Las Provincias

img
LAS HISTORIAS DE MÁS DE 100 EMPRENDEDORES
img
Fernando Giner | 11-03-2014 | 11:35

El proyecto 13 historias reales, que he comentado varias veces en este blog, ha llegado a su fin. Sin embargo, es un final relativo, porque aunque ya no se pueden enviar más historias, ahora empiezan las votaciones para elegir las 13 mejores y de ahí saldrá un nuevo libro que reunirá experiencias con el fin de animar a emprender a todo aquél que tenga una idea de negocio.

Lo que ha sido desde su inicio un proyecto de crowdlearning, un proceso horizontal donde aprender unos de otros a través de las experiencias vividas por los emprendedores y compartidas a través de la página web www.13historiasreales.com, nos muestra ahora otra de sus caras, una que no esperábamos: la que constituye un retrato, creo que bastante fidedigno, de cómo son y por qué emprenden los valencianos.

Las historias debían estar vinculadas a uno de los principios de mi libro 13 principios para emprender. En cuanto a los que han resultado más inspiradores para estos empresarios incipientes, no se aprecian en general grandes diferencias, aunque el favorito ha sido el de la acción, que agrupa un 21% de los relatos. No es extraño, ya que el pasar a la acción es la característica principal del emprendimiento, lo que diferencia al emprendedor del que se queda con su idea y no hace nada para convertirla en realidad. Otro que no ha tenido tanto éxito ha sido, por ejemplo, el del sacrificio, que reúne solo 4 historias. Y sin embargo, resulta también revelador, porque todas ellas pertenecen a personas que llevan años como empresarios y que conocen bien lo que supone ser tu propio jefe. Ahora bien, todas las historias tienen algo en común: la ilusión con la que cada proyecto se ha puesto en marcha, la enorme satisfacción que producen los éxitos cuando son para la propia empresa. De hecho, un 35% de los emprendedores que han compartido sus vivencias valoran por encima de todo la experiencia de haber puesto en marcha sus proyectos, independientemente de cuál haya sido su resultado.

Otro de los datos que nos han sorprendido, más aún en estos tiempos de crisis y con las tasas de desempleo que tenemos, es que solo 16 de las 108 historias se han planteado emprender porque no tenían trabajo, y solo 10 emprendedores cuentan que han decidido montar su negocio porque era la única salida que encontraban a la crisis. En contraste con esto, tenemos a 34 personas que explican que emprender siempre fue su primera opción, que no ha sido una decisión motivada por la situación económica, sino que siempre habían querido hacerlo. Es más, algunas historias dicen que primero ha venido la decisión de crear una empresa, y luego buscar una idea de negocio que desarrollar. Incluso hay 22 personas que han dejado un trabajo que ya tenían para emprender, porque no se sentían satisfechas con él. Estas cifras parece que desmontan el mito de que es la situación económica la que impulsa a emprender.

Por otra parte, hay un factor que estoy convencido de que ha influido positivamente en las oportunidades para emprender: Internet. La red proporciona unas posibilidades de difusión casi ilimitadas, un “escaparate” sin fronteras físicas ni temporales y sin apenas coste, lo cual ha facilitado la creación de nuevas empresas. De las 108 historias recibidas, 43, prácticamente la mitad, ofrecen sus servicios o productos únicamente a través de Internet, sin necesidad de mantener un espacio físico en el que atender a sus clientes o exponer sus mercancías. Ahora bien, no debemos caer en la generalización de que todo es Internet, porque tenemos también 45 historias de personas que han emprendido fuera de la red, lo cual es, si cabe, más valorable aún.

Otro de los mitos que rompen los datos que extraemos de 13 historias reales es el de emprender en equipo. Sólo 24 de las 108 experiencias pertenecen a grupos de personas, el resto, son individuales, aunque es también cierto que hay 34 emprendedores que destacan la importancia de contar con socios a la hora de montar un negocio, y la necesidad de que tanto la personalidad como las aptitudes de los socios sean complementarias.

Desgraciadamente, un mito que aún sigue vigente es el de género: 55 emprendedores o grupos de emprendedores frente a 31 emprendedoras o empresas formadas por varias mujeres. Poco a poco está cambiando. Desde aquí, quiero animar a todos los que tengan una idea, sean hombres o mujeres, a ponerla en práctica, tal y como han hecho ya estos 108 valientes.

Gracias, como cada jueves, por leerme y hasta el próximo.