Las Provincias

img
MERKOZY
img
Fernando Giner | 10-12-2011 | 17:07

 

Aunque siempre lo ha sido, ahora ya no se disimula. Esto es cosa, como mucho, de dos. Menuda vergüenza de reunión en el Eurogrupo: Dos hablando y los demás tomando notas. Después, la rueda de prensa: Un francés bien vestido y trajeado y una primera ministra alemana con  un traje que parece comprado en C&A y un corte de pelo casero realizado con una maquinilla adquirida de oferta en el Lidl.  Detrás, las dos banderas y, en medio, la bandera de Europa. Nos representan a todos y lo que ahí se decida es bueno para todos.

Este artículo se podía haber llamado el IV Reich, pero, de momento, Alemania quiere que parezca un tratado Franco-Alemán. Desde Septiembre, las previsiones advierten a Alemania: Sin Europa no hay crecimiento. De cada dos euros del PIB alemán, uno es exportación y ésta se concentra en el viejo continente. No hay otra opción, esta en la esencia de la dualidad, sin sur, no hay norte. Es dicotómico. El virtuoso necesita al libertino para existir. Además, ¿cuanto han ganado hasta la fecha los alemanes con el invento de Europa? ,¿cómo estaría hoy el marco alemán sino hubiera existido el euro?. La cuestión es como hacer a los países indisciplinados meridionales a imagen y semejanza de los virtuosos del Norte y qué proceso deben sufrir sus ciudadanos para que los germánicos no se sientan agraviados con los duros ajustes que han realizado desde Weimar y, sobre todo, desde la unificación de los 90.

Para ello, en primer lugar,  hay que mejorar el tratado   y, además, con velocidad y, en segundo lugar, hay que ayudar a Europa, pero, no gratuitamente.

Tratado de la Unión

Que un país abandone el euro es un asunto muy complicado.  Leí en un periódico griego un titular que decía: ¿Puede deshacerse una tortilla?.Pero si puede ser mejorada. Se juntan los mejores y se acuerda una  integración fiscal que permita trabajar conjuntamente. Este nuevo acuerdo, no anula el anterior, pero hace una clara apuesta: Existe un grupo, de momento, de dos países que se entienden: ¿Quién quiere apuntarse?. Seguro que Holanda, Austria y Finlandia estarían encantados. Para estos países habrá dinero y solidaridad, pero la pregunta es:¿Quién puede sumarse a este nuevo grupo, a este núcleo duro del euro? Sólo aquellos países disciplinados que cumplan ciertos requisitos y que estén dispuestos a aceptar sanciones por la indisciplina. España ya se ha pronunciado y lo ha dicho muy claro: Haremos nuevamente los deberes y cumpliremos con los requisitos para entrar.

Six-Pack

Se marcan seis datos macroeconómicos sancionables en caso de incumplimiento. Por supuesto, el déficit público y la deuda estarán en este paquete. Lo que menos claro veo es  el déficit de la balanza comercial. ¿Es posible que todos los países de Europa tengan saldo positivo si 2/3 del comercio es interno? Para que Alemania tenga superávit, otros han de tener déficit, a no ser que se empiece a exportar fuera de la Unión.

Austeridad, disciplina y sanciones,  éstas son las condiciones para que no se dispare la prima de riesgo y podamos tener financiación razonable. ¿Cuáles son los pasos a seguir?  La respuesta está en la cara de una mujer italiana: La ministra Elsa Fornero al presentar el plan de ajuste, ¿la han visto llorar?.