Blogs

Jesús Trelis

Historias con Delantal

Rakel Cernicharo: “No estoy mentalmente preparada para ir por la estrella; creo que estaría insoportable”

MIENTRAS AFILABA LOS LÁPICES, la cocinera de Karak sacó una botella de agua y un par de vasos. A nuestras espaldas, su pareja ultimaba en el ordenador unos menús y el personal del restaurante se preparaba para el servicio de noche. La última vez que habíamos hablado en persona fue para preguntarme si hacía bien marchándose a concursar a Top Chef. Año y medio después, ha ganado, ha abierto un gran restaurante y ha serenado su anarquía. Aunque quien tuvo, retuvo.

#SALADEDESPIECE

1- JOAQUÍN SCHMIDT. FUERA DE GUIÓN

2- MANUEL ALONSOEXTRA DE PASIÓN

3- ABRAHAM GARCÍARE/VERSO LIBRE

4. CARLOS MEDINA. COCINA ELÉCTRICA

5. BERND H. KNÖLLERCATEDRÁTICO EN MESA

6. MIGUEL ÁNGEL MAYORSOBREDOSIS DE COCINA

7-RAKEL CERNICHARO. CICLOGÉNISES AL PLATO

(Reportaje fotográfico: Irene Marsilla/LP)

 

Rakel Cernicharo. Fotografía de Irene Marsilla.

 

1522096027227

EXTREMIDADES

Mete el dedo en algo.

En todo lo que se pueda. Me encanta. Cuanto más viscoso y guarro mejor.

¿Qué ves en las líneas de tus manos?

Trabajo. Y veo que las tengo jodidas. Que voy a vivir poco y que voy a tener artrosis en breve. (Ríe)

¿Te las destrozas…?

¡ Sí! Sigo limpiando platos. Y el otro día, la campana.

¿Puñetazos en la mesa?

No, doy palmadas en la mesa y alguna en las puertas. Siempre por trabajo…

¿Y te han dado algún puñetazo?

No, que recuerde. Si no es físico, me han dado muchos. Algunos los esquivé; otros me los he comido.

¿Zapatos de tacón?

En esta época de mi vida mejor zapatillas, para salir corriendo o permanecer aquí. En otras, fue el tacón.

Dale un puntapié a alguna actitud de la vida.

Daría muchos puntapiés a algunas mías; pero todavía soy joven y puedo cambiar.

TRONCO

Te salen alas en el omóplato, ¿dónde vuelas?

A algún sitio donde no haya teléfono móvil y que el restaurante esté cerrado.

¿Te han metido algún puñal por la espalda?

Sí claro. A todos en esta vida nos han metido. A veces es más doloroso y a veces, menos. Un apuñalamiento por la espalda puede ser una oportunidad.

Y tú, ¿lo has metido?

No intencionadamente. Y sí que he sido vengativa en algunas circunstancias de la vida, pero de manera justificada.

¿Te miras el ombligo?

¿Sentirme el centro de todo? No me ha dado tiempo a disfrutar. Tengo más la sensación de mirar hacia cuándo voy a parar. Más que mirarme el ombligo, tiendo a mirar cuánto de grande es la hostia que me voy a dar.

¿Vértigo?

Sí, todo lo que sube tiende a bajar y hay que preocuparse por la hostia.

¿Soporta tus espaldas el peso de la fama?

Creo que es más como un vaso que se va llenando. Estas cosas de la fama son como una estrella fugaz que va pasando.

¿Qué te revuelve el estómago?

Supongo que yo misma a veces, con lo que quiero, lo que no, lo que me da miedo… El no hacer bien mi trabajo, porque soy muy perfeccionista.

Prepárame unas costillas.

Las metería en salmuera. Ahora lo hago todo en salmuera. Las dejaría allí unas semanas y luego las haría a la brasa con una salsa guarra de esas que me gustan.

 ¿Eva es la costilla de Adán?

¡Qué pregunta! ¡Qué va a ser la costilla de Adán!

¿Te preocupa la barriga?

Hemos aprendido a convivir una con la otra. Alimenta la mía. Muchos pequeños bocados. Hasta colapsarte y que no supieses con cuál quedarte. Jugaría con tu mente.

Valencia 14-03-2018. Rakel Cernicharo. Fotografía de Irene Marsilla.

Rakel Cernicharo. Fotografía de Irene Marsilla/LP.

CORAZÓN

De corazón, puntúate como cocinera.

Bien, un bien… Así me sigo exigiendo.

¿Qué tanto por ciento hay de bondad en tu corazón?

Todo el que se pueda, partiendo de la base de que por el mundo en el que vivo soy un ser egoísta. ¡Pero estas son unas preguntas muy trascendentales!

La personas con el corazón más grande.

Muchas. Alguna trabaja conmigo, como Carolina. Más que cocinera debería ser Teresa de Calcuta. Y mi tía Piluca… Es difícil.

¿Qué o quién te lo partió?

Imagino que algunas circunstancias familiares.

¿Y conquistado?

Mi pareja, Javi. Me ha enseñado lo que es conquistar un corazón. La paciencia de conocerse día a día.

CABEZA

¿Se te va la cabeza?

Sí, claro. Y tengo momentos de ira y pasionales… El otro día me quedé encerrada y grité hasta las tres de la mañana. Pero viene bien a veces hacerlo.

¿Se te llena de pajaritos?

Siempre estoy soñando, pero luego bajo a la tierra.

De cabeza, 6 por 7.

Hostia, me has pillado… 42 (se ríe) ¡Me lo han chivado! (Se ríe mucho).

¿Cuánto ganaste en Top Chef?

¿En metálico? Unos 17.000 o 18.000 euros. Y los meses que estuve allí, el sueldo mínimo interprofesional. Personalmente, mucha sabiduría, saber dónde puede llegar el ser humano.

De cabeza también, ¿cuántas estrellas quieres tener?

Michelines tengo tres (ríe). Ahora no sé si estoy preparada mentalmente para ir a por la estrella. Creo que estaría insoportable. Puede ser una meta, pero ahora pienso en ubicarme aquí.

Valencia 14-03-2018. Rakel Cernicharo. Fotografía de Irene Marsilla.

Rakel Cernicharo. Fotografía de Irene Marsilla/LP.


LA PREGUNTA QUE RECHAZÓ

¿A quién le meterías un dedo en el ojo?

LA PREGUNTA QUE SE HUBIESE HECHO

¿Dónde me veo dentro de diez años? ¿Qué es lo que más me gusta y odio de la cocina?


«Siempre me digo que cuanto más miedo te dé una cosa, menos dudes en hacerla. Tengo comprobado que todo lo que me ha dado miedo a lanzarme es lo que más frutos me ha dado. Podrían haber sido las cagadas más importantes de mi vida, pero han sido los mayores aciertos». Le pregunto de forma directa: «¿Y cómo te ves?». Y responde entre dudas: «Supongo que infumable, incansable; supongo que soy así. Una más de entre un montón». Y rompe su descripción para centrarse en su dibujo: «No puedo parar, necesito ir haciendo puntos, bolas…». Fue como estar cocinando. Casi una obsesión. En realidad, la cocinera que saltó definitivamente a la fama tras ganar Top Chef es como una ciclogénesis. Un universo danzante de emociones. Éste es su AUTORREPLATO

dav

 


1520285176288

Temas

Karak, Rakel Cernicharo

Cuentos con patatas, recetas al tutún y otras gastrosofías

Sobre el autor

Soy un contador de historias. Un cocinero de palabras que vengo a cocer pasiones, aliñar emociones y desvelarte los secretos de los magos de nuestra cocina. Bajo la piel del superagente Cooking, un espía atolondrado y afincado en el País de las Gastrosofías, te invito a subirte a este delantal para sobrevolar fábulas culinarias y descubrir que la esencia de los días se esconde en la sal de la vida.

marzo 2018
MTWTFSS
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031