Las Provincias
img

El autor

Crecí con ‘Un, dos, tres’, ‘La bola de cristal’ y ‘Si lo sé no vengo’. Jugaba con la enciclopedia a ‘El tiempo es oro’ imitando al dedo de Janine. Podría cantar cualquier canción de las que aparecían en ‘Barrio Sésamo’. Nunca me mandaron a la cama cuando empezaba ‘La huella del crimen’. Confieso que yo también dije alguna vez a mi reloj: “Kitt, te necesito”. No me enganché a ‘Médico de familia’, pero sí a ‘Menudo es mi padre’, la serie del Fary. He dicho más de cien veces “que te meto con el mechero Sole”. Sé que en ‘Gran Hermano’ todo se magnifica.

Se repiten en mi cabeza los números 4, 8, 15, 16, 23, 42. Me someto a cirugías plásticas cada semana en la clínica Troy/McNamara. Tomo copas en el Bada Bing. Trafico con marihuana en Agrestic y con cristal azul en Albuquerque. Veo desde la ventana a mi vecino desnudo. Compro compulsivamente Manolos que nunca me podré poner. Visito a la doctora Foster para hablar sobre mi pareja. He leído cientos de veces el libro “God hate us all” de Hank Moody. El asesino del hielo se me aparece en cada esquina y no me importaría que terminase con mi vida para dar con mis huesos en la funeraria Fisher.

Sobre el autor Mikel Labastida
Crecí con 'Un, dos, tres', 'La bola de cristal' y 'Si lo sé no vengo'. Jugaba con la enciclopedia a 'El tiempo es oro' imitando al dedo de Janine. Confieso que yo también dije alguna vez a mi reloj: "Kitt, te necesito". Se repiten en mi cabeza los números 4, 8, 15, 16, 23, 42. Tomo copas en el Bada Bing. Trafico con marihuana en Agrestic y con cristal azul en Albuquerque. Veo desde la ventana a mi vecino desnudo. El asesino del hielo se me aparece en cada esquina y no me importaría que terminase con mi vida para dar con mis huesos en la funeraria Fisher.