Las Provincias

img
BARCELONA 92
img
Fernando Giner | 06-01-2012 | 00:09

Este verano se cumple el  20º aniversario de lo que fue el gran evento deportivo del siglo XX en España: Las Olimpiadas del 92. Fue un éxito. En la organización, en la imagen y , por supuesto, en el medallero.

Se consiguieron 22 medallas, 13 de oro, siete de plata y dos de bronce, quedando posicionados en sexto lugar en el medallero.

Para hacernos una idea, España había conseguido 15 medallas en las tres ediciones  entre 1980 y 1988.

Desde entonces, no se repitió el puesto pero, menos en Sidney  2000, se abandonaron aquellos alejados puestos en el ranking que solíamos ocupar( treinta y tantos o cuarenta y tantos) y España siempre se situó entre los mejores competidores.

Entramos en el deporte con mayúscuales, España comenzó a ser muy competitiva, la mejor: Baloncesto, Balonmano, motociclismo, tenis,… y, por supuesto,  fútbol donde llegamos a conquistar el mundial en su última edición.

Me imagino, querido lector, que te preguntarás : ¿A qué viene toda esta recapitulación de nuestros méritos deportivos?. Muy fácil , lo escribo para recordar que cuando nos lo hemos propuesto hemos sabido ser competitivos. Dígame alguna situación más competitiva que una final de tenis, de futbol,…el deporte es competición y en futbol le dimos una verdadera paliza a Alemania y a Holanda. No es verdad cuando se dice que no somos competitivos. Lo somos y , además, somos los mejores, pero, cuando nos da la gana.

Este 20º aniversario nos debe hacer recordar  nuestro mérito y nos debe devolver la autoestima como nación porque somos capaces de conseguir  lo que nos proponemos cuando queremos.

¿Cómo conseguimos ser competitivos en deporte?Siguiendo cuatro pasos básicos para alcanzar la competitividad:

1.- Voluntad política y social. Todos, políticos, sociedad civil y ciudadanos, queríamos ser los mejores en el deporte. Un ejemplo es la cantidad de padres que estaban y están dispuestos a dejar a sus hijos, con once años, en un Centro de Alto Rendimiento, como la Masía, para esperar ver triunfar a su hijo.

2.- Planificación. Además de saber lo que queremos, diseñar como lo conseguiremos. Con orden, sin bandazos, ni improvisaciones.

3.- Presupuestación. Dedicar dinero. Habrá que quitar de otras partidas, que racionalizar o lo que se quiera, pero , sin presupuesto no hay nada que hacer.

4.- Estructura e Infraestructura. Creación de Centros de Alto Rendimiento, Polideportivos y zonas para la práctica y ejercicio de la actividad. Es decir, el dinero invertido en lo que toca y para lo que toca, no en historias y despilfarrado en partidas inventadas.

Estos cuatro pasos se realizaron desde 1992 y en el 2012 hemos visto sus frutos.

Pido en esta noche de Reyes que este aniversario nos devuelva la fé como pueblo y como nación y que apliquemos la gestión adecuada para ser competitivos en nuestra economía. Pido a los Reyes que este 2012 que ha empezado peor que el 2011, acabe mejor.

Feliz Noche de Reyes y gracias por leerme como cada Jueves.