Las Provincias

img
LA ERA DE LA ACTITUD II
img
Fernando Giner | 23-04-2014 | 11:54

Hace unos días finalizaron las clases de la segunda edición de la Academia de Operación Emprende. Han sido tres semanas de intenso trabajo y aprendizaje, pero también de entusiasmo y pasión. Quiero destacar que desde el primer minuto todos los participantes han demostrado un afán y unas ganas de aprender insólitas. En todo momento, el grupo de alumnos se ha comportado como una auténtica unidad, se han puesto en común todas las ideas y se han establecido sinergias muy fructíferas. Ha sido impresionante comprobar cómo se han apoyado los unos a los otros para sacar lo mejor de cada compañero. Nuevamente, tengo que volver a hablar de la sociedad horizontal, porque los hechos así lo demuestran: 26 emprendedores en un mismo entorno, coordinado logísticamente por Raquel Montesinos, donde la participación y las sinergias animan a cooperar y no a competir, propiciando el surgimiento de un auténtico crowdlearning, es decir, aprendizaje entre todos. De hecho, la última sesión consistió en una pura puesta en común de todos los planes de negocio de los emprendedores donde la crítica de los compañeros era aceptada e interpretada como ayuda necesaria.

Business plan

Y es que sólo hay un objetivo: cumplir los sueños y para ello aparece la formación. No es un asunto de “titulitis,” sino de aprender para la acción, aprender para aplicar lo aprendido. Para ser eficaz la formación requiere que el alumno no necesite ninguna motivación extraordinaria, sino tan solo las herramientas precisas para poder actuar en la dirección que desea. Cuando descargamos las culpas del abandono escolar en los jóvenes, cuando los profesores presumen al suspender al 80% de la clase y cuando en la ESO nos quejamos de la falta de interés de los alumnos, deberíamos preguntarnos por qué los estudiantes no están motivados. ¿Es solo culpa suya? Seguro que la respuesta es no, porque cuando el aprendiz ve y comprueba los resultados del aprendizaje, éste no muestra más que entusiasmo. Pero, para ello, una vez más, hace falta horizontalidad porque ésta introduce la empatía en la relación profesor-alumno, mientras que cuando el que sabe solo habla direccionalmente desde el púlpito, lo que se crea es verticalidad.

Operación Emprende es un formato que viene a ocupar un espacio hasta ahora desatendido en la formación de emprendedores. Se trata de tres semanas a base de ‘píldoras de conocimiento’, en las que el profesor concentra, en un espacio máximo de dos horas, todos los aspectos que un emprendedor debe contemplar. La metodología es descriptiva, pero también experiencial y, sobre todo, actitudinal: es una metodología enfocada fundamentalmente a la acción, está todo bienintencionadamente dirigido a la actitud. De esta manera, profesor, alumno y grupo se funden y confunden en un todo que da lugar al crowdlearning, gran icono de la sociedad horizontal.

Quiero añadir también que todos los profesores que participamos en este proyecto lo hacemos de forma gratuita, altruista, pero no desinteresada, porque cada vez que hemos ido a impartir una clase, hemos recibido a cambio lo más valioso que puede recibir un profesional, que es la energía positiva, la actitud. Por lo tanto, creo que es necesario y de justicia, dar las gracias a estos magníficos alumnos en nombre de todos los profesores porque nos han enseñado algo muy importante: que en la vida necesitamos sueños y necesitamos esperanza, que los sueños están para luchar por ellos y que aquél que lucha por sus sueños puede decir con orgullo que tiene una causa en su vida. A eso yo lo llamo dignidad. Os puedo asegurar que allá donde esté diré que he estado con los mejores. Presumiré de haber conocido a personas como África Ambrosio, Alejandro Sahuquillo, Alicia Medina, Ana Espallardo, Ana Penades, Ana Sanchis, Arturo Santander, Miguel Ángel Montero, Rebeca Fas, Cristina Gómez, Francisco Serra, Juan Antonio Romero, Juan Toribio, Lucía Colom, María José Fuertes, Mamen Giménez, Pablo Muñoz, Patricia Ruiz-Cortina, Rafael Aparicio, Rafael Bernabéu, Remy Cebolla, Victoria Franco, Carlos Manglano, Yolanda González y Carmen Clavijo.

Aprovecho para nombrar el caso de Singularu, el proyecto de Paco Tormo, que empieza su andadura con el reconocimiento del eAward 2014 en la categoría de “Adaptación del off al on”, otorgado el pasado 12 de marzo. ¡Enhorabuena Paco!

Proyectos, sueños, ilusión, pasión y acción. ¿Qué más se puede pedir? Doy gracias a la Asociación de Jóvenes Empresarios por confiar en mí para dirigir esta Academia y gracias a la vida por encontrarme con los mejores.

Gracias, como cada jueves, por leerme y hasta el próximo.

 

Últimos Comentarios

Ignatius J. Reilly 29-03-2015 | 23:14 en:
Autónomos
lucia Colom 12-03-2014 | 23:17 en:
LA ERA DE LA ACTITUD I