Las Provincias

img
INTOCABLE
img
Fernando Giner | 28-03-2012 | 07:44

Este fin de semana he visto una película que me ha gustado  mucho: Intocable. No se si habrás visto esta extraordinaria obra francesa en la que se relata  la relación de amistad que nace entre un millonario tetrapléjico (François Cluzet) y un joven de los suburbios (Omar Sy), contratado como asistente. Ambos acaban encontrando el uno en el otro la ilusión por la vida. Aprenden a valorar, mezclar y convivir con sus particulares gustos, por ejemplo,  mientras al aristócrata  le gusta escuchar música clásica, a Driss le chifla bailar con Earth, Wind and Fire o mientras uno es un auténtico exquisito de la alta cocina al otro le va el fast food.

Aunque aborda la enfermedad y la realidad de dos mundos, la gran Francia burguesa y la nueva realidad de inmigrantes que viven en los extraradios parisinos, se trata de una comedia en la que los directores juegan y hacen reir al espectador tanto con la enfermedad, como con la colisión de mundos. Es una película que refleja una realidad dura, como en verdad es, pero divertida, te ríes y mucho,  la disfrutas.

Cuando sales del cine sales con ánimo, energía y llegas la conclusión que la vida está ahí y que, aunque   tengamos problemas  muy gordos,  hay que tomárselos lo mejor posible porque no por mucho dramatizar las cosas van a cambiar, se contagia la ilusión y , sobre todo, se comprende como la fragilidad individual se supera con el apoyo de los demás,  y son estos aspectos sobre los que quiero reflexionar.

España y los españoles siempre hemos tenido la virtud de tomarnos las cosas con cierto humor y nos ha sobrado la capacidad de sobreponernos a los problemas. Somos un país que hemos tropezado no una, sino , cientos de veces con la misma piedra y, sin embargo, siempre nos hemos levantado. El mensaje de nuestros vecinos europeos  , en realidad, ha sido nuestro mensaje y , sin embargo, sobre el mismo tema se realizó una película en España a la que asistieron a su estreno Ministros y personalidades de nuestro Gobierno de entonces que enfocaba el mismo tema desde el ángulo opuesto . Era “Mar adentro“.

El mismo problema y dos visiones. El dia y la noche. La comedia y el drama. Y es que en España llevamos mucho tiempo en que el drama vende, conquista corazones y arenga acciones.

El neloliberalismo financiero de los bancos nos ha hecho mucho daño,  pero también, este país ha sufrido un execesivo protagonismo de cierto pensamiento revestido de intelectualidad, moralidad improvisada  y buenismo mediático, cargado de falsos derechos y emborrachada de quijotadas sociales  que ha sumido a nuestra sociedad en una fase de aletargamiento  y comodidad que la ha vuelto inoperante para afrontar cualquier tipo de  adversidad.

Intocable“ frente “Mar adentro“, me quedo con la primera. No por su calidad artística , sino porque enfoca la vida con su crudeza y dureza, pero ofrece e invita a la persona a dotarse de la necesaria capacidad de reponerse y adaptarse a los imprevistos, por duros y amargos que estos sean. Eso es lo que necesitamos. Adaptarnos, reponernos, buscar soluciones prácticas y llevarlas a la acción en equipo.   Se que mucha gente no estará de acuerdo en la comparación de estas dos películas, pero, es lo que pienso y así lo he expresado.

Gracias por leerme como cada semana y hasta la próxima.