Las Provincias

img
DESCOMPOSICIÓN
img
Fernando Giner | 19-07-2013 | 06:48

Lo último que podía esperarse es este espectáculo dantesco, grotesco, de mal gusto y peor ejemplo que están dando los principales partidos de España.

Que el Presidente del Gobierno tiene que comparecer es una cuestión evidentemente clara, otro tema es cuando lo hará.
El escándalo Bárcenas puede llegar a tener tres consecuencias. Primero, judicial. Parece sin sustancia en el momento que escribo este post.

Otro tema es si esto desembocará en unas elecciones anticipadas. En mi opinión, no. En primer lugar, insisto un jueves más, por la decisión alemana de no querer ningún foco de tensión hasta Septiembre, hasta que pasen las elecciones germanas. Hasta entonces, Merkel quiere una Europa tranquila, con los menores sobre saltos posibles. En segundo lugar, porque la mayoría parlamentaria es muy sólida. Esto no significa que haya desencuentros internos, pero un anticipo no garantiza la mayoría absoluta a un “sucesor” interno de Rajoy y, por lo tanto, hay más que perder si hubiera ahora mismo elecciones. Y por último, el propio Rubalcaba es lo último que desea ahora mismo. No está para nada preparado para un adelanto de los comicios.

Es decir, de momento, no hay riesgo judicial y, tampoco, parece que crisis electoral. Por lo menos hasta Septiembre.

Entonces, ¿qué debe temer el Gobierno con todo este asunto de Bárcenas? Personalmente, considero que ha sido la gota que ha rebosado el vaso de la confianza en las instituciones públicas y políticas. La mirada de descrédito, indignación e indiferencia de un ciudadano hacia sus instituciones. Ese es el mayor problema que tiene este país en estos momentos. La desafección hacia la política es de tal envergadura que los representantes dejan de estar legitimados para hablar en nombre de los representados. La desvertebración institucional de este país. Su descomposición.

Veamos, las familias han hecho su ajuste, que decir de las pequeñas y medianas empresas, la administración pública está en ello, poco a poco, pero está. ¿Quién falta? El sistema político. Supongamos que tiene razón el Ministro Guindos y que estamos saliendo de la recesión. ¿Cómo será la España postcrisis? Todos ajustados, devaluados, más pobres, menos los partidos políticos. Es decir, los que tienen que gobernar la recuperación seguirán igual que siempre. Entonces, querido lector de VSJ, es imposible hablar de recuperación.

No es, sólo, la alegalidad en el tema de financiación de los partidos. Lo que más preocupa es que hay un sistema muy poderoso, ultra poderoso ( que una persona, supuestamente, pueda sustraer 45.000.000 euros y que nadie se percate es para pensar que se llevó las migajas) que depende, absolutamente, de un nombrador, de una persona que pone o quita a la hora de hacer una lista para un encuentro electoral. Es decir, que todo depende de la connivencia de dos partidos mayoritarios y éstos a su vez, de pequeños grupos muy poderosos que controlan sus organizaciones.

Es un sistema perverso, oligárquico, que sólo busca su propio mantenimiento. Eso es España. Un país en descomposición porque no se atreve a afrontar su deberes pendientes que es la reforma del sistema político.

Estoy convencido que Rajoy comparecerá, pero ese no es el tema. Saldrá y dirá que nada es verdad y que es un ataque al Estado de Derecho. Pero a mi entender, el asunto principal es si esta situación actual servirá para que los que gobiernan con mayoría absoluta, los que tiene valentía para la reforma del mercado laboral, para reformar las pensiones, incluso, reformar la constitución en 24 horas por expreso mandato de Europa, serán valientes, patriotas y estadistas para presentar una reforma del sistema de los partidos políticos.

Ahora mismo, una comparecencia del Presidente del Gobierno debe incluir, ante y sobre todo, una decisión de reforma del sistema político, como mínimo a lo que hace referencia a su financiación, a su injerencia en la administración pública y en la composición de las listas electorales.

El argumento es muy sencillo y de extrema justicia. No quiero que aparezca nadie a decir que todo es mentira y falso.
No es el tema, para eso esta la justicia. Lo que pido es que no vuelva a pasar. Si son capaces de subir el IVA, de recortar en Sanidad y Educación, ¿por qué no en sus privilegios?

Mientras el presidente no proponga nada en este sentido, la descomposición a la que estamos abocados es imparable porque la línea que separa la confianza de la desconfianza es muy gruesa, pero cuando se cruza es irrevocable.
A una sociedad que no llega a final de mes. Que no puede soportar un imprevisto. Que no puede planificar una semana de vacaciones y que no sabe si tendrá trabajo o no a la vuelta de vacaciones no se le puede pedir más impuestos, no se le pueden dar menos servicios , no se le puede asaltar a base de multas para que la recaudación se destine a asesores de políticos que, brutos, cobran casi 5000 euros al mes , a amigos de políticos que nadie sabe ni lo que hacen, ni donde están, a políticos que se atrincheran en privilegios en pensiones, dietas, contraprestaciones y en partidos que funcionan como reinos feudales.

¿Estamos viviendo la era de Robín Hood?

Le pido desde este blog al Sr. Rajoy que en su comparecencia proponga soluciones. Que demuestre verdadera voluntad de acabar con esto. Que evite la descomposición de una sociedad que está pidiendo con demasiada paciencia una reforma del sistema político, la misma que Vd. ha exigido a sus ciudadanos. Ni más, ni menos.
Gracias por leerme como cada jueves, hasta el próximo.