Las Provincias

img
ACTITUD POSITIVA
img
Fernando Giner | 09-10-2013 | 22:02

Me he esperado al 10 de Octubre para recomenzar el blog de VSJ . Vuelvo con la sana intención de intentar ser tremendamente positivo durante este curso.Por ello, mi primer post quiero dedicarlo a la Actitud.Es mi pequeño homenaje a todas aquellas personas con las que convivo en mi ámbito familiar, social o profesional y día tras día me permiten disfrutar de una enorme dosis de vitalidad. Y es que desde que me independice, profesionalmente hablando en 2010, mi propósito ha sido firme: Rodearme de gente positiva y quitarme de encima a l@s “vampir@s” de la energía positiva.

Fíjate, durante 22 años de experiencia profesional y, sobre todo, en mi etapa como director de la Escuela de Negocios he conocido a miles de profesionales, empresarios y directivos. Los he conocido muy bien porque además dirigía personalmente los MBA y hacía todas las entrevistas de admisión.
Si a fecha de hoy tuviera que clasificar a toda la gente que conocí, trazaría una línea gruesa y haría dos grandes grupos. Los que sabían lo que querían y los que no. Esa sería la gran diferencia entre unos y otros. Aquellos que tenían un proyecto, una causa y los que no. Y a continuación, podría hacer una siguiente subdivisión, los que tenían un plan para conseguirlo y los que no. Saber lo que se quiere es una fuerte ventaja sobre lo demás. Pero, igual de importante o más que saber es querer lo que se quiere, querer conseguirlo, querer pagar el precio correspondiente.

Siempre he pensado que de las tres competencias directivas, el conocimiento, la aptitud y la actitud, hoy esta última es sin lugar a dudas la más importante. En épocas pasadas o estables con saber y saber hacer era suficiente. Más que conseguir cosas, las cosas se nos presentaban ante nosotros y no teníamos mas que despachar para alcanzar los objetivos. Se crecía a dos dígitos casi sin buscarlo y con el menor esfuerzo. La pregunta era: ¿Cuánto vamos a crecer este año? No hacía falta actitud, estaba en la calle , en el mercado y las personas necesitábamos aptitudes para aprovecharnos del mercado. No hacía falta pedir optimismo, estaba la euforia en la calle.

No hace falta decir que en el 2013 todo ha cambiado. Volatilidad, incertidumbre e inestabilidad son los rasgos que mejor definen la realidad actual y, sobre todo, el futuro. La inestabilidad ha venido para quedarse. Y esto en si, ni es bueno, ni es malo, simplemente es y tenemos que estar preparados.

Por ello, la ADAPTACIÓN es una competencia básica en las personas del siglo XXI que consiste en AJUSTARSE A UN AMBIENTE. Y si ese ambiente es continuamente cambiante la adaptación es una forma de ser, de vida.
Y uno se adapta de dos maneras. O a golpes, de forma reactiva y detrás de los acontecimientos o con actitud proactiva, flexibilidad , fortaleza y, por supuesto, con ilusión. Lo he dicho muchas veces, da igual, lo diré una más : ESTAMOS EN LA ERA DE LA ACTITUD.

Nuestra ACTITUD es la respuesta que damos a algo o alguien. Es nuestra predisposición y, por lo tanto, una decisión de la voluntad. Cada vez que respondemos ante un estímulo hacemos, previamente, una elección de nuestros pensamientos, sentimientos y acciones. La base de la actitud está en lo que elegimos. Nuestra actitud depende de nosotros porque es la organización de pensamientos, ideas y creencias que se manifiestan en la conducta.

Si estamos en la era de la actitud y ésta es, en definitiva, una respuesta que depende de nosotros , te diré que , hoy más que nunca, el futuro, en gran medida, depende de cada uno de nosotros.

Como decía al principio, este primer post es mi pequeño homenaje a todas aquellas personas que eligen luchar, levantarse después de cada caída y mirar el futuro con esperanza. Gracias por elegir en positivo y por contagiar, día tras día, tanta fuerza y energía. ¿Y tu, querido lector, qué eliges?

Gracias por leerme y hasta el próximo Jueves.