin el corazón compungido ante el futuro que les espera a Arya y Sansa. Les mentas a Cersei y ni se inmutan; citas el fuego valyrio y les suena a chino -que no a dothraki-, nombras a los caminantes blancos y no palidecen. Así va el mundo.
 
Pocos fenómenos televisivos han alcanzado las cotas de ‘Juego de Tronos’, de popularidad y de fervor, la célebre serie basada en la saga de George R. R. Martin cuyos nuevos episodios estrena ahora HBO. Acumula miles de seguidores en todo el mundo y cada presentación de temporada se convierte en un acontecimiento del que se habla durante meses (previamente y después en un ciclo sin fin). Hace seis años que se comenzó a contar en pantalla la historia de Poniente y el interés por todo lo que la rodea lejos de descender no ha dejado de aumentar. A pesar de todo esto siguen existiendo escépticos e inapetentes que no se sienten tentados por el universo de Poniente. Pero nunca es tarde si la serie es buena. Por ello vamos a ayudar a continuación a desterrar excusas y prejuicios por los que algunos espectadores no han viajado aún a los Siete Reinos.

Ver Post >
Seis series para disfrutar en verano
img
Mikel Labastida | 04-07-2017 | 8:48| 0

glow_1

Seguir a @mikel_labastida

 

Las series no cuelgan el cartel de cerrado por vacaciones. El ansia seriéfilo no se apaga por el calor. Cualquier mes es bueno para darse un chapuzón de ficción. No hay temporada baja en lo que se refiere a los productos audiovisuales. Al menos en la industria estadounidense no se baja la guardia en ningún mes. Nunca se sabe cuándo puede saltar la liebre que engatuse a la audiencia. Sólo hay que recordar el caso de ‘Stranger things’, pelotazo de Netflix estrenado a mediados de julio del año pasado que todavía colea a estas alturas.
 
En 2017 cualquier título lo tiene complicado para proclamarse ‘serie del verano’ porque HBO ha reservado para estas fechas su producto más pesado. En ‘Juego de tronos’ el invierno ha llegado pero esta vez los espectadores se encontrarán con ella con temperaturas bastante altas. El 16 de julio se estrena el primero de los siete capítulos que componen la séptima temporada. Mucha sorpresa sería que las historias de Poniente no acaparasen titulares, debates y teorías y no ensombreciesen al resto de las propuestas que tienen preparadas cadenas y plataformas.
 
Más allá de los estrenos pertinentes la época estival es también apropiada para recuperar aquellas producciones que por distintas razones no vimos durante el curso. Las vacaciones ofrecen tiempo para saldar deudas seriéfilas pendientes. La siguiente selección incluye títulos emitidos en los últimos meses y algunos presentados recientemente, pero tienen como nexo común que resultan ligeros. Y cuando digo ligeros no quiero decir tontos o malos. Después de una primavera marcada por dramas como ‘El cuento de la criada’, ‘American Crime’, ‘Big Little Lies’ o ‘The Leftovers’ siempre se agradecen propuestas más sencillas y un poco menos sesudas.

Ver Post >
Series que generan debate
img
Mikel Labastida | 20-06-2017 | 2:21| 0

25-handmaids-tale-w710-h473

Seguir a @mikel_labastida

 

Nunca he entendido esa necesidad de deslegitimar una cosa para defender otra, ese recurso de quitar valor en un lado para aumentar en otro, la continua manía de argumentar menospreciando. Le tele (y por ende todos los contenidos pensados para ella) siempre han sufrido este tipo de desplantes. Nadie se atrevería a hacer generalizaciones con otra clase de productos culturales, como los libros (“todos los libros son una porquería”) o las películas (“ninguna película merece la pena”), pero sí con las producciones televisivas. Ahí sí que se suele tomar la parte por el todo sin miramientos.
 
Digo esto a propósito de unas declaraciones leídas hace unos días a Isabel Coixet. “La series son meramente para quemar el tiempo”, señalaba. ¿Todas? Cabría preguntarse. De veras no ha encontrado la directora de cine ningún título que le haya impactado, o le haya hecho reflexionar, o le haya suscitado preguntas. Me sorprende.

Ver Post >
Sobre el autor Mikel Labastida
Crecí con 'Un, dos, tres', 'La bola de cristal' y 'Si lo sé no vengo'. Jugaba con la enciclopedia a 'El tiempo es oro' imitando al dedo de Janine. Confieso que yo también dije alguna vez a mi reloj: "Kitt, te necesito". Se repiten en mi cabeza los números 4, 8, 15, 16, 23, 42. Tomo copas en el Bada Bing. Trafico con marihuana en Agrestic y con cristal azul en Albuquerque. Veo desde la ventana a mi vecino desnudo. El asesino del hielo se me aparece en cada esquina y no me importaría que terminase con mi vida para dar con mis huesos en la funeraria Fisher.