Las Provincias

img
PROSPECCIÓN
img
Fernando Giner | 07-07-2011 | 08:17

Prospectar es explorar, es reconocer y , sobre todo, es mirar hacia el futuro. Significa ver las posibilidades que tendrá algo en función de los indicios que tenemos en el presente. Lo digo ya: En la empresa valenciana se prospecta poco. Los equipos de dirección dedican su tiempo a la gestión del día a día y a realizar los presupuestos del próximo ejercicio, pero muy poco a explorar y pensar estratégicamente en los años sucesivos y como se plantean.

Pienso que ese es nuestro principal problema. La poca dedicación a explorar. Nos supera el corto plazo (  en estos tiempos, como es lógico, mucho más) y los directivos dedican gran parte de su talento a apagar fuegos, a resolver problemas ordinarios, a gestionar conflictos de personas y negociar con alguien sobre los objetivos y presupuestos inalcanzables que le intentan endosar a su departamento.

¿Cuantas reuniones puede tener un ejecutivo al mes? Si ponemos, por lo bajo, una media de cinco al dia sale un promedio de más de cien reuniones mensuales. La pregunta es en cuántas se habla del entorno y de la situacíón posible a más de un año.

Necesitamos prospectar porque no hay otra manera de ver amenazas y oportunidades. Esta crisis pilló a más de uno con el pie cambiado porque era evidente: Cuando se crecía a dos dígitos en el 2006 , 2007 e, incluso algunos, en el 2008, ¿quién necesitaba prospectar?. El crecimiento desmesurado provoca relajación. Desde la crisis es imposible prospectar: En el 2009, 2010 y, de momento, en el 2011 con llegar a final de mes , !sobra!.

Por un motivo u otro en España se lleva muchos años sin analizar , sin explorar , sin pensar en el entorno futuro. Ello supone que la gestión de la empresa acabe siendo un continuo ir y venir de improvisaciones constantes.

Hagamos una cosa, de las cien reuniones mensuales dediquemos una a prospectar, una hora, en la que los miembros del comité de dirección acuden con el alma y pensamiento libre a exponer que piensan que sucederá en los próximos años en tecnología, en cultura, en economía, en política, en el entorno. Esto requiere que las personas tienen su opinión y visión de las cosas, que están informadas, que son curiosas, que viven en el mundo. No todo el mundo puede prospectar porque requiere mucho conocimiento del presente , pero un requisito mínimo exigible a un directivo debería ser tener desarrollada esta competencia. Dedicar tiempo a prospectar estrategicamente, a ver oportunidades y ver nuevos negocios para la empresa y , entonces, prepararnos con tiempo para afrontar dicho futuro. Ahí es donde la formación juega su papel más relevante, en preparar a las personas , no para lo que ya ha pasado, sino para lo que pensamos y apostamos que pasará.

Gracias por leerme como cada Jueves. Hasta el próximo.