Las Provincias
img
Corregir a las urnas
img
María José Pou | 12-01-2016 | 21:00

Frases no han faltado. El proceso soberanista catalán está lleno de frases lapidarias dignas de situarse en el frontispicio de cualquier Facultad de Ciencias Políticas. Sin embargo, ha habido una que resume, como pocas, el sentido de lo que está sucediendo. Fue una que pronunció Artur Mas en su despedida y su “paso al lado”. Dijo el expresident: “Lo que las urnas no nos dieron directamente se ha tenido que corregir a través de la negociación”. No puede sintetizarse mejor lo que ha sucedido en estos años y lo que nos espera en los próximos. Según esa afirmación, hay algo por encima de la voluntad popular manifestada a través del voto que tiene mayor peso y, por tanto, constituye la prioridad absoluta en la vida política. La democracia ha de ser corregida para que se ajuste a la voluntad de unos cuantos. Solo falta decir que esos cuantos “saben” lo que necesita el pueblo. ¿O ya lo han dicho?

Lo asombroso no es que lo piensen sino que lo manifiesten con tan poco pudor. Ni siquiera parecen conscientes del déficit democrático de quienes van a gobernar Cataluña. Esas palabras evidencian el desprecio por la voluntad popular a la que tanto apelan cuando reclaman un referéndum. Exigen que los catalanes puedan votar pero, cuando lo hacen, su decisión ha de ser corregida para que se ajuste a los planes previos. Demos por válida la afirmación y por democrático el planteamiento de pactar en esas condiciones. Si la supuesta corrección no supone enmendar la plana a quienes han optado mayoritariamente por programas electorales que no defendían la secesión sino constituir plataformas unitarias, ¿por qué no se llegó a ese acuerdo antes de iniciarse el proceso electoral? Si lo acordado estos días es lo que de verdad querían los ciudadanos pero no supieron decirlo, lo más sencillo para exponerlo con total claridad era haber hecho una gran coalición donde cupieran quienes ahora se han aliado. Pero no se hizo así. La CUP no tiene nada que ver con el programa de Convergència, por eso era imposible que la corrección estuviera presente antes de votar. Lo peor es que siguen sin tener nada que ver. La solución es evidente: Cataluña se encamina a ser gobernada por los extremistas, no por la tradicional moderación de la derecha, aunque eso es lo que está sucediendo desde hace ya años. No es una novedad.

La democracia es que los ciudadanos se expresen sobre una propuesta no engañosa. Quienes necesitaban una corrección no eran quienes votaron sino quienes han estado ofreciendo un programa olvidado. Ser demócrata es aceptar la voluntad de las urnas, no corregirla. La realidad de los partidos más votados no es un capricho de la derecha porque tenga más votos. Es la evidencia de que hay más ciudadanos apoyando ese proyecto que el de un partido minoritario. Dejar una comunidad en manos de los anecdóticos sí es vulnerar la democracia.

  • marc188

    Cataluña gobernada por radicales… Y algo parecido nos va a pasar en Valencia si no páramos los pies a Cumprumís (amiguetes por cierto de Artur Mas)

  • marc188

    Por cierto, Maria José, ya veo que tienes a PaDur, JosepBlesa, y al resto del equipo de marketing de Cumprumís azotándote por contar (y cantar) las verdades…

Sobre el autor María José Pou
Divide su tiempo entre las columnas para el periódico, las clases y la investigación en la universidad y el estudio de cualquier cosa poco útil pero apasionante. El resto del tiempo lo dedica a la cocina y al voluntariado con protectoras de animales.

Últimos Comentarios

pucymus_201 20-10-2017 | 19:29 en:
Las seis de la tarde
marc188 13-01-2016 | 07:20 en:
Corregir a las urnas
marc188 13-01-2016 | 07:17 en:
Corregir a las urnas
josepblesa_1389908725032 07-01-2016 | 05:30 en:
La magas