Las Provincias

img
SUSTOS GRIEGOS
img
Fernando Giner | 03-11-2011 | 06:21

 ¿ Ha traicionado Papandreu al duo Merkel-Sarkozy o es que han sido ingenuos los dos mandamases de Europa y no supieron cerrar bien el acuerdo del pasado miércoles?.

Ninguna de las dos posibles respuestas me gusta. Si el gobernante heleno es un informal con el que no se pueden hacer acuerdos tenemos un problema muy grave, sino con Grecia, como mínimo con el actual gobierno. Si resulta que Merkel se ha dejado cabos sueltos en el acuerdo, el problema lo tenemos con la gobernanza de Europa. Mal panorama.

El primer Ministro puede haber actuado así por dos motivos: Emocionales o racionales. El primero supone cansancio. Más de seis huelgas generales el año pasado y otras cuatro en el 2011. Más  de 1000 huelgas durante este ejercicio. Abucheos cuando está en público. Supresión del acto militar más importante del año rememorando la desocupación italiano-alemana. Son muchas las situaciones y por ello son muchas las voces, desde el Pasok o Nueva Democracia, que piden un Gobierno de Concentración Nacional y elecciones anticipadas. La gran prueba viene este 4 de Noviembre con la moción de confianza en el Parlamento Griego.

También, puede ser una acción racional, en este sentido hay dos alternativas: La primera es que sea un acto de traición. La pregunta es por qué o para qué. ¿Para contentar a sus votantes? Lo normal,  sería haberse opuesto en la misma cumbre.

Dicen las malas que en Londres se baraja la posibilidad de que este señor es propietario de un seguro (CDS) de  casi, 2000 millones de euros  ante una quiebra de Grecia.

La segunda opción racional es que sea pura estrategia, al estilo griego, pero estrategia. Ha mandado dos mensajes: Al G-20, donde Alemania no tiene la misma fuerza que en Europa,  indicando que en Grecia no mandan los  Alemanes y a su propio partido y a la oposición por si se les ocurre proponer elecciones anticipadas.

En esta opción el mensaje está claro y es que  sólo con las medidas germánicas el país está condenado a la quiebra y, por lo tanto, para ello es mejor que sea el propio pueblo griego quien decida esta cuestión y su primer ministro respetará la voluntad popular.

Hay un aspecto que me llama la atención y es que, parece ser, que este anuncio no lo ha comentado con nadie, ni siquiera con su Ministro de Finanzas que parece estar hospitalizado y, sin embargo, han ido acompañados a la reunión del G-20.

Y, ¿ahora qué?.  ¿Se acuerdan vds. del post que lo titulé SIX-PACK? . A mi juicio, bastante de eso va  a pasar. (Recuerden que hablábamos que el Europa necesita 2 billones para solucionar el agujero y que con los 440.000 millones de euros del FEEF no había ni para empezar).

Lo  único que puede devolver la confianza son dos cosas:  Crear un Ministerio de Economía único, algo que sucederá, pero, todavía no y la segunda  que el BCE asuma todo el protagonismo e inyecte todo el dinero que hace falta.

El proceso es el siguiente: La situación griega complica la crisis de la deuda, ésta se dispara y complica la capitalización de la banca. Ante esta situación es urgente atender la recapitalización  y sólo podrá hacerse con capital público y éste a su vez tendrá que emitir deuda para poder invertir. Más deuda para capitalizar un problema de deuda. Insostenible. Por lo tanto, la única solución será que el BCE compre en última instancia dicha deuda. Hay quien dirá que eso produce inflación y es verdad, pero se puede evitar  si  compra los bonos en el mercado secundario  a las entidades financieras. Resuelto este problema , hay quien dirá que entonces los Gobiernos se relajarán y no serán disciplinados con el déficit. También es verdad, pero , la tesis de Alemania será imponer sanciones a quien no cumpla. Eso era el six-pack.

Por lo tanto, BCE con dinero ilimitado y sanciones a los indisciplinados. Solución a corto porque a  largo , cada vez, está más claro, China y Rusia invertirán en Europa, pero, a través del FMI y , de paso, pedirán un sillón más grande es dicho organismo (Ver el libro EL DEBATE).

Gracias, como cada Jueves, por leerme. Hasta el próximo.