Las Provincias

img
ADAPTÁNDONOS V
img
Fernando Giner | 14-02-2013 | 09:57

El futuro de Europa está ligado a la competitividad. Esta palabra está afectando de forma seria y dramática a nuestras vidas. Hay muchas formas de llegar a ser competitivos y España lo está haciendo a base de palos y, además, a base de expulsar a mucha, muchísima gente del mercado laboral.

La competitividad está cambiando nuestras vidas. En base a ella, se habla de austeridad, de sacrificios y de esfuerzos. En la próxima década será imposible vivir de espaldas a esta palabra.

Por supuesto, ha cambiado el concepto del trabajo y , por lo tanto, del empleo.

Vamos a ver, en mi opinión, cuando una persona tiene la desgraciada situación  de haberse quedado sin empleo, como es lógico, la primera reacción es mover el currículum entre los contactos y es una gran idea. Lo único es que a lo mejor un empleo como el que se tenía, en el horario que se tenía y con la retribución que se tenía ya no existe. Es decir, es muy difícil que esa persona pueda alcanzar un nivel económico como el anterior en las condiciones laborales antiguas. Ya no existe ese puesto de trabajo como tal. Cuanto antes se acepte esto, mejor.

Ante esta complicadísima realidad hay cinco posibilidades:

Pasiva: Pensar y esperar que la situación mejore en el 2014 y continuar enviando y moviendo cv en búsqueda de  un trabajo lo más parecido al anterior.

Reactiva: Mejorar el currículum realizando postgrados, perfeccionando inglés, pero, pensando en el fondo que la solución está a cinco minutos de casa.

Proactiva: Mejorar currículum, alcanzar un elevadísimo nivel de inglés y buscar trabajo donde sea.  Hay mucha gente que se está  yendo fuera a trabajar.  En este aspecto hay mucho de mito, lo que quiero decir es que no todo el mundo que se va a otro país triunfa y le va bien.  Más adelante abordaré este asunto.

Adaptativa: Iniciar la propia actividad profesional  ofreciéndose   a tiempo parcial por un servicio u obra  suponiendo para la empresa  variabilizar un coste y externalizarlo. Empezar así, trabajar en varios clientes, y con el tiempo, con suerte, acabar asentado en uno de ellos.

Emprendedora: Iniciar un negocio o actividad empresarial.

Como se ve, ninguna es fácil, ni sencilla, pero al final, hay que tomar postura y decisiones.

Vamos por partes,  es cierto que España tiene un problema muy, muy serio con el empleo. Hablamos de millones de parados y nadie hace nada. La pregunta es ¿Hasta que cifra de parados  es capaza de aguantar un país, seis millones y medio, siete millones…?  El paro en una economía es como la velocidad en una locomotora, llega un momento en que la máquina no aguanta tanta presión y deja de funcionar. Lo digo porque se manejan  las cifras de la EPA y de las Estadísticas del INEM como cuando escuchas una noticia de un terremoto en un país de otro continente. No hay propuestas, ni políticas y mi pregunta es que pasa en España si llegamos a siete millones de parados, ¿nada?, que pasa si llegamos a ocho,  ¿tampoco nada? .¿En qué cifra pasará algo?

Ya se que hay mucha economía sumergida, fraude, que las cifras no son del todo ciertas…, ya lo sabemos todos, pero no entiendo por qué se permite. No se puede solucionar un problema sin conocer la verdadera magnitud del mismo.  Me parece que la solución  a seis millones de parados no es decir que la cifra no es cierta cuando la cifra sale de un organismo oficial.

España, como digo, tiene un muy serio problema, pero la solución que está dando Europa es muy dura.

Decía antes que una de las posturas era buscarse  la solución en un país extranjero, si es en Europa, advierto que no es oro todo lo que reluce.  Europa está  perdiendo su hegemonía en el mundo, como todos sabemos se espera que en el 2025 nuestra región quede desplazada por varios países, mal llamados, emergentes. La única forma de no ser expulsada del comercio internacional es alcanzando niveles de competitividad globales.  La competitividad es relativa, una empresa lo es en la medida que es más que las demás. Es decir, no es como la nota de un examen que sacas un cinco pelado y has aprobado, aquí apruebas en función de los demás. Aunque saques un ocho, si los demás han sacado mejor nota te quedas fuera.

Alemania está en éstas. Lo que busca es profesionales cualificados a un precio muy competitivo. Por ello, que nadie se extrañe irse a Alemania y encontrarse con trabajo, pero en condiciones muy duras.

Europa invertirá mucho dinero en que aprendamos alemán. Quiere trabajadores que hablen alemán,  no les vale, sólo, el inglés.  Trabajadores que trabajen como los alemanes y que cobren lo mismo que ocho millones de alemanes que tiene minijobs. Alemania no es el paraíso.

Las condiciones laborales de la España de hace siete años no existen ni en Europa. Alemania no quiere Alfredos Landas, quiere profesionales cualificados, pero los quiere para ganar competitividad en el mundo, esto exige un nivel retributivo y unos contratos laborales que en España se tildarían de explotadores. A cambio, Alemania ofrece formación, desarrollo, protección sindical y un mercado de trabajo estable.

En los próximos años, en Europa, no veo otro camino que el escogido por Alemania. Negar esta realidad y posibilidad en las empresas españolas es alargar esta agonía. Permitirlo allí y protestar aquí es una hipocresía. Impedirlo aquí para que nuestros jóvenes lo sufran allí es una memez.

Por parte del empresariado hay que aprender a dialogar con el trabajador. Existe un altísimo nivel de dialogo social cosa que en España no ocurre . La cultura es que todos somos empresa. No hay amos. Hay equipos de personas que dialogan y buscan soluciones continuas cuando surgen los problemas. Si baja la actividad se sientan y dialogan para evitar despidos. Aquí lo primero es coger la tijera porque ya se sabe que los trabajadores van a la suya. Es un error que tenemos que enmendar y, desde luego, por lo menos hasta la fecha, los sindicatos no han ayudado en nada.

Competitividad , apúntese esa palabra.

Gracias como cada jueves por leerme y hasta el próximo.