Las Provincias

img
EMPRENDIENDO
img
Fernando Giner | 06-12-2012 | 16:42

 Recientemente he sido nombrado Jefe de Estudios de la Academia Emprende, iniciativa de  la Asociación de Jóvenes Empresarios cuya base promotora es un programa de formación para fomentar y facilitar el emprendedurismo  entre aquellas personas que tengan una idea y quieran llevarla a cabo.  Al finalizar la formación, cada asistente contará con la ayuda de un mentor para diseñar su propio plan de negocio y presentarlo a un jurado que dictaminará el mejor proyecto empresarial. Es un concurso de ideas empresariales mentorizadas por tutores con experiencia y apoyadas con sesiones formativas ultra-prácticas.

 Cuando nos propusimos diseñar el programa nos cuestionamos: Para hacer lo que ya existe, no vale la pena hacer nada. Por ello nos preguntamos: ¿Qué necesita una persona que tiene una gran idea? La respuesta fue rápida: Llevarla a la acción.

Y la acción es parte fundamental de la formación en este programa. Vamos a ver, ideas tenemos todos, en cualquier encuentro con amigos escuchas múltiples iniciativas sobre lo que se podría hacer aquí y allá para montar un negocio. Pero una cosa es pensar y otra es actuar. El movimiento de la idea es exclusivo de menos gente. Las personas tenemos grandes ideas, pero no nos atrevemos a realizarlas y ¿sabes por qué?,  porque tenemos miedo. Tenemos miedo a equivocarnos. Desde pequeñitos, en el colegio,  no nos enseñan a actuar, sino sólo a memorizar y obedecer al profesor. Todo lo que no sea eso supone ser un alumno indisciplinado. Desde pequeñitos, y de mayores también, se nos  habla sólo de los casos de éxito, cuando se habla de talento y liderazgo enseguida aparecen  Messi y Steve Jobs. En España, el que fracasa en algo debe esconderlo en su curriculum no sea que el de enfrente se burle, se ría o piense que es un burro. En  otras culturas, el error es fuente de experiencia y conocimiento. Aquí, no. Aquí cuando uno fracasa dos veces se dice en voz baja: “Este tiene ideas de bombero”.

El miedo nos impide actuar. Y esta es la primera barrera que hay que romper porque la vida es acción.

 El segundo aspecto importante que pensamos trabajar es la concreción del concepto de negocio. ¿De verdad que tienes un plan? Pues debe caber en una servilleta de papel.  Tanto el concepto como el plan de negocio deben ser concretos, concisos y breves. Las buenas ideas no necesitan de muchos papeles. Aquí, de nuevo, surge la mentalidad latina, lo bueno es cantidad, en el colegio un alumno que ha estudiado es un alumno que presenta un trabajo de más de cien páginas. Aunque sea copiar y pegar. Es como en la empresa, un buen trabajador es el que hace horas, premiamos la cantidad transformada en presencialidad. Absurdo, completamente absurdo.

La idea y el plan deben ser explicados en un video de 3 minutos por el emprendedor. Es bueno que él mismo se vea, se observe, se analice y se haga la siguiente pregunta: “¿le compraría a ese señor que veo en el video?”. Amigos/as,  hay que aprender a tuitearizar los planes de negocio.

Cuando tenemos el concepto y estamos preparados para la acción, ¿qué necesitamos?, pues,  recursos. El hombre de empresa tiene una relación especial con el dinero y como mínimo, en esa relación, debe distinguir entre gastar, invertir , ahorrar y rentabilizar. No es el mismo espíritu el del empresario que el inversor y mucho menos que el especulador.

Sabemos que siempre hará falta un mínimo de capital, pero queremos compartir la idea que más necesario es, sobre todo,  el disponer de  una red de contactos que te permitan desarrollar la idea. El 70 % del proyecto de la mayoría de las ideas de negocios se pueden realizar por trueque, por contactos, por network. Tener el teléfono de quien sabe hacer las cosas que necesitas y entenderte con él, cooperar con tu contacto. Se acabo la estrategia competitiva estamos en la era de la cooperación. ¿Sin financiación es posible?: Depende, si quieres comprar una fábrica o una  industria, sí, pero cuántos negocios hay que se pueden poner en marcha a base del intercambio de servicios. Esto permite reducir las necesidades financieras en gran medida y reduce el vértigo del riesgo que hablábamos al principio.

Los contactos y la cooperación te permiten, a su vez, comenzar el negocio sin excesivos costes fijos. A ver, este es el enemigo mortal de la joven empresa: u estructura. Siempre hago la misma pregunta cuando estoy con un cliente: ¿Qué te cuesta subir la persiana todos los días? Y es que el concepto de la buena imagen y no se cuantas chorradas más nos llevan a montar negocios que pesan tanto en términos de costes fijos que no hay quien los mueva. Se puede tener colaboradores, alianzas, acuerdos y tener equipos. El equipo de trabajo no lo crea la relación laboral, el equipo lo crea el estado de ánimo, la vinculación.

Además, al principio, lo que más cuesta es vender y, todavía más difícil, es cobrar lo que has vendido. Claro, si a la empresa la cargas con estructura se ve enseguida envuelta en problemas de liquidez.

En dos  empresas he perdido dinero y mi desgracia fue que tenía toda la liquidez del mundo y facilidades por parte de los bancos. Más fácil todavía, esta crisis que estamos teniendo es consecuencia de un exceso de crédito.

No digo que no haga falta financiación, decimos que podemos empezar a actuar sin excesiva financiación, que hay otras vías.

¿Y que nos queda? Vender. El primer objetivo cuando montas un negocio es vender y luego vender, para seguir vendiendo. Vender es contagiar tu ilusión, emocionar con tu proyecto, persuadir, escribir para las redes, expresarte ante los demás, estar donde tienes que estar, conocer a quien será tu cliente, actualizarte en tu sector, … vender es vivir en el mundo. Aprenderemos a vender y lo primero a vender tu proyecto al jurado para que tu idea sea la ganadora de operación emprende.

De esta manera, el programa se plantea entre el concepto de negocio, la acción, los contactos y la venta.

 Es impresionante la vitalidad que tiene las nuevas generaciones, me cautiva su practicidad. Este proyecto tiene muy buena pinta, pero más todavía convivir con jóvenes empresarios que serán los generadores de empleo del futuro.

Gracias como cada jueves por leerme y hasta el próximo.

Últimos Comentarios

Ignatius J. Reilly 29-03-2015 | 23:14 en:
Autónomos
lucia Colom 12-03-2014 | 23:17 en:
LA ERA DE LA ACTITUD I