Las Provincias

img
ALEMANIA APRENDE LA LECCIÓN
img
Fernando Giner | 14-12-2011 | 23:33

Cada vez que una nación en Europa ha intentado dominar a los demás países , éstos se han coalicionado en la práctica para evitar y derrumbar la supremacía de la potencia.

Cada siglo le ha pertenecido a una nación distinta. El siglo XVI fue español. Holanda dominó en siglo XVII. Francia revolucionó el XVIII y, por supuesto, el siglo XIX fue de Inglaterra.

Alemania estaba preparada para ser la primera potencia del siglo XX, su supremacía militar, científica, cultural y filosófica era evidente a finales del XIX. Aunque Inglaterra dominaba todos los oceanos, Alemania era infinitamente superior en tecnología e investigación. Por ejemplo, en 1881, se inauguró en Inglaterra la primera central eléctrica del mundo, pero el alternador era de Siemens. entre otras muchas cosas, los alemanes disfrutaban entonces del mejor sistema de pensiones, que  a la larga, fue el que se acabó instalando en todo el mundo. El alemán era en 1900 el idioma de moda en Europa. Todo hacía presagiar que el siglo XX sería alemán. 

¿Qué sucedió?: Que  los británicos supieron sobreponerse a su amenaza con una herramienta estratégica : La diplomacia.  En poco más de 10 años, se alío con Francia y Rusia y , en el lejano oriente, con Japón. Nuevamente, toda Europa se aliaba contra el poderoso. Cuando Alemania quiso darse cuenta , estaba completamente sóla. Bueno, tenía a Austria-Hungría, Bulgaria y Turquía. Alíados muy débiles si los comparamos con los franceses y rusos. Es cierto que a los alíados sólo les unía un factor: el temor a la fuerte Alemania. el desenlace de la guerra en 1914 todo el mundo lo conoce…

Primero fue España, después Holanada, más tarde Francia, Inglaterra y el siglo XX debió ser alemán… , pero el temor a su poderío se convirtió en su gran debilidad ya que provocó la unión del resto de naciones. Al final, tras la Primera y, sobre todo, Segunda Guerra Mundial el siglo XX no fue ni alemán, ni inglés, fue americano.

Empieza un nuevo siglo, el XXI, es como si hubiera comenzado un nuevo partido. El cronómetro empieza desde cero y parece que Alemania haya aprendido la lección. No quiere ir sóla, necesita aliados y el Plan Merkozy puede ser que no sea   más que una estrategia alemana para evitar errores pasados por ir en solitario a conquistar el mundo.

A lo mejor, el siglo XXI es alemán.

Gracias como cada Jueves por leerme, hasta el próximo.