Las Provincias

img
Categoría: Rincón del misterio
El falso sacerdote que habla en nombre de la Virgen y el demonio

Un grupo de mujeres graba una profecía del 'padre' Ángel en el valle de la Murta.

El imperio religioso del ‘padre’ Ángel se desmorona. Su convento fortificado junto a la cárcel de Picassent tiene cada vez menos adeptos. Dos delitos contra la Hacienda Pública, tres denuncias presentadas por ex miembros de la secta y una petición de condena de ocho años de cárcel son algunas razones de su declive. El falso sacerdote atraviesa unos de sus peores momentos.

Ángel Muñoz Bartrina, de 46 años, se sentó el pasado martes en el banquillo de los acusados de la Ciudad de la Justicia de Valencia. Además de la pena de cárcel, la Fiscalía pidió una multa de 2,3 millones de euros para el procesado. Sobre el polémico vidente pesan tres graves acusaciones: un fraude fiscal de 386.000 euros y los delitos de estafa y apropación indebida. Atrás ha quedado, enterrada por el tiempo y la falta de pruebas, la imputación de asociación ilícita.

El grupo religioso que lidera el ‘padre’ Ángel fue constituido en 1992 en Benaguasil sin patrimonio fundacional y con un límite de sólo 12.000 euros en su presupuesto anual. En pocos años, el falso sacerdote amasó una fortuna de tres millones de euros con el dinero que le entregaban sus adeptos para supuestas obras de misericordia.

Según la Fiscalía, el procesado compró y escrituró a su nombre numerosas propiedades inmobiliarias entre los años 1992 y 2003 sin pagar los tributos correspondientes. El convento fortificado, que tiene más de 300 metros cuadrados edificados, fue restaurado completamente por cerca de 80 albañiles en 1994. Las obras costaron cerca de 1,8 millones de euros. El edificio figura en el catálogo municipal de bienes protegidos.

Un cementerio ilegal

La construcción de un cementerio junto al convento puso en una situación complicada al líder de la Junta de la Esclavitud del Sagrado Corazón de Jesús, el nombre oficial de la secta.

La Conselleria de Sanidad denegó la autorización solicitada por Ángel Muñoz para enterrar a sus monjas en el recinto de Picassent. Las órdenes de clausura tienen la posibilidad de dar sepultura a sus difuntos en sus propios cementerios, pero la asociación que lidera el vidente incumple los requisitos legales.

El vidente con algunas de sus monjas en el valle de la Murta en Alzira.

La valla que rodea el convento mide en algunos puntos hasta cuatro metros de altura. Los agricultores de la zona comentan que el ‘padre’ Ángel mandó construir alambradas y muros muy altos para que nadie pudiera ver desde el exterior los rituales de la secta.

Quería construir una catedral

En el año 2000, según las investigaciones de la Guardia Civil de Valencia, el falso sacerdote era titular de cinco cuentas bancarias a pesar de que no realizaba ninguna actividad profesional. Un año más tarde, Ángel Muñoz presentó otro proyecto para construir una catedral gótica con una capacidad para 300 personas.

El edificio restaurado en 1994 se había quedado pequeño. Tras estudiar la propuesta, el Ayuntamiento de Picassent trasladó el expediente a la Conselleria de Cultura. El nuevo templo nunca se realizó.

El 1 de octubre de 2003, la Guardia Civil detuvo al ‘padre’ Ángel y registró su convento. Los agentes confiscaron 336.000 euros, documentos y numerosas joyas en el despacho del estrafalario profeta. Este fue el comienzo de su gran declive. Su imperio religioso y económico empezó a desmoronarse.

Las graves acusaciones contra el vidente, aireadas por la prensa local, dañaron su imagen. Y de los cerca de 2.000 fieles que llegó a reunir en un paraje de Alzira en 1990, cuando se erigió en portavoz de la Virgen y anunció trágicos vaticinios, pasó a tener poco más de 50 adeptos incondicionales.

Ángel Muñoz cimenta su gran autoridad sobre sus fieles en trágicos vaticinios en nombre de la Virgen y el demonio. «La Corona de España rodará pronto por las calles de Madrid. Habrá una nueva guerra civil peor que la del 36, y no quedará ni una sola iglesia ni un solo convento en pie», aseveró Ángel Muñoz en 1990 antes sus adeptos tras entrar supuestamente en un estado de trance. Ese mismo año, el Boletín Oficial del Arzobispado publicó la pena de entredicho que cometió el ‘padre’ Ángel por oficiar liturgias y ordenar monjas sin ser sacerdote.

La pena de entredicho publicada en el Boletín Oficial del Arzobispado de Valencia.

El arzobispo Miguel Roca exhortó al líder de la secta a que depusiera su actitud y reparase el escándalo causado entre sus fieles, pero el vidente continuó celebrando rituales en el paraje del Racó de les Vinyes en Alzira.

«Las representaciones me daban miedo», recuerda Pedro Yuste, un ex ayudante del falso sacerdote. «Se tiraba al suelo entre convulsiones y distorsionaba la voz. Eso significaba que hablaba en nombre de la Virgen del Remedio», añade.

El vidente imitaba incluso la voz del mismísimo diablo para convencer a sus adeptos de que el mal estaba muy cerca. «Tengo grabada una escena terrorífica. Hablaba con la voz de la Virgen cuando, de repente, se tiró sobre la gente y explicó a gritos que Satanás estaba dentro de él», sostiene el ex miembro de la secta.

Los miembros de la asociación que preside Ángel Muñoz únicamente pueden acceder a otros templos cuando no se está celebrando en el interior la misa y con unas condiciones muy estrictas. Las mujeres deben llevar mantilla, medias y manga larga. Todo a la antigua usanza. Tanto es así que, según Pedro Yuste, «las mujeres se sientan delante y los hombres detrás».

Pero como buenos valencianos, los seguidores del ‘padre’ Ángel también celebran las Fallas, con monumento incluido, y algunas fieles se visten con el traje de valenciana durante las fiestas josefinas o de andaluza cuando honran a la Virgen del Rocío.

En el convento fortificado hay una fuente de la que los fieles se llevan agua a sus casas. Respecto a las procesiones que se celebran por los alrededores del recinto, muy cercano a la cárcel de Picassent, el Viernes Santo sacan en procesión al Cristo y los presos le cantan saetas.

Hay también una fecha fija en la que los fieles acuden al paraje Racó de les Vinyes, en el término municipal de Alzira, para escuchar “el mensaje de la Virgen del Remedio”. explica Yuste. Es durante un momento del rezo del rosario cuando el mesías, de repente, deja de orar y su voz cambia “para difundir a través de él las palabras de la madre de Dios”.

Durante esos momentos, la voz del ‘padre’ Ángel se transforma y tiene un tono más bajo, como si estuviera afónico, y al acercarse al micrófono el efecto tétrico es mayor.

Tras 15 años sin mantener ningún contacto con el vidente y después de conseguir que su madre dejara también la secta, el ex adepto reconoce que guarda rencor a Ángel Muñoz porque engañó a su madre y a muchas otras personas. Por ello, colaboró con la Guardia Civil en la investigación de este caso.

Según Yuste, el falso sacerdote capta sobre todo a gente mayor que por alguna razón no tiene contacto con su familia. “Su única intención es sacarles dinero”, asegura.

Ver Post >
El fantasma del Palau

Vídeos:
El fantasma del Palau de la Generalitat – Primera parte
El fantasma del Palau de la Generalitat – Segunda parte

Javier Martínez  (27/08/2006).  Dicen que los fantasmas existen y que los han visto incluso en edificios oficiales como el Palau de la Generalitat Valenciana y la antigua sede de la Conselleria de Sanidad.

En marzo de 1990, un vigilante de los despachos de las consellerias de Sanidad y Trabajo aseguró haber visto el espectro de una parturienta que buscaba a su bebé. La visión de este supuesto fantasma nunca se pudo demostrar. El parapsicólogo Jesús Genaro realizó una ardua investigación en los pasillos y salas de la antigua clínica de maternidad La Cigüeña, actual sede de la Conselleria de Bienestar Social. Las grabaciones de vídeo, los aparatos de rayos infrarrojos para captar psicoimágenes, los detectores de aire y movimiento y las psicofonías dieron un resultado negativo.

Dieciséis años después, otro vigilante de seguridad vio con asombro una extraña imagen circular que se movía junto a los muros del Palau de la Generalitat. Sucedió el pasado mes de junio, pocos días antes de la visita del Papa a Valencia.

Pero en esta ocasión, el supuesto espectro sí que se pudo grabar. El moderno sistema de seguridad del edificio de la calle Caballeros, con circuito cerrado de televisión incluido, posibilitó el registro, almacenamiento y posterior reproducción de la imagen.

Atento a sus monitores

Como todas las noches, el vigilante se encontraba atento a varios monitores. Desde su silla controlaba los accesos y las fachadas del antiguo palacio.

Todas las imágenes que captan las cámaras del edificio se reproducen en varios monitores en tiempo real, lo que facilita enormemente el trabajo de vigilancia y reduce el número de vigilantes jurados y policías autonómicos destinados en el servicio de seguridad del Palau de la Generalitat.

Pasaban las horas y la madrugaba parecía tranquila. Era una noche más de rutina del pasado mes de junio. De repente, unos haces de luces dibujaron nítidamente una imagen redonda en el exterior del edificio junto a la fachada de la calle Caballeros. Se trataba de una extraña figura de color amarillento que se movía sin una dirección fija.

Sin perder tiempo, un vigilante y un policía acudieron con una linterna al lugar donde se había detectado la anomalía. Fueron momentos de cierta confusión porque no sabían lo que se iban a encontrar. Segundos después, los dos hombres llegaron a la calle Caballeros y descubrieron que allí no había otra presencia humana que la suya. Las extrañas luces ya no se veían y no había ningún rastro del supuesto espectro.

Para quedarse más tranquilos, el guardia de seguridad y el agente de la Policía Autonómica inspeccionaron el interior del palacio en su parte recayente a la calle Caballeros y tampoco descubrieron el origen de los haces.

Pero entonces, ¿qué es lo que había visto su compañero en el monitor? ¿Quizá fue un efecto óptico engañoso? Nadie encontró respuestas lógicas a estas preguntas y se olvidaron del incidente con el paso de los días, aunque los hechos fueron muy comentados entre el personal del Palau.

Nueva aparición

Pero una semana después, cuando Valencia se preparaba para el inminente V Encuentro Mundial de las Familias, las luces amarillentas volvieron a aparecer de madrugada junto a otra de las fachadas del edificio.

En esta ocasión, la imagen también fue grabada por una cámara de seguridad externa y el personal de seguridad comenzó a darle más importancia al suceso que la vez anterior.

Fue entonces cuando realizaron una copia de las imágenes en un disco compacto para mostrárselas a los responsables de la seguridad del palacio y al presidente de la Generalitat, Francisco Camps.

Otra personalidad que visionó la grabación fue el conseller de Agricultura, Juan Gabriel Cotino. Los dirigentes valencianos restaron importancia a lo que habían visto y dieron instrucciones precisas para que no se difundieran comentarios sobre un supuesto fantasma.

Eran los días previos a la visita del Papa Benedicto XVI y entre el personal del Palau de la Generalitat ya circulaban de boca en boca algunas interpretaciones sobre los haces de luces grabados de madrugada.

jmartinez@lasprovincias.es

Ver Post >
El narcosatanismo, el ritual de la droga

Los adoradores de Satán celebran rituales en España, pero detrás de algunos de estos grupos se esconden importantes tramas de tráfico de drogas y prostitución. Miembros de clase alta y jóvenes universitarios acuden a reuniones satánicas como una válvula de escape a sus problemas.

Sexo, sangre y droga. Este peligroso cóctel puede resultar mortal para los miembros de algunas sectas satánicas fundadas en la última década en España. Estos grupos, que se suelen reunir en bosques cercanos al mar, practican diversos rituales con esos tres elementos como ingredientes de una actividad misteriosa y lucrativa.

Defienden una libertad absoluta y el disfrute de nuevas experiencias sexuales, pero su objetivo no es otro que convertirse en intermediarios del narcotráfico o lucrarse con la trata de blancas.

El narcosatanismo, una de las prácticas de estos grupos, se basa en la introducción de alijos de cocaína procedentes de México y Colombia. Durante una concentración de fieles satánicos se invoca a los dioses del mal para que el tráfico de drogas llegue a buen término.

“Los grupos satánicos de verdad se guían por los nueve mandamientos de la Iglesia de Satán, pero los nuevos grupos surgidos del narcotráfico los utilizan a conveniencia. Es todo un negocio puro y duro”, asevera un investigador de sectas que prefiere mantenerse en el anonimato.

Además, para asistir a una de estas particulares reuniones los interesados llegan a pagar cantidades de dinero que no todo el mundo puede permitirse. Entre 1.000 y 3.000 euros puede cobrar la secta a cada participante en un ritual de fuego o sexo combinado con drogas.

Este elevado coste lleva a los grupos satánicos a captar adeptos entre los empresarios y gente joven que se mueve por el mundo de la noche, así como en las universidades. Tras contactar con ellos e intercambiar ideas les prometen placeres sexuales prohibidos y otros bienes.

Lavado de cerebro

Son adeptos que confían de forma inmotivada o desmedida en “un agente bienhechor que nunca llega”, sostiene un sacerdote especializado también en la investigación de sectas.

El lavado de cerebro que suelen hacer para conseguir la sumisión de la persona “es digna de estudio”, afirma el experto religioso. Utilizan técnicas de oratoria y métodos ilícitos que terminan por convertir al ciudadano, generalmente un joven con carencias afectivas, en una víctima.

El único requisito para entrar en la secta es ser una persona liberal, aunque luego es mucho más difícil salir del grupo. El adepto tiene una doble vida y, aunque puede parecer una persona normal, poco a poco se distancia de la familia y depende más del grupo satánico. Sólo intenta salir cuando descubre que está traficando con drogas o prostituyendo a mujeres.

Una vez que consiguen librarse de la presión a la que eran sometidos por la secta, muchos no se atreven a denunciar a su anterior grupo por miedo, pero otros colaboran con las Fuerzas de Seguridad y ayudan a desmantelar estas peligrosas organizaciones.

Unas 50 sectas

El cambio de milenio y los consiguientes mitos del fin de la humanidad en la cultura cristiana crearon en los últimos años un caldo de cultivo óptimo para el crecimiento de algunos mesianismos en España, especialmente los más destructivos. El Ministerio del Interior maneja un listado en el que considera como sectas a cerca 50 grupos de dudoso prestigio que actúan en distintas regiones españolas..

La Policía Nacional y la Guardia Civil han ampliado sus investigaciones no sólo a colectivos sospechosos y que en algún momento han sido relacionados con alguna actividad delictiva, sino que también han comenzado a barajar la posibilidad de que exista un comportamiento fanático en asociaciones que supuestamente estarían muy alejadas de lo que pudiéramos entender como una secta, un término que no implica necesariamente connotaciones negativas. Estos grupos cuentan en España con cerca miles de seguidores que tienen una parcialidad ideológica.

Organizaciones como Gran Fraternidad Blanca, Maestros Ascendidos, Adoradores de Seth, Hermanas del Halo de Belcebú, La Familia del Amor, también conocida como Niños de Dios, la Congregación del Olivo, etc…, así como hermandades de carácter religioso y hasta asociaciones con entidad jurídica figuraban en un informe policial elaborado hace años por los investigadores del Ministerio del Interior.

Algunos de estos colectivos se configuran como iglesias, incluso utilizan su terminología y sus símbolos e intentan ser una copia de ellas; otros proclaman sus fines benéficos, curativos o incluso culturales para eludir las investigaciones policiales.

Orgías en el bosque

También hay una asociación filantrópica que se dedica a organizar viajes desde Alemania para celebrar orgías, durante los fines de semana, en los bosques del límite de la provincia de Alicante y Valencia. Este grupo denominado Los Oschos está considerado como una “secta de diseño”, según explica otro investigador que prefiere no revelar su identidad por miedo a represalias. Los Gnósticos es otra agrupación que adora las prácticas sexuales, y celebra extraños rituales.

Las fuentes del Ministerio del Interior consultadas coinciden en que la finalidad fundamental de las sectas es conseguir poder y dinero, y otra más preocupante aún: dominar la propia vida humana.

A pesar de la diversidad de los grupos sectarios asentados en España existen rasgos comunes en la mayoría de ellas. El principal nexo de unión consiste en el carácter mesiánico de sus líderes. Disponen de sedes oficiales y viviendas de lujo, y no reparan en gastos, sobre todo cuando los fondos son ajenos.

“Hay mesianismos que tienen un carácter destructivo para las personas de su entorno más próximo”, sentencia un policía nacional experto en sectas, quien añade: “Estos grupos son los más peligrosos”. Pero también hay movimientos de espiritualidad oriental (derivados del budismo y sintoísmo) más flexibles y colectivos esotéricos que lavan el cerebro.

Ovnis y extraterrestres

Las sectas ufológicas, que utilizan el fenómeno ovni y la supuesta existencia de extraterrestres para sus fines, experimentaron un incremento en la provincia de Alicante como consecuencia del cambio de milenio y los éxitos editoriales sobre los objetos voladores no identificados.

Estos grupos tienen como principal característica la de presentar a los extraterrestres como seres más perfectos y buenos que los hombres. Además, sus líderes dicen haber recibido la revelación de que las civilizaciones desaparecidas de la Tierra procedían de otros planetas, y con estas aseveraciones pretenden aclarar o modificar conceptos sobre el significado de la Biblia. Incluso, anuncian situaciones apocalípticas mundiales en las que sólo se salvarán los elegidos por la secta

Ver Post >
Sobre el autor Javier Martínez
Javier Martínez Fernández nació en Granada, aunque reside en Valencia desde que tenía ocho años. Hijo de padres jienenses (naturales de Beas de Segura), también vivió en Almuñécar, Pilar de la Horadada y Elche. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, redactor del periódico Las Provincias desde 1989 y colaborador de Gestiona Radio y CV Radio Valencia. Javier siente y vive su profesión, aunque algunas veces se queja de que le toca bailar con la más fea: la crónica negra. Desde que se especializó en la crónica de sucesos, ha participado en tres seminarios de la Universidad CEU Cardenal Herrera (como ponente y organizador) sobre el periodismo de sucesos, es coautor de cuatro libros de formación para policías y guardias civiles, fue profesor del Máster de Periodismo de Las Provincias-CEU Universidad Cardenal Herrera y conferenciante en el Coloquio Internacional para una Comunicación Libre de Violencia celebrado en México en 2010. El autor de este blog ha intervenido también en numerosos programas de radio y televisión ('Espejo Público', 'Cuarto Milenio', 'Equipo de Investigación', 'Informe DEC', 'Sabor a ti', 'Esta noche cruzamos el Mississipi', 'Milenio 3' y 'El rastro del crimen') y publicó 30 reportajes en la revista especializada 'Así son las cosas' entre 2003 y 2007.

Otros Blogs de Autor