Las Provincias

img
LA MOTIVACIÓN DE LOS JÓVENES EN EL TRABAJO
img
Fernando Giner | 23-05-2013 | 05:17

Este jueves continúo con la juventud y su relación con el mundo profesional. Y es que en este segmento se está produciendo una transformación importantísima en la actitud y motivación hacia el trabajo respecto, por ejemplo, a mi generación.

Los menores de 30 años  con posibilidad de trabajar,  que por desgracia no son muchos, se sienten motivados por otros factores que  no son , ni mejores, ni peores que los de los profesionales mayores de 40 años, son diferentes y la empresa tiene la obligación de conocerlos, entenderlos y permitir su integración en la misma. Los jóvenes valoran ante todo el clima y el ambiente laboral.

 Ayer, en La Contra del periódico LA VANGUARDIA venía una interesante entrevista a la Psicoemprendedora social Montse Ventosa . Esta mujer ha realizado una macro encuesta sobre satisfacción en el trabajo. Los resultados son muy interesantes y entre otros destaca  como en  la empresa actual no casan  las jóvenes generaciones.  Lo que más critican de sus empresas es la falta de conciliación entre su vida personal y el trabajo. El tener que estar rígidamente en el puesto un número de horas.  Desean y valoran alcanzar el equilibrio profesional-personal y piensan que sus compañías actúan con muy poco sentido común en este aspecto. Invertir en conciliación es invertir en la empresa. Para el departamento de Recursos Humanos el problema es  demostrar la correlación directa entre estas políticas y los resultados económicos de su empresa porque a niveles macro si que está analizado y contrastado. En EL DEBATE  comentaba este aspecto porque me parece que es definitivo para enganchar y motivar a las personas de menos de 30 años en la empresa.

 

 ESTA CRISIS CAMBIARÁ EL CONCEPTO DE CONCILIACION TRABAJO-VIDA PERSONAL.

 ”Hemos comprobado lo que todos sabíamos, aunque no lo quisiéramos ver. Que las empresas cuanto más grandes son, más deshumanizados , y que más que personas, tienen números. Hemos visto cómo brillantes, abnegados y sacrificados directivos y mandos intermedios han sido prejubilados o despedidos en grandes expedientes de regulación por cuestiones de interés económico. Personas que han sacrificado ver crecer a sus hijos, estar con sus familias por cumplir objetivos, por atender a clientes, por estar en reuniones, al final han recibido el mismo trato que compañeros que han trabajado a mínimos. Por agilizar la estructura y por criterios de edad han sido obligados a abandonar la empresa. Esto lo han observado los trabajadores más jóvenes y han aprendido una cosa: Que hay que trabajar y esforzarse, pero no por encima de la vida privada. Por lo tanto, ya hay una exigencia laboral que antes no existía: la armonización entre trabajo y vida personal y familiar. Las empresas tendrán que contemplar esta realidadpara poder captar trabajadores con talento”.

 Otro punto muy interesante de la encuesta refleja la exigencia y necesidad de los jóvenes de participar y colaborar en el desarrollo de los proyectos  de sus empresas. La necesidad de sentirse escuchados y la ambición por ser creadores del proyecto empresarial. Es interesantísimo porque, hoy, las empresas que no cuiden la comunicación interna tienen un grave problema. Los jóvenes quieren ser escuchados y quieren sentir la empresa como suya. Vamos hacia una sociedad horizontal y muy, muy participativa y donde hayan personas y, sobre todo jóvenes, tiene que haber participación.

 También, me llamó la atención que “ascender” en la pirámide empresarial no está entre las fuentes de motivación de los jóvenes. Prefieren proyectos que los enriquezcan, contagien, les hagan aprender y crecer profesionalmente antes que el crecimiento vertical y jerárquico. Otra vez la horizontalidad. También, en EL DEBATE trataba este asunto:

 

EUROPEOS NO QUERRÁN RESPONSABILIDAD.

 ”Además, las nuevas estructuras empresariales están provocando un fenómeno curioso. Se dice que hay que estar más cerca del cliente y es verdad. Por lo tanto, hay que dar mayor protagonismo a las personas que se encuentra cerca de éste. Pero a su vez, las tecnologías permiten mayor control sobre todas las actividades y ello está provocando una extraña paradoja:se le exige más al que está al frente de los centros de negocios, pero se le restan atribuciones en aras al control. Para que todo el mundo lo entienda; un director de una delegación, de una oficina bancaria o de una unidad funcional se está convirtiendo en una figura a la que se le exige mucho, en la que se confía poco, es centro y responsable de los errores y, además, tiene una retribución no muy superior a la de suscompañeros que no tienen tanta responsabilidad .La mayoría de los puestos intermedios de las empresas se están convirtiendo en insatisfactorios porque el trabajo que realizan sólo se ve cuando no se hace o cuando se hace mal. Esto provoca que los jóvenes europeos que han vivido una infancia y juventud sin preocupaciones huyan de estos puestos de dirección intermedia e intermedia alta. La tendencia es que éstos sean ocupados por personas que han visto necesidad en sus casas y que están dispuestas a pagar el sacrificio necesario para romper con el pasado que vivieron sus padres. Nuevamente, al igual que en el 2000, los inmigrantes accederán a los trabajos que los europeos desestimen”.

 Estamos viviendo un proceso, en un mundo de incertidumbre y  todos,  empresarios y trabajadores, tenemos que hacer un importante esfuerzo por entendernos y, sobre todo, por hablar y escucharnos. Es paradójico observar como por un lado el empresario se siente sólo  , por otro, el trabajador considera que no se le escucha y que no se le tiene en cuenta.

 Nos falta comunicación y, también, más movilidad y menos rigidez. En la actualidad, no se mantienen posturas inamovibles ya que éstas son letales para la empresa. Todos debemos ir adaptándonos en  este proceso porque la sociedad está en un profundo cambio, por ello la estrategia debe ser ante todo adaptativa y, por lo tanto, las funciones y puestos de trabajo en las organizaciones. En este punto los jóvenes juegan con ventaja frente a los más mayores. Son más conscientes de esta realidad porque cuentan con la ventaja de la “liquidez” de espíritu, a mi edad, uno considera una injusticia y una pesadez tener que resetearse y, sin embargo, ellos se lo ven hecho. Hoy, la movilidad y el aprendizaje valen tanto como la experiencia.

 

MUCHOS TIPOS DE EMPLEO DESAPARECERÁN

“.. La tendencia es que esta dinámica se traslade a cualquier tarea que se pueda digitalizar. El trabajo decontabilizar facturas, de archivar documentos, de confección de nóminas, etc… se podrá hacer por medio de las nuevas tecnologías en otro lugar del mundo a mejor precio. Habrá centros de contabilidad, centros de análisis médicos, centros de administración laboral abiertos las 24 horas del día, ofreciendo el mismo servicio a un coste diez veces inferior. La pregunta es: ¿qué empleos seguirán siendo fundamentales?Aquellos en los que la persona sea esencial. Por ejemplo, un peluquero o un cirujano. El hombre apoyándose en las nuevas tecnologías y no el hombre compitiendo con las nuevas ecnologías. Analice su trabajo y piense si está o puede llegar a estar en colisión con ellas y, siempre, avance hacia desempeños que precisen la cooperación con las tecnologías. Por lo tanto, aparecerán nuevos puestos de trabajo. Las empresas subcontratarán lo que suponga ahorro de costes e invertirán en aquello que les produzca valor económico: estrategia, creatividad, ideas, talento, negociador armonizador de vida y trabajo, etc..”

 Por último, y siendo consciente que he abusado, querido lector, de su paciencia y tiempo dedicado a este post, deseo recoger la observación que realice en el mismo libro sobre el empleo y nuestros jóvenes.

 

 EL EMPLEO NO ESTARÁ A CINCO MINUTOS DE CASA

“… Es decir, habrá trabajo y se exigirá más preparación, el matiz es que será en Europa. Éste será nuestro nuevo ámbito, lo que implica que nuestros jóvenes tendrán que ir pensando en que su lugar de trabajo será a lo largo y ancho de los 27 países que forman Europa.A su vez, un 31% de los puestos requerirá mayor cualificación frente al 25% actual, mientras que los trabajos ligados a un bajo nivel de formación descenderán del 26% actual al 18%. El talento español tendrá que emigrar. Por lo tanto, lo mejor que podemos hacer los padres por nuestros hijos e hijas es invertir en que aprendan idiomas, que obtengan unos estudios oficiales y que conozcan su nuevo ámbito estudiandopor toda Europa. La formación será definitiva para poder competir con un croata, búlgaro o italiano por un puesto de trabajo, por ejemplo, en una fábrica de Alemania. La movilidad geográfica será una auténtica realidad y lo mejor que podemos hacer por las nuevas generaciones es prepararlas bien para este nuevo escenario”.

 

Gracias por leerme como cada jueves y hasta el próximo.

Últimos Comentarios

Ignatius J. Reilly 29-03-2015 | 23:14 en:
Autónomos
lucia Colom 12-03-2014 | 23:17 en:
LA ERA DE LA ACTITUD I