Las Provincias
img
Fecha: octubre 24, 2015
Dónde comer un buen arroz en Valencia
Jesús Trelis 24-10-2015 | 8:29 | 7

 
Tengo que dar gracias  :lol: a los que se han querido mojar. Y a los que no. No siempre es fácil hablar.
Esto es un juego divertido, sin más. Ya sabes, mojarse con el arroz.
O lo que los cocineros dicen, mojar el arroz.
¡Qué empiece la cocción!

Seguir a Míster Cooking

Siempre he estado enamorado de él, lo confieso. Desde pequeño. Desde que lo veía allí, en la mesa, a mi lado: blanco, con un tono a veces  tostado que le daba un atractivo irresistible. Me gustaba de todas las maneras: cuando venía de la montaña, cuando venía de pasear por el mar, cuando venía de la huerta… de la mano de mamá… Con los años me ha ido fascinando más y más. A veces provocativo, con toques picantes; otro veces empalagoso, con toques dulzones; a veces desconcertante, salvaje, potente… irreconocible.

 

Ya sabrás a estas alturas, no voy andar con juegos de espía ‘cabroncete’, que este amor (algo más que platónico) del que te hablo lo proceso por el Arroz Divino. Un personaje vital de La Corte del Delantal. La Subsistencia para muchos. Un placer inmenso para otros. Un personaje de altura de este mundo de las Gastrosofías que, cuando lo devoras a cucharadas, te llena la cabeza de recuerdos, te hace viajar a tu pasado, te provoca, te seduce, te abriga cuando está cálido, te desconcierta cuando está pasado. Es esa gran estrella de la gastronomía que nos tiene conquistados a todos: desde China al Vietnam, desde Yukatán a Madrás, desde un poblado africano hasta cualquier lugar bañado por el nuestro siempre amado Mediterráneo.

El arroz se viste de mar

(by Alejandro de Toro)

… el arroz se viste de huerta,

(by Josep Quintana)

… al arroz lo viste mamá y te hace llorar…

Provocativo sin más

(Arroz Margarita by Camarena)

Fascinante a rabiar.

Ver Post >
Sobre el autor Jesús Trelis
Soy un contador de historias. Un cocinero de palabras que vengo a cocer pasiones, aliñar emociones y desvelarte los secretos de los magos de nuestra cocina. Bajo la piel del superagente Cooking, un espía atolondrado y afincado en el País de las Gastrosofías, te invito a subirte a este delantal para sobrevolar fábulas culinarias y descubrir que la esencia de los días se esconde en la sal de la vida.