Con un apretón de manos

japerezduval@gmail.com

Esta mañana he desayunado con un amigo reciente.

Cuando la amistad es reciente se tienen muchas cosas de que hablar, con el tiempo, cuando una amistad puede decirse que es de toda la vida, entonces se tienen muchas cosas que recordar de una vida en común.

Se sustituye el yo creo que…, de los primeros tiempos por el recuerdas cuando…

Durante dos horas hemos hablado de todo lo divino y lo humano.

La mayor parte de las cosas que hemos dicho ya están en el baúl de los recuerdos, donde poco a poco se irán transformando en polvo.

Dentro de un tiempo solo quedará de esta entrevista el acuerdo de colaboración que hemos alcanzado.

Un acuerdo que se ha cerrado al viejo estilo valenciano, con un apretón de manos.

Durante siglos los hombres valencianos no necesitaron ni contratos ni abogados ni notarios, ni nada de todas esas zarandajas tan caras que hoy se emplean.

Tan solo un apretón de manos, tan solo su hombría de bien respaldando ese apretón, el honor de un hombre, el de su familia y los bienes de su empresa de tras,

Por eso los agricultores valencianos pudieron vender sus productos en todos los mercados del mundo.

Por eso los comerciantes valencianos pudieron viajar por todo el mundo con ligero equipaje.

Su firma en un documento valía tanto como el oro que representaba y su palabra más que su firma.

Dos horas de mi cada vez mas escasa vida bien aprovechadas, no por el provecho económico que casi seguro no existirá, sino por la consolidación de nuestra amistad y por una idea que él ha expuesto y que desde entonces ronda por mi cabeza.

España tiene muchos problemas.

Mi tierra, la Comunidad Valenciana aun tiene más.

Si Zapatero y Rajoy se unieran en una Gran Coalición, dispondrían del 90% del poder político. Y aunque no podrían resolver el 90% de los problemas de los españoles, podrían resolver muchos de ellos.

Camps dice que el agua de España es de todos los españoles. No estoy totalmente de acuerdo pero por el bien de la Patria, española y valenciana, puedo asumir la afirmación.

Pero el vaso en que se bebe es de cada cual.

El vaso necesario para beber el agua del Ebro, es carísimo un trasvase no sale barato, se necesitan muchos millones de € y estos deben de salir de otro capitulo del presupuesto.

Esto ya es difícil con buena voluntad así que aun lo será más si están a la greña.

Sigo dándole vueltas a la idea.

Me pregunto si no seria posible que la mayor parte de nuestros problemas se resolvieran si existiera esa gran coalición PP-PSOE o PSOE-PP que como los Reyes Católicos, monta tanto, tanto monta.

Y por que no, me respondo a mi mismo de nuevo.

¿Por qué en la próxima reunión Zapatero-Rajoy no nos dan la sorpresa y nos anuncia un gobierno al 50%?

Ahora que está tan de moda eso de la paridad quedaría bien, incluso seria una foto histórica para ellos a los que les gustan tanto las fotos.

En ese momento se acabaron los chantajes de los partidos minoritarios, Rosa podría jubilarse en paz y no vería destruido el poco prestigio que le queda en las múltiples

fugas que se preparan hacia el nuevo Partido Demócrata, el nombre importa poco, importa la actitud de Rosa y su camarilla.

Ni siquiera seria necesario tocar la Ley Electoral y mucho menos la Sagrada Constitución, no vaya a ser que se cuele por un rincón la III Republica.

Todo lo que se necesita es la hombría de bien de los agricultores y los comerciantes valencianos.

En realidad solo se necesita un apretón de manos y dos hombres que lo sean.

¿Lo son Zapatero Rajoy?

No lo creo, o al menos no lo han demostrado hasta hoy.

Ambos anteponen su ambición de poder y su interés de partido al bien de la Patria.

Así nos va.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
  • VerdadLibre

    Saludos a Valencia desde México. Visité Valencia y me encantó, el centro histórico con sus tiendas y restaurantes, la corte del mar, la catedral y el Santo Cáliz que desde niña como los caballeros andantes lo busqué con anhelo.
    Como fui a pasar las fiestas de fin de año me hospedé en el hotel Beatriz Rey Don Jaime, lugar confortable, limpio y personal muy amable y servicial además muy cerca de la Ciudad de las Artes y de las Ciencias, que era mi otro interés.
    La verdad que para visitar playas y nadar en un mar transparente y tibio prefiero México y me gusta viajar por Europa de octubre a enero, en invierno, pero visité las playas y sus restaurantes y la pasé muy bien.

  • Rafa

    ¿Pone que es de Agosto?

  • malr

    Yo soy vecino de la calle Pelayo. En mis idas y venidas a comprar, trabajar, etc. me encontraba a menudo tarjetas tanto de prostitución como de videncia africana. Con el tiempo me fueron haciendo gracia y ahora mismo tengo una buena colección para lamento de mi sufrida novia.

    Si uno observa estas tarjetas entre 2007 y 2012 puede delinear perfectamente la curva descendiente de la crisis económica. De los 50 euros por “polvazo”, por seguir la denominación de su post, en 2007 las hay en estos momentos por entre 5 (si, por desgracia hasta 5 €) y 20 €. Pocas hay ya que puedan pedir más de 20-25 €.

    Las condiciones materiales de todo tipo de ámbitos, por sórdidos que puedan parecernos, hablan alto y claro del estado general del país, y de la sociedad.

  • Jpmd1967

    Imaginemos que el candidato tiene 45 años y lleva 2 sin encontrar trabajo…siendo ingeniero técnico con mas de 10 años de experiencia.

    Y ahora imaginemos que se ha presentado a mas de 2300 ofertas sin éxito alguno.

    Imaginemos su estado de animo…

  • roberiluna

    Hola Jpmd1967 comprendo la situación que comentas, solo puedo ofrecerte apoyo desde las dos asociaciones que presido a nivel nacional, bien desde el coaching donde se está trabajando mucho en apoyo en la búsqueda y orientación laboral (AECOP) o bien desde especialistas en recursos humanos para que te puedan ayudar y asesorar (AEDIPE). En ambas organizaciones estamos apoyando casos de desempleo de modo gratuito, si crees que te puede interesar sencillamente contáctame a través de mi web persona http://www.robertoluna.es
    gracias por tu comentario
    saludos
    roberto

lasprovincias.es