Las Provincias

img
Entrenando el ser emocional… una asignatura pendiente
img
Roberto Luna | 20-01-2017 | 09:11

Este fin de semana estaré con mis alumnos del Master en Gestión del Talento 8ª edición  (www.mastergesta.es) entrenando la gestión y regulación emocional. Quizás se sorprenda y piense que la vida ya te enseña suficiente como para necesitar entrenarlo. Y en parte tiene razón pues con la edad, en términos generales, se mejora en inteligencia emocional. Pero está claro que la inteligencia emocional es entrenable, y por lo tanto podemos mejorar nuestra relación con los demás (y con nosotros mismos). De un curso de experto en Inteligencia Emocional de mi master, daré la primera sesión esta tarde y la haremos totalmente vivencial, intentando sentir y vivir muchas y diversas sensaciones. Aprendiendo a reconocerlas, a comprobar nuestra reacción o patrón emocional, a comprenderlas y a regularlas o gestionarlas. Y eso que parece sencillo, se necesita toda una vida. Lo que sí está claro es que las personas y las empresas se beneficiarían mucho de tener líderes y profesionales con una mayor inteligencia emocional, evitaríamos conflictos, favoreceríamos la comunicación y permitiríamos que la participación y la innovación se diera de modo natural. Ni que decir de la importancia del reconocimiento afectivo y del sentirse perteneciendo a un grupo de referencia. Todo esto es posible si gestionamos bien las emociones. Y de hecho acabaremos aprendiendo técnicas de relajación e inoculación del estrés para poder practicar en cualquier situación y lugar. Todo en una tarde, que en realidad será la preparación para todo el sábado que estaremos en una sesión con mi colega y amigo José Juan Agudo de Mindfulness, técnicas de meditación aplicada que permiten desde una visión más occidentalizada regular la concentración y nuestro ser más íntimo. Así que, a mal tiempo, más ser uno mismo. Y todo ello lo haremos en el magnífico hotel de Cullera de 4 estrellas “Cullera Holiday” (http://culleraholiday.com) donde ya llevamos yendo más de cuatro años y donde aparte de muy buenos precios tienen un gran servicio. Así que, un fin de semana emocional y emocionante. Y me pregunto, ¿no necesitaría entrenar todo el mundo? Mejoraría nuestra calidad de vida y nuestro ser en todos sus aspectos. Y por supuesto, mejoraríamos la calidad directiva y profesional en nuestras organizaciones. Ya sabe, póngalo en su agenda y comience cuanto antes.