Blogs

Paco Huguet

Nyas Coca

Por qué hacerse mirar lo del ‘running’

Vaya por delante mi más sincera y profunda admiración por los que salen a correr. Os tengo envidia de la corrosiva. Lo malo es que… Es que… La sana (en general) costumbre de hacer deporte en forma de salir a correr se les ha ido a algunos de las manos. ¡Nyas coca! ¡Toma castaña!

Empezó todo esto en Valenciastán y el resto de Españistán con unos pocos valientes que se calzaban unas zapatillas de tenis, baloncesto o lo que fuera y hoy se ha convertido en una especie adicción no siempre saludable para unos cuantos. Esta vez toca ejercicio de autocrítica: reflexionemos sobre estas razones y motivos para replantearse, o no, lo del ‘running’. Insisto, para que nadie se enfade, que todo deporte con mesura es de lo más sano. Tan bueno como reírse un poco, aunque sea de uno mismo.


1. Correr no es de cobardes.Empezaste como un valiente a salir a correr. Ahora eres ‘runner’. ¿Qué ha pasado en este tiempo intermedio? No es que ahora hables un inglés de C2 , es que has sido abducido. ¡Viva el ‘footing’, carajo! (véase la definición de ‘footing’ que hace la RAE, nótese lo de ‘higiénico’).

'Runner' desde hace unos pocos meses. Material básico.

Y ahora, también por la montaña.

2. “Es el deporte más barato”, esgrimías para defender sus muchas virtudes. Hoy no sales sin las zapas más ultraligeras de pisada neutra (el quinto par que te has comprado este año), plantillas ultraortopédicas, un pulsómetro de ultimísima tecnología (sólo le falta hacer electrocardiograma y TAC), ropa ultraligera y ultratraspirante, ultrarreflectante, ultramoderna (para ‘ultrafashion’, ver puntos 1 y 3) y ultracara. Si tu ropa de correr es más cara que la de currar, ¡BIENVENIDO, RUNNER!

3. Antes disfrutabas corriendo media horita, saliendo a la calle, al río o a la huerta en un ratillo para quemar calorías y liberar estrés. Ahora no duermes si, como mínimo, no eres ‘finisher’ (ver punto 1) en una 15K… Ya sueñas con maratones de montaña y sólo hace cuatro meses que eres ‘runner’.

4. Sufres y lo sabes. Es cierto, los primeros días te dolía hasta el alma del tuétano. Y, es cierto, te hacía sentir bien después, cuando ya no te entraban agujetas. Pero es que ahora la cosa se ha desmadrado y a veces corres con dolor, infiltrado como si fueras un profesional, haces carreras con microrroturas, con dolororas contracturas. Si esto es un poco así en tu caso, míratelo un poquito.

5. “Españoles-runners, la conversación ha muerto”. No te has dado cuenta, pero ya no hablas de otra cosa si te juntas con uno o dos compañeros ‘runners’. El compañero ‘runner’ ya es más amigo tuyo que yo, AMIGO tuyo desde parvulitos. Los no-runners empiezan a mirarte con recelo, creen que te han perdido para siempre, ya no eres el de siempre… ¡Raja de Podemos, Ciudadanos, el PP o el PSOE como todo hijo de vecino! ¡Frivoliza con la Isla de los Famosos o con esos programas tan instructivos de T5! ¡Hasta tu esposa/novio/amante echa de menos que no hables de fútbol!

6. Si tus amigos no-runners te miran con cierto recelo, con ojos de gacela, tomando un par de cervezas, imagina lo que ocurre con tus contactos de Facebook. Muchos vimos con envidia la foto de tu pulsómetro casi analógico tras tus primeros 10 kilómetros seguidos. Y lo mismo ocurre con los grupos de WhatsApp. Los desarrolladores de la aplicación japonesa, con perdón de Murakami, ya preparan la opción ‘expulsar al runner sin juicio ni abogado’.

Forrest empezó con geles y ya gana a Bolt.

7. ¿Qué son los geles? ¿Para qué sirven? Si tienes una respuesta que no sea “ni idea”, es que ya no sólo compites contigo mismo. ¿Cuentas calorías como si no hubiera mañana? ¿Ya piensas en esos deliciosos  carbohidratos de dentro de 12 días, en la víspera de la próxima carrera? ¿Sí? Aún hay esperanza. ¿Cuándo fue la última vez que comiste ibéricos? ¡Cálzate esta vez un bocata de panceta como hacías antes! Ahora puedes permitírtelo. Morcilla, longaniza, chorizo… Ñaaaaammmmm. Lo que más te pusiera antes.

8. De acuerdo, igual te sobraban unos kilillos, más o menos los mismos que siguen sobrándome a mí. Pero es que ahora… ¡te has quedado en los huesos! La vecina del quinto C, la que habla de la guerra como si fuera ayer, ahora sí cree que tomas drogas. Antes no, ahora sí.

9. Si sales a correr en las horas centrales del día en verano o lo hiciste ayer, 14 de mayo, con 42º a la sombra, ahora en serio, háztelo mirar. No te pongas en peligro.

10. ¿Has pensado por qué las sandalias ya no te quedan tan bien? Ahí lo dejo…

Dedicado a todos los ‘runners’ y en especial a todos los que salen a correr sin pulsómetro o sin cronómetro. A todos los deportistas en general y en especial a mis amigos del grupo ‘Runners’ de WhatsApp.

Noticias relacionadas: Cinco truquillos fáciles para no perder barriga

Temas

atletismo popular, carreras, consejos, running

Me escuece Españistán. Si me pinchan no me sale horchata.

Sobre el autor

Blog personal sobre cosas útiles, reflexiones superfluas y opiniones varias sobre actualidad social, política choricera, series, libros y demás asuntillos serios y no tanto. De vez en cuando, viajes, escapadas, excursiones y propuestas de ocio.

mayo 2015
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Entradas recientes

   
   
       
    Instagram