Las Provincias
img
Directores narcisistas: La megalomanía de James Cameron
img
Juan Sanchis | 28-11-2014 | 10:34

 “Nunca pensé en lo que hacía en términos de arte, o esto es grande o estremecedor, o cosas por el estilo. Para mí siempre fue un trabajo, que yo disfruté enormemente, y eso es todo”. John Ford

 

 

cameron-dicrapio

Cameron y Di Caprio en el rodaje de 'Titanic'.

James Cameron es un buen director, solvente.  Probablemente actualmente sea uno de los mejores rodando escenas de acción. Pero creo que es uno de los más sobrevalorados. Empezó su carrera con ‘Terminator‘, rodada con un presupuesto ínfimo y una de las obras maestras de la ciencia ficción. Con ella pasó a ser pionero en una temática plenamente vigente: la relación del hombre con  las máquinas. Es considerado como uno de los directores que junto a Ridley Scott, George Lucas o el propio Spielberg, entre otros, contribuyó a cambiar el concepto de la ciencia ficción en los 80. Pero con el tiempo no ha sido capaz de mantener el nivel. Sólo su ansia de triunfo, de reivindicarse como uno de los grandes, unos presupuestos desmesurados, campañas de marketing perfectamente orquestadas, el recurso a la espectacularidad con proyectos casi megalónamos y a las nuevas tecnologías le ha dotado de un halo de creador que sus obras no merecen.

Es indudable que es un maestro de las escenas de acción. La persecución del T-1000 en un camión de un joven John Connor en motocicleta en ‘Terminator 2: El juicio final‘ o el final de ‘Mentiras arriesgadas‘ son brillantes y espectaculares. Otra de sus virtudes es la construcción de historias coherentes con personajes fuertes, con especial atención a las mujeres.

Ahora bien, su afán por incorporar los últimos avances técnicos en sus trabajos ha ido deteriorando la coherencia y fuerza de sus historias. Sus películas ahora mantienen la atención gracias a la espectacularidad. El punto de atención pasa de lo narrado a la forma de rodar; su cine queda así reducido a poco más que a imágenes muy elaboradas concatenadas pero sin una trama sólida. Samuel Goldwyn, uno de los más grandes productores, definió este fenómeno con una frase lapidaria:”una pantalla grande sólo hace el doble de mala a una mala película”. En otras palabras, no importa tanto la marca de la pluma con la que se escribe como el talento del autor. 

Las innovaciones técnicas han pasado a ser casi una obsesión en su cine: desde la realidad tridimensional hasta movimientos excéntricos de cámara que debilitan el hilo narrativo. Cae así en un barroquismo que engaña con su apariencia recargada pero vacía. Titanic‘, la película que junto a Ben Hur tiene más Oscar, ha sido sobrevalorada. El marketing intentó vender su rodaje como una epopeya similar a la de ‘Lo que el viento se llevó‘. Pero Cameron no es David O. Selznick

Las supuestas dificultades que presentó rodar ‘Titanic‘ fueron fruto del injustificado perfeccionismo y de la tendencia a la megalomanía del director. ¿Era necesario reproducir al detalle la cubertería y cristalería que iba en el barco? Complicaciones innecesarias como esta llevaron a descuidar la historia de amor imposible que actúa de catalizador de la cinta. Una trama que empieza bien, pero acaba acaba convertida en un inverosímil folletín. Si algo se salva del naufragio son las interpretaciones de Kate Winslet y Leonardo Di Caprio. ‘Titanic‘ es una buena película pero no una de las grandes y fue injustamente premiada.

Avatar

Imagen de Avatar.

En lugar de rectificar, Cameron se mantiene en sus trece. ‘Avatar‘ es muestra de su nueva obsesión: el 3D. La producción parece destinada a difundir la nueva tecnología a la manera de un publirreportaje. Las escenas innecesarias pero efectistas se suceden con lo que parece que Cameron sólo quiera demostrarnos lo buen director que es. Y amenaza con más de lo mismo en la nueva entrega. Triste situación para alguien que podría haber sido uno de los grandes de su generación. Y quizá radique ahí el problema: ser capaz de hacer una pequeña joya como Terminator con un presupuesto ínfimo al inicio de su carrera pone el listón muy alto. Quien sabe si su trayectoria no es sino un intento por superarla o, al menos, igualarla.

  • https://www.facebook.com/juanviraga juanvicenteraga

    3.2.1 envidia! 

Sobre el autor Juan Sanchis
"¿Usted ha visto caminar a Henry Fonda? Pues eso es el cine”. Así definía John Ford el Séptimo Arte y creo que no hay una mejor. El cine es lo que cada uno quiere que sea. Otro maestro, Billy Wilder, afirmó que "Si el cine consigue que un individuo olvide por dos segundos que ha aparcado mal el coche, no ha pagado la factura del gas o ha tenido una discusión con su jefe, entonces el cine ha alcanzado su objetivo". No hay más que añadir.

Otros Blogs de Autor