Las Provincias

img
LA ESCOPETA NACIONAL
img
Fernando Giner | 09-05-2012 | 23:02

No se por que quise volver a ver  la película de Berlanga LA ESCOPETA NACIONAL. Es un film de 1977 que retrata  la España de 1972  a partir de una cacería en la que acuden nobles, empresarios y políticos donde se producen las situaciones más esperpénticas imaginables. Era la España de hace 40 años donde los poderosos  y adulados políticos filtreaban con empresarios en busca de  influencias a través de expertos conseguidores en contactos. Cuando acabas de ver la película piensas : !Qué desastre de país!.!No me extraña nada que fueramos de los países más retrasados de  Europa!. Mi generación recordará esta graciosa película y seguro que sintió al verla las mismas impresiones : !Qué desastre de país!.

Han pasado 40 años y , ¿sabes lo que pienso? : !Qué desastre de país!. O Berlanga era un visionario o este país, en su esencia, no ha cambiado nada. Se ha modernizado y  somos Europa , pero seguimos siendo lo que somos: Un país de listillos.

Listillos que buscan privilegios, que encuentran atajos y amistades para conseguir sus fines y que no dejan su sillón ni con agua ardiendo. Estos listillos son los que nos han gobernado, los que han dirigido nuestras cajas y bancos, los que han dirigido empresas públicas, los que han propuestos grandes proyectos de construcción recibiendo prestamos ventajosos y luego no han pagado… Y el problema no es que haya listos, el asunto es que  para que haya un listo  tiene que haber un tonto. Es dicotómico.

Un listo no es lo mismo que una persona inteligente.  Con éste , te enriqueces, te dignificas y, sobre todo, aspiras al  desarrollo y progreso. Con el inteligente aprendes y te elevas. Sin embargo, el listo, es comparativo, sólo puede exisistir si tiene al lado un tonto. El listillo sabe adelantarse en las colas mientras el tonto lo permite, sabe enriquecerse  con el dinero del tonto, sabe perpetuarse en su cargo con la aprobación del tonto. Es un vampiro de la dignidad.

España es un país de listos y tontos, y, lo peor de todo es que,  los inteligentes están en el grupo de los tontos, el drama es que los honrados están en el grupo de los tontos y la tragedia es que los cumplidores están en el grupo de los tontos.

En este país los listos se ríen de los tontos. Arruinan con su gestión las inversiones de los tontos y para nuestra desgracia éstos han de pagar más impuestos para tapar los agujeros que dejan aquellos. En este país, los tontos no pueden dormir tranquilos por la noche pensando en  sus ahorros, mientras los listos se  los han llevado a otros sitios.

!Qué  país!. Querría saber escribir el esperpento como Berlanga, pero, ni se, ni me nace. Disculpa querido lector mi torpeza, por ello, este humilde bloguero  dedica a todos/as las personas que están desempleadas, a las que les han bajado el sueldo, a las que no saben si les van a despedir el mes que viene, y sobre todo, a todas las personas honestas y honradas que están preocupadas por sus ahorros e inversiones en Bankia , a todas ellas, dedico  los párrafos de la canción de Joaquín Sabina, “Noches de Boda”:

Que las verdades no tengan complejos, 
que las mentiras parezcan mentira, 
que no te den la razón los espejos, 
que te aproveche mirar lo que miras. 
Que no se ocupe de ti el desamparo, 
que cada cena sea tu última cena, 
que ser valiente no salga tan caro, 
que ser cobarde no valga la pena. 
Que no te compren por menos de nada, 
que no te vendan amor sin espinas, 
que no te duerman con cuentos de hadas, 
que no te cierren el bar de la esquina.
Con todo mi cariño. Gracias por leerme cada semana y hasta el próximo Jueves.