Las Provincias

img
THANKS FOR YOUR MUSIC, LOU
img
Fernando Giner | 27-10-2013 | 22:08

Es impresionante lo que traspasa el arte y la cultura. En este caso, la música. La primera vez que escuché Rock and Roll Animal no daba crédito a tanta fuerza y energía transmitida. Era allá por 1979 y aunque el disco se grabó en 1973 me resultó la música más grande del mundo procedente d e la ciudad más grande del mundo. Las guitarras de Steve Hunter y Dick Wagner fluían con absoluta energía y vitalidad desde el vinilo a través de la aguja de diamante del Pioneer hasta los altavoces de mi AKAI.
Recuerdo el sonido. Era rock, pero era el rock más fuerte que jamás había escuchado y desde ese día, lo tuve claro: Jamás, nadie ocuparía un lugar en mi alma como él. Escucharía discos mejores, pero Lou siempre sería Lou.
Ese mismo año sacó un nuevo álbum , THE BELLS. Resultó una porquería de disco, me quedé a cuadros de lo malo que era, pero era de Lou y lo escuché y escuché hasta que me gustó.
Después me compré SALLY CAN´T DANCE. Otro disco más que regular, era tan regular que hasta el mismo cantante lo calificó como el peor que había grabado.
Llegué a pensar que si el Rock and Roll Animal era una casualidad, que sólo tenía un ese disco de calidad y el resto era todo pura bazofia. Pero un día, sucedió una de esas cosas que sabes que no ocurren por casualidad. Fue en la librería PARIS –VALENCIA , allí encontré un libro de ALBERTO MANZANO sobre la vida de LOU. Magia, arte y cultura. El libro, al final, tenía las canciones escritas y traducidas. Cuando leí BERLIN, descubrí la mayor maravilla que un poeta urbano podía escribir. Una gran epopeya. Compré el disco y lo escuché leyendo las letras, canción a canción. Ese día , comprendí que no me había equivocado. Impresionante. Único. Sin igual.
Al poco tiempo, un amigo me trajo de Andorra un doble en directo, TAKE NO PRISONERS. Era un concierto grabado en el BOTTOM LINE DE NYC. No tenía nada que ver con los anteriores. Canciones de más de 16 minutos en los que Lou no hacía más que hablar y comentar. Sinceramente, nunca he sido capaz de traducir y entender ese LP. Pero, de nuevo, escuchar SWEET JANE me ponía los pelos de punta.
El siguiente disco, como no, fue TRANSFORMER que incluye su hit WALK ON THE WILD SIDE. Me gusto mucho, pero ni la mitad de interesante que BERLIN.
Mi admiración por Lou era tal que me puse a buscar LP de la VELVET UNDERGROUND. En aquel entonces no era fácil. El primero que conseguí fue VELVET UNDERGROUND AND NICO. Una obra de arte. Fantástico. No sé cómo, descubrí en BARCELONA tiendas que tenía discos piratas de grabaciones de la VU. Intenté hacerme con todos. Cualquier dinero ahorrado iba destinado a aumentar mi colección louredista.
Mientras tanto, Lou iba sacando nuevos disco, pero entre tu y yo, era basura tras basura. Las crónica de revistas como POPULAR 1 o VIBRACIONES decían que se estaba desenganchando de las drogas y que el nuevo Lou le daba al alcohol. Mi héroe se desvanecía porque cada disco o concierto que realizaba era peor que el anterior. Vamos a ver, era como si todo su arte lo hubiera descargado entre los 60 y los 70 y para los ochenta no le quedara nada de nada. Lo digo como lo siento, como lo recuerdo, sufría de ver a mi ídolo de mal en peor. La situación fue tal que tuvo que interrumpir un concierto en MADRID en el campo de fútbol del General Moscardó (era 1980) debido al mosqueo que pilló la gente en el concierto. Duro quince minutos. Cuatro canciones. POPULAR 1 lo tituló: LOU REED EN EL OCASO DE LOS DIOSES.
Pero, me daba igual porque era Lou Reed. En los ochenta, en TVE 2 , emitían un programa los Martes que se llamaba LA EDAD DE ORO. En éste programa, los grupos que salían de la NEW AGE, PUNK y POST PUNK reconocían ,al cien por cien ,que su mayor influencia musical fue la VELVET UNDERGROUND. Para mí, aquello suponía como un reconocimiento a mi fidelidad musical , era como pensar: “ Ves como no te equivocas cuando Lou es tun ídolo”.
La última vez que vi a Lou Reed fue en Málaga. Era el disco BERLIN en concierto. Un auto homenaje. Esta semana cumple ese disco y Rock Roll ANIMAL cuarenta años y esta semana me llega la noticia de que Lou ha muerto. Parece mentira. Me siento triste, ha sido desde 1979 hasta 2013, es decir, 34 años escuchando, leyendo y buscando a Lou.
Me parece increíble como el arte, la cultura forma parte de nuestras vidas. Al final, un disco, una película, un libro es mucho más que eso porque son parte de nosotros. Es más, visto lo visto, nosotros no seríamos sin el arte y la cultura, por ello, hoy descubro que cada vez que muere un artista muere una parte de nosotros. Nos queda su legado y su obra, pero que duda cabe que se hace necesario que aparezcan nuevos compositores y es deber de todos fomentarlo y reclamarlo.
Los artistas son necesarios y la cultura es necesaria porque sin ellos y sin ella nos somos.
Hoy, en el muro de Lou Reed solo hay dos palabras: THE DOOR. La puerta que abre paso a un nuevo lugar. No es el final, es sólo otra dimensión.
Me despido con un comentario que he leído en su muro de FB: Lou, this is not a perfect day! Thanks and Goodbye!

Últimos Comentarios

Ignatius J. Reilly 29-03-2015 | 23:14 en:
Autónomos
lucia Colom 12-03-2014 | 23:17 en:
LA ERA DE LA ACTITUD I