Las Provincias

img
LA ERA DE LA ACTITUD I
img
Fernando Giner | 11-03-2014 | 11:03

El pasado viernes 7 de marzo tuve la oportunidad de asistir al I Encuentro Emprendedor de la Comunicad Valenciana, organizado por la Asociación de Jóvenes Empresarios de Valencia (AJEV), en el que ofrecí la conferencia inaugural.

Antes que nada, hay que decir que el evento fue todo un éxito, por lo que felicito a los organizadores y en especial a la coordinadora, Blanca Aznar, porque además fue un encuentro que ha demostrado ser muy necesario en los tiempos que estamos viviendo.

Como no podía ser de otra manera, durante mi intervención, insistí nuevamente en que la actitud es la principal herramienta de que disponemos en esta segunda década del siglo XXI; el querer hacer, como motor fundamental de las personas emprendedoras. En mi opinión, la actitud y la voluntad de aprender son hoy armas tan poderosas para enfrentarnos al mundo como el conocimiento y la capacidad de enseñar. Es aquí precisamente donde reside la fuerza de esta nueva sociedad horizontal en la que tanto creo y de la que tanto espero, una sociedad en la que todos nos necesitamos los unos a los otros, los jóvenes y los que ya no somos tan jóvenes. Esta colaboración solo puede ser entendida en una relación de tú a tú, desde la horizontalidad, porque en esta década la experiencia que alguien de mi edad puede aportar tiene exactamente el mismo valor que la destreza que posee un nativo digital, y ambas capacidades se complementan a la perfección.

Con la actitud rompemos las rutinas, que son las grandes enemigas de la generación de ideas. Con la actitud combatimos las excusas que nos impiden pasar a la acción. La actitud son los raíles por los que circula la pasión por cumplir nuestros sueños. Por ello, en esta época de la actitud debemos estar muy conectados con nuestros sentimientos, para que éstos puedan guiarnos hacia la consecución de nuestros sueños. Sentimientos, pasión y actitud, por una parte; actitud, ideas y acción, por la otra, son dos triángulos que permiten a esta nueva sociedad no conformarse con la dura realidad que nos está tocando vivir.

Entre otros puntos, reclamé que se imparta la asignatura de Cultura Financiera en los colegios, como base para fomentar el principio emprendedor de las personas. La educación actual está enfocada hacia el empleo por cuenta ajena, puede resultar cómico, pero es así. Durante toda la etapa de escolarización al alumno se le instruye en el conocimiento y las aptitudes para ser de mayor un buen trabajador. Memorizar, obedecer, no discutir, portarse bien, no cuestionar nada… el que hace eso, es un buen alumno y sus padres y profesores así se lo hacen saber. Esto tenía sentido en una sociedad industrial donde el empleo era una cuestión estable y los años promocionaban al empleado que se esforzaba. Pero en estos tiempos, ese formato no es válido. Por otra parte, tal y como me ha demostrado la experiencia, sin cultura financiera no se puede ser emprendedor porque no se puede entender la relación de la persona con el dinero, y sin esta relación no es posible que exista la empresa tampoco. La educación, dentro de unas normas éticas, con valores y sin ambición desmedida, debe enseñar y preparar para ganar dinero, no para buscar un empleo.

En la charla se abordaron muchas otras cuestiones, pero como resumen creo que está bien. Quiero agradecer de corazón todos los comentarios que me habéis hecho llegar tras la intervención, dar las gracias de nuevo a los organizadores y agradecerles también que me permitieran inaugurar el evento.

Y gracias, querido lector, como cada jueves, por leerme y hasta el próximo.

 

Últimos Comentarios

Ignatius J. Reilly 29-03-2015 | 23:14 en:
Autónomos
lucia Colom 12-03-2014 | 23:17 en:
LA ERA DE LA ACTITUD I