Las Provincias
img
Diez thrillers españoles de visión obligada
img
Juan Sanchis | 23-03-2017 | 18:27

Imagen de 'El guardián invisible'.

Imagen de 'El guardián invisible'.

Cada vez son más numerosos los thrillers realizados por directores españoles. Quizá sea aventurado hablar de una época dorada, pero sin duda se puede disfrutar de grandes películas que hasta hace muy poco eran exclusivamente coto exclusivo de realizadores de otros países. ‘El guardián invisible‘ (2017), una película de Fernando González Molina, es una de las últimas de estas. Aún así las películas españolas no logran todavía dejar atrás el tono pesimista, fatalista, y casi desesperado que las ha caracterizado en casi cualquier género durante las últimas décadas.

Ficha

El guardián invisible 2017 129 min. País: España Calificación Interesante Director: Fernando González Molina Guion: Luiso Berdejo (Novela: Dolores Redondo) Música: Fernando Velázquez Fotografía: Flavio Martínez Labiano Reparto: Marta Etura, Elvira Mínguez, Francesc Orella, Itziar Aizpuru, Carlos Librado Productora: Coproducción España-Alemania; Nostromo Pictures –Atresmedia Cine / ZDF / arte

No es una gran película, pero de se deja ver con gusto. González Molina abandona, esperemos que definitivamente, su trayectoria que le ha llevado a firmar series tan cutres como ‘Bienvenidos al Lolita‘ o películas tan prescindibles como ‘Tengo ganas de tí‘, para ofrecer un más que aceptable thriller en esta adaptación de la primera de las novelas de la Trilogía del Baztán de Dolores Redondo.

Amaia Salazar, muy bien intepretada por Marta Etura, vuelve a Elizondo, su lugar natal, para investigar el asesinato de unas jóvenes que aparecen desnudas junto al río. Allí se encontrará con los demonios de su pasado. La película oscila entre la investigación y las relaciones de la inspectora con su familia a través de flashbacks bien construidos. La película tiene un aire nórdico tan de moda y consigue crear una atmósfera inquietante con el paisaje navarro, casi siempre bajo la lluvia, que se acompasa perfectamente a la historia.

 

El crack (1981)

Homenaje de José Luis Garci, en una de sus mejores películas, al cine negro americano de los años 40. Alfredo Landa hace una magnífica interpretación de Areta, un antiguo policía que trabaja como detective y que recibe el encargo de encontrar a la hija de un empresario de Ponferrada. Garci aprovecha para hacer un retrato de la España de los 70.

 

La isla mínima (2014)

Juan y Pedro, dos policías de homicidios de Madrid, son obligados a desplazarse a un remoto y olvidado pueblo de las marismas del Guadalquivir a investigar la desaparición de dos chicas adolescentes. Alberto Rodríguez desarrolla una trama policíaca muy clásica que en realidad le sirve de excusa para hacer un análisis social de la época, la Transición española, pero en un pueblo aún anclado en el pasado y donde lo principal siguen siendo problemas como los de los jornaleros, la marginación de la mujer o la extrema pobreza. La influencia de la serie ‘True Detective‘ está presente en toda la producción.

 

Cien años de perdón (2015)

Seis hombres disfrazados y armados asaltan la sede central de un banco en Valencia. Pero nada saldrá como estaba planeado. Esto provoca desconfianza y el enfrentamiento entre los dos líderes de la banda, El Uruguayo y El Gallego. Daniel Calparsoro logra que la historia sea convincente, pero a los personajes lesfalta un toque de humanidad para que resulten más verosímiles

.

 

Celda 211 (2009)

Film carcelario dirigido por Daniel Monzón en el que demuestra que es uno de los directores españoles con más proyección. Juan es un joven casado que pronto va a ser padre. Es funcionario de prisiones y está a punto de entrar a trabajar en una cárcel. Para echar un vistazo al lugar hace una primera visita de reconocimiento un día antes del día fijado. Mientras está dentro se produce un violento motín y Juan se da cuenta de que la cárcel ha quedado en manos de los presos. Para salvar la vida sólo le queda convertirse en uno de ellos.

 

Tesis (1996)

Ángela es una estudiante de Ciencias de la Información que prepara su trabajo de investigación sobre las películas de violencia directa. En extrañas circunstancias, descubre a su director de tesis asesinado. Este hecho le introducirá en el perverso mundo de las snuff movies. Ella se lanza a investigar. Primera película de un joven Alejandro Amenábar que sorprendió por su capacidad de crear suspense y crear atmósferas agobiantes.

 

No habrá paz para los malvados (2011)

El bilbaíno Enrique Urbizu vuelve al género negro en su octavo largometraje de cine para contar la historia del inspector de policía Santos Trinidad, al que interpreta José Coronado, en su tiempo un gran policía, pero ahora en horas bajas tras la muerte de un compañero. Trinidad persigue a una banda de narcos colombianos relacionados con el asunto que le atormenta. En un club asesina a sangre fría a balazos a una camarera y a dos de los miembros del clan y se enfrenta a una conspiración islamista mientras una juez le sigue los pasos. Urbizu toma como referencia el cine negro clásico, aunque con el tono crudo de películas más modernas. Emocionante hasta el final.

 

Grupo 7 (2012)

Película policiaca de acción e intrigas criminales en la Sevilla previa a la Expo’92, pero también de relaciones personales entre un grupo de hombres vulnerables y violentos. Para el Grupo 7 no existe la delgada línea que separa los recursos poco éticos de los abiertamente ilegales. Grupo 7 Arranca con fuerza, pues Alberto Rodríguez filma con dinamismo y describe perfectamente los ambientes con la ayuda de un gran trabajo actoral, pero la película flaquea, ya que las historias personales no están bien definidas.

 

Tarde para la ira (2016)

Curro sale tras ocho años en prisión con ganas de emprender una nueva vida junto a su familia, pero se encontrará con una situación inesperada y a un desconocido: José  que le llevará a emprender un extraño viaje donde juntos se enfrentarán a fantasmas del pasado y se hundirán en el abismo de la venganza. Buen debut como realizador de Raúl Arévalo, uno de los actores de moda españoles, que logra el ritmo vibrante que requiere un thriller de estas características.

 

Que Dios nos perdone (2016)

El Madrid de 2011 espera la visita del Papa en un ambiente de crisis económica. Aquí, los inspectores Alfaro y Velarde  deben encontrar a lo que parece ser un asesino en serie cuanto antes y sin hacer ruido. La película mantiene el tono pesimista y un tanto existencialista de ‘True Detective‘. La película que nos ofrece Rodrigo Sorogoyen es una historia bien narrada que atrapa al espectador, pero tremendamente fatalista.

Sobre el autor Juan Sanchis
"¿Usted ha visto caminar a Henry Fonda? Pues eso es el cine”. Así definía John Ford el Séptimo Arte y creo que no hay una mejor. El cine es lo que cada uno quiere que sea. Otro maestro, Billy Wilder, afirmó que "Si el cine consigue que un individuo olvide por dos segundos que ha aparcado mal el coche, no ha pagado la factura del gas o ha tenido una discusión con su jefe, entonces el cine ha alcanzado su objetivo". No hay más que añadir.

Otros Blogs de Autor