Las Provincias

img
ORGULLO DE SER ESPAÑOL
img
Fernando Giner | 04-07-2012 | 20:00

España alcanzó en el 2008 record mundial en transplantes y donaciones de órganos.  Concretamente en Europa, de cada cien transplantes, catorce fueron en España. Pero, es que en el 2011 superamos todos los registros. La tasa de donantes llegó a 35,3 por millón de habitantes llegando a producirse 1667 donaciones. Respecto a los transplantes se alcanzó la cifra , por primera vez, de 4200 operaciones. Cifras de record. La edad media de los donantes ha sido 58 años y la causa principal de la donación ya no son los accidentes de tráfico, sino que están emergiendo situaciones como la muerte encefálica u otras. Es decir, la gente sabe lo que hace y es consciente.

Como yo lo veo, estas cifras implican doble orgullo. El primero es que la gente es muy solidaria. Somo más solidarios que ninguna otra nación del mundo, por lo menos en un tema tan importante como es el cuerpo, en un país de tradición latina y católica. Y el segundo, es que un transplante se me antoja una operación complicada, minuciosa, donde hace falta gran dosis de tecnología en las instalaciones y de talento en las persona que lo ejecutan .

Vamos por partes, somos solidarios porque la apuesta de la Organización Nacional de Transplantes son las donaciones por muerte natural donde el corazón se para. Es la asistolia. Pues bien, en estos casos, según explica José Ramón Nuñez en una entrevista concedida al periódico El Pais, “ la donación no prevista tiene que hacerse en cuatro horas : certificar la muerte, hablar con la familia , que den el permiso y extraer el órgano”. Fíjate, una familia que no se espera la muerte de un ser querido y que en cuatro horas decide donar un órgano del difunto. Esto es muy fuerte. Esto es solidaridad. Y me pregunto: ¿Un país tan solidario como ha llegado al punto de cabrearse cada vez que le restan un derecho o privilegio?. No lo digo sólo por los profesores, médicos, funcionarios,… es que he leído que el Tribunal Supremo se ha subido por las paredes por la retirada de sus coches oficiales y los escoltas, calificándolo de discriminación institucional. ¿Cómo hemos llegado a ser tan insolidarios?. ¿Qué extraño montaje de privilegios, comodidades, favoritismos, enchufismos y falsas estructuras se ha creado que, sabiendo que no se puede mantener, nos da igual y sólo protestamos cuando nos afecta?. El comportamiento, aunque sea con razón,  es de niños malcriados : Cuantos más privilegios, más insolidarios. El pueblo español no tiene nada que ver con sus instituciones, ni con los partidos y organizaciones  que dicen representarlo. Existe una auténtica quiebra entre lo que somos y entre lo que nos han convertido. Es más, existe una gran distancia entre lo que podríamos ser y lo que seremos como no se remedie. Es verdad, la culpa del pueblo es consentirlo.

Por otro lado, para hacer un transplante se precisa un gran médico. Eso es talento. Un país donde se hacen el mayor número de tranplantes del mundo no es un pais de inútiles, vagos e incompetentes. Hay materia prima. Pero,  resulta que nuestros jóvenes no pueden estudiar medicina porque hay “numeros clausus” y , luego, vas a urgencias y te atiende un extranjero. ¿Qué estamos haciendo con nuestro talento. ¿Cómo es que la Univesidad vive de espaldas al paro de los jóvenes que gradua?.¿Cómo es posible que España no sea competitiva cuando es capaz de transplantar un pulmón, páncreas o cualquier órgano o extremidad en mayor número que nadie y en vanguardia?. Lo dije en el post de hace un mes sobre el pueblo español: Qué buen vasallo, si hubiere buen señor.

Por último, la tecnología. Un transplante requiere compatibilidad entre donante y receptor para minimizar el efecto rechazo. Esto es tremendamente delicado de trabajar. Las intervenciones de alta complejidad se desarrollan porque hay programas y presupuestos que permiten avanzar en estos campos. ¿En qué demonios se ha ido el dinero para perder el tren de la modernidad tecnológica en muchos sectores?. ¿Dónde ha estado la voluntad poítica para rezagar a España lejos de los primeros puestos de los rankings en competitividad?.

Un país solidario, con talento en equipo y con tecnología lo han convertido en un país arruinado, enfrentado, caprichoso, endogámico,  en el que el talento tiene que emigrar.

 Me llegó un correo  planteado en clave de humor, pero que resultaba profundamente triste. En éste se comparaba  Hiroshima con Argentina. Salían cuatro fotos, dos de cada lugar. Las primeras imagénes eran de 1945.  Aparece Hiroshima devastada y destrozada por los ataques nucleares ordenados por el Presidente Harry Truman y Buenos Aires como una capital próspera y moderna. A continuación, ambas ciudades retratadas en el 2011 en las que Hiroshima se presenta como una ciudad espectacular e inmejorable, (busca en google imágenes  Hiroshima 2011 ), y Buenos Aires en la misma fecha aparece como una ciudad medio fantasma. Moraleja: “Es mucho más devastador sobre un país la acción de los malos políticos que una bomba nuclear“.

Lo he dicho varias veces,  España tiene más producto que marca, y muchísimo más talento que producto. Lo triste es que áun tiene mejor marca que políticos.

Gracias como cada jueves por leerme y hasta el próximo.

Nota : Espero, apreciado lector, que hayas valorado que no mencione el orgullo nacional de la selección.  Me he imaginado que estarás hasta el gorro del tema, aunque reconzco que no ha sido fácil esquivar en el tema de hoy el ejemplo de trabajo en equipo, talento y competitividad de nuestros jugadores. Felicidades por el éxito!!!