Las Provincias

img
MARCHAS VERDES
img
Fernando Giner | 17-04-2012 | 08:09

Era el 6 de Noviembre de 1975 y el Gobierno Marroquí decide enviar más 300.000 ciudadanos al Norte del Sahara para reivindicar su anexión. Fue una reclamación pacífica y civil que cogió por sorpresa al muy debilitado régimen del Gobierno de Franco que aceleró su ocaso tras la muerte en atentado el  20 de Diciembre de 1973 de su Presidente del Gobierno, Carrero Blanco.

Desaparecido Carrero y enfermo Franco, España era un nido de contradicciones entre las rivalidades de las familias políticas. Además, la crisis económica mundial  agitó a los universitarios y trabajadores exigiendo reformas democráticas y soluciones económicas a lo que el régimen no tenía otra respuesta que la carga policial.

Una España sumida es una crisis institucional, dividida, muy lenta en la toma de decisiones y con falta de personalidad que lo único que sabía era que no quería ser quien era y que, además,  vio agravada su situación por la reacción de los vecinos protugueses el 25 de Abril de 1974 al provocar un cambio de sistema hacia la libertad.

Todo ello fue aprovechado por Hassan II y estrategicamente supo aprovecharse de nosotros para acabar ocupando lo que se llamaba el Sahara Español.

Hoy, casi , 40 años después, en pleno y consolidado Régimen democrático, España vuelve a estar dividida y me atrevería a afirmar en crisis institucional.

En clave institucional, el Rey hospitalizado tras ser ”descubierto” de cacería cuando el país está como está y con la crisis de su yerno en su epicentro. El nieto hospitalizado tras manipular un arma. La familia en primera página de los periódicos por corrupciones, desencuentros y frugalidades.

En clave europea, nos han situado en el grupo de los países vagos y gastadores a los que hay que decirles todo lo que tienen que hacer, Francia nos señala como el típico “familiar” que acabó muy mal por no estudiar, Italia sólo desea que España sea el foco de atención en Europa para quitarse ella de en medio y Alemania nos quiere, pero a su manera y piensa que “la letra con sangre entra”.

En clave doméstica, un Gobierno Central que debe pedir permiso a Vascos y Catalanes para hacer cualquier cosa, Comunidades que serán intervenidas, Sindicatos que ganan elecciones y un Gobierno que tiene miedo de ser quien es.

En clave social, jóvenes en paro, talento que emigra, disminución de servicios públicos, pérdida de autoestima, movimientos 15-M y tristeza.

En clave económica, la “prima de riesgo” disparada a casi 450 puntos y agujeros, todo está lleno de agujeros, el sistema financiero (50.000 milones de euros), la sanidad (15.000 millones), la tarifa electrica (29.000 millones), la seguridad social,… y, por supuesto, el déficit.

En clave internacional, aparece Krichner con su nueva marcha verde sobre YPF  y que no sea la última. Ahora veremos como nos apoya Europa, ahora podremos comprobar si vale la pena estar dentro de esta ratonera monetaria que es el  euro y ahora comprobaremos el verdadero peso  que le queda a este enfermo que se llama España.

Al Gobierno le vuelvo a pedir lo mismo que el pasado Jueves, deje de anunciar generalidades como  ”respuestas contundentes” y diga qué, cuando y como. Sr. Rajoy, gobierne sin complejos, parece como si el grito de los que chillan no le permite escuchar el silencio de los votos que le respaldaron, cuando pase esta legislatura le diremos si lo hizo bien o si lo hizo mal, pero que lo hizo, lo peor que nos puede pasar es que , nuevamente, no se haga nada.

Gracias como cada semana por leerme, hasta la próxima.

 

 

Últimos Comentarios

Ignatius J. Reilly 29-03-2015 | 23:14 en:
Autónomos
lucia Colom 12-03-2014 | 23:17 en:
LA ERA DE LA ACTITUD I