Las Provincias
img
Fecha: octubre 17, 2015
25 platos que hay que probar
Jesús Trelis 17-10-2015 | 8:16 | 2

 
No son los más sofisticados, ni siquiera te ofrecen los sabores más rebuscados.
Son sólo los platos que has de probar porque te aportan felicidad. O eso creo yo,
un espía advenedizo que se ha colado en La Corte del Delantal
 

Seguir a Míster Cooking


Hay veces que me gusta someterme al martirio placentero de los recuerdos. Aunque entre nosotros, me gusta más dejarme llevar por las incertidumbres del futuro. Los superagentes somos así. Y los del País de las Gastrosofías aún más. Me paso las semanas planeando, imaginando, soñando. Creyéndome que tal día viajaré a Diverxo, que el otro estaré con Sandoval; soñando que subiré a Casa Gerardo, que  algún día conquistaré la cima de Mugaritz y me echaré a llorar. Y hasta me imagino que me dormiré una noche cualquiera entre los algodones de Los Roca. ¡ Es tan fácil soñar que a veces suelto los globos y me dejo llevar! Como un niño con alas.
“Entretanto déjame caminar,
coger bayas silvestres
para apagar mi amor hacia ti,
por tus senderos, tierra!”
Hölderlin

 

Pero volvamos al ayer. La memoria, el pasado a veces idealizado, me sirve para dibujar sonrisas. Para volver a disfrutar de mesas ya compartidas, saborear de nuevo esos platos que me pusieron aquel par de alas en los omóplatos y me hicieron flotar. “Aletea, aletea, sube venga… vuela Cooking, vuela”.  Porque me gusta mirar al pasado, tengo sobre mi mesa, una mesa cuadrada y al tiempo redonda, a veces muy alta y otras extremadamente baja… tengo sobre mi mesa, te decía,  mi colección de platos llamados a formar parte de la eternidad. Esos que una vez los has probado nunca los puedes ya olvidar. Como si Lewis Carroll lo hubiese impregnado de un hechizo literario.

 

Platos de los que te enamoras, platos que te hacen palpitar, platos que revolotean en el estómago y te hacen silbar de felicidad. Veo sobre mi mesa tantos y tanto, que me llego a emocionar. “¿Todos ellos me han hecho bailar, cantar, reír, disfrutar, correr, recitar, aplaudir, vitorear?”, me pregunté entusiasmado. Vi la presa que me sirvieron en Fierro, un bogavante inolvidable de Eneko, las añoradas ortiguillas de El Cabanyal, el siempre maravilloso arròs brut del siempre genial Bernd H. Knöller.

Vi decenas, cientos y cientos de platos de los que me enamoré… y aún palpitan con fuerza en mi interior llenando de gozo los días ¿Qué, si no, te supone esta maravilla?

 

 

a por ellos

QUE SON 25 

Ver Post >
Sobre el autor Jesús Trelis
Soy un contador de historias. Un cocinero de palabras que vengo a cocer pasiones, aliñar emociones y desvelarte los secretos de los magos de nuestra cocina. Bajo la piel del superagente Cooking, un espía atolondrado y afincado en el País de las Gastrosofías, te invito a subirte a este delantal para sobrevolar fábulas culinarias y descubrir que la esencia de los días se esconde en la sal de la vida.