Las Provincias

img

¿Quién padece el síndrome?

 

Darrin Stephens era un publicista que se enamoró de Samantha, una bella y dulce joven que resultó ser bruja. Ellos daban vida a las tramas de ‘Embrujada’. Sí, aquella serie en la que la protagonista hacía trucos moviendo la nariz. El actor Dick York encarnó al marido durante seis años. De pronto, un día los espectadores encendieron la tele y comprobaron que el aspecto del individuo se había transformado. Ya no tenía cara de Dick York, sino de Dick Sargent. Fue así como surgió el Síndrome de Darrin, una enfermedad que padecen muchas series en las que, sin explicación alguna, un personaje cambia de repente de intérprete. ¿O es que alguien ha olvidado la metamorfosis que sufrió la tía deWill Smith?

 

Este blog sufre el Síndrome de Darrin. Un día lo representa un actor con rostro simpático y al siguiente otro con mala leche. Quien escribe aquí muta su apariencia según lo que sale por la tele. Porque no es lo mismo ver a Don Draper recorriendo Madison Avenue que a cinco muchachos buscando novia en compañía de sus madres. No se te queda la misma cara. Eso es así.

 

 

 

 

Sobre el autor Mikel Labastida
Crecí con 'Un, dos, tres', 'La bola de cristal' y 'Si lo sé no vengo'. Jugaba con la enciclopedia a 'El tiempo es oro' imitando al dedo de Janine. Confieso que yo también dije alguna vez a mi reloj: "Kitt, te necesito". Se repiten en mi cabeza los números 4, 8, 15, 16, 23, 42. Tomo copas en el Bada Bing. Trafico con marihuana en Agrestic y con cristal azul en Albuquerque. Veo desde la ventana a mi vecino desnudo. El asesino del hielo se me aparece en cada esquina y no me importaría que terminase con mi vida para dar con mis huesos en la funeraria Fisher.