Las Provincias
img
Autor: mlabastida
¿Para qué sirven las series?
img
Mikel Labastida | 29-05-2017 | 8:45| 0

lonely-girls-project_lena_jemima_hero4-1

Seguir a @mikel_labastida

 

Para divertirse, para entretener, para reflexionar, para distraerse, para reírse, para olvidar penas, para soñar… ¿Para qué sirven las series? Para estas y un montón de funciones más, no hay duda. Por eso cada vez la producción es mayor. De vez en cuando alguien mira más allá de lo básico y de lo evidente y te descubre un nuevo uso. Hace unos meses, por ejemplo, Iñaki Gabilondo aseguraba que las series sirven “para contar la realidad”. “Antes la información nos ofrecía la realidad y la ficción nos alejaba. Ahora, lo que mejor cuenta la realidad es la ficción. Parece que la información se ha simplificado”, afirmó el periodista.

 
Hace unos días el director Paco Cabezas -que está haciendo las Américas y no se le está reconociendo lo suficiente- ofrecía otra utilidad para las series. “La vida es un caos y el cine y las series nos permiten ordenarlo”, indicaba en una charla organizada en el festival ScreenTV en Málaga y que fue moderada por Isabel Vázquez. Y él de series sabe un poco, después de haber dirigido capítulos de títulos como ‘Penny Dreadful’, ‘Fear the Walking Dead’, ‘The Strain’ o ‘Dirk Gently’.

Ver Post >
Ocho maneras de recibir lo nuevo de 'Twin Peaks'
img
Mikel Labastida | 18-05-2017 | 8:35| 0

Seguir a @mikel_labastida

 

Que el regreso de una serie que se estrenó hace 27 años sea el acontecimiento más esperado de lo que va de temporada debería hacernos reflexionar. Pero si la serie en cuestión es ‘Twin Peaks’ la cosa cambia, porque estamos hablando de un título que quizá se adelantó 27 años en estrenarse y que es más propio de la época actual que de la que fue programado. Por atrevido, por inaudito, por renovador. Un Lynch muy inspirado creó en los años noventa un producto que desconcertó al espectador, que cambió las reglas del juego en televisión y que demostró que el formato serie podía dar mucho de sí. El tiempo le ha dado la razón. Y el tiempo se rinde ante él y lo ha traído de vuelta. Ahora falta ver si las nuevas entregas de esta producción (serán 18) están a la altura de las anteriores y, sobre todo, de las expectativas creadas. El domingo -el estreno en España pillará a las cuatro de la madrugada- se descubrirá el enigma.
Se puede ser testigo de este acontecimiento de muchas maneras, es posible vivirlo de formas diferentes. Solo, en pareja, montando una fiesta. En una casa en la montaña alejado del mundanal ruido o entre los sonidos propios de la gran ciudad. El síndrome de Darrin, en su afán de servicio público, propone ocho posibilidades para recibir los capítulos inéditos de ‘Twin Peaks’.

Ver Post >
¿Quién quiere a un viejo en televisión?
img
Mikel Labastida | 14-05-2017 | 4:38| 0

Seguir a @mikel_labastida

 

 

En el interesante libro ‘La vejez desconocida’ se explican algunas claves que ayudan a entender el tratamiento de los personas mayores y de la vejez en general en las series de televisión. “La vejez se expresa como una ausencia de juventud; se tiende a estudiarla sólo en términos de pérdidas, no subrayando los aspectos positivos ni enfocándola como una vejez productiva”, señala el ensayo.

¿Quién quiere a un viejo en televisión? Nadie, si es que nos guiamos por lo que observamos de ellos en la pequeña pantalla. Porque muchos programas y series se han empeñado en realizar una proyección de las personas con más edad como poco interesantes, pasadas de moda y sin nada que aportar. Todos somos mayores, todos vamos caminos de serlo, pero la tele suele obviarlo. “En los medios de comunicación se muestran pocas imágenes positivas. Los anunciantes y trabajadores del marketing se centran en la franja joven y eso repercute en películas, series de televisión o publicidad”, indica el estudio. La tendencia es a pensar que al público más joven, que suele ser el que reclaman los anunciantes -el target comercial-, no le despiertan interés las historias protagonizadas por personajes adultos. Y por ello se les adjudican papeles secundarios o clichés.

Ver Post >
Sí habrá paz para los malvados en las series españolas
img
Mikel Labastida | 02-05-2017 | 10:53| 0

Seguir a @mikel_labastida

 

Hubo final feliz en ‘Sé quién eres’. Aunque la felicidad no le correspondió a quien lo merecía. Pero eso es algo que no nos debería extrañar. En la vida real sucede así en muchas ocasiones. Instigadores, banqueros, empresarios y familiares de monarcas han conseguido librarse de un final aciago en los últimos tiempos. Y no miro a nadie. Spoiler, spoiler, spoiler. Vamos a hablar de finales (‘Sé quién eres’) y principios de series españolas (‘La casa de papel’). De las que se despiden y de las que vienen. Allá cada cual con lo que lea a continuación.

Ver Post >
¿Es necesario identificarse con todas las series que vemos?
img
Mikel Labastida | 24-04-2017 | 9:33| 0

Seguir a @mikel_labastida

 

La necesidad de poner etiquetas a todo y de recluirnos en guetos o en círculos bien señalizados suele provocar que nos autoexcluyamos de muchas fiestas en las que creemos que no estamos invitados (y de las que podríamos haber sido los reyes) y de probar algunos platos que rechazamos solo por su aspecto (y luego están deliciosos). Este reduccionismo, este sentimiento imperioso de catalogarlo todo también se suele aplicar a las series. A menudo escuchamos rechazar diferentes títulos alegando que son para chicas, o para chicos, o para jóvenes o o para más mayores. Así de simple, sin darle mucha más oportunidad.

Lógicamente la mayoría de producciones suelen tener un público objetivo (Netflix es experto en buscarlo mediante sus ya famosos algoritmos), son un tipo de espectadores que se rigen por diferentes criterios y gustos que determinarán los probables productos que les vayan a agradar. Pero esta selección no tiene que estar necesariamente vinculada al género, a la edad o a la opción sexual de cada cual. Eso es reducir todo demasiado, simplificar, incluso tener prejuicios. Es decir, te puede gustar ‘Sexo en Nueva York’ aunque seas hombre, es posible que te interese ‘Looking’ pese a no ser gay, y no es preciso generar testosterona para que te agrade ‘Sons of anarchy’.

 

Ver Post >
Sobre el autor Mikel Labastida
Crecí con 'Un, dos, tres', 'La bola de cristal' y 'Si lo sé no vengo'. Jugaba con la enciclopedia a 'El tiempo es oro' imitando al dedo de Janine. Confieso que yo también dije alguna vez a mi reloj: "Kitt, te necesito". Se repiten en mi cabeza los números 4, 8, 15, 16, 23, 42. Tomo copas en el Bada Bing. Trafico con marihuana en Agrestic y con cristal azul en Albuquerque. Veo desde la ventana a mi vecino desnudo. El asesino del hielo se me aparece en cada esquina y no me importaría que terminase con mi vida para dar con mis huesos en la funeraria Fisher.