Las Provincias

img
Odio a la «lesbiana» y otra gentuza en Twitter
img
Paco Huguet | 29-01-2017 | 14:12


Pocas cosas hay más despreciables que burlarse del mal ajeno. Pero las hay: burlarse del mal ajeno cuando este mal es la muerte por enfermedad, en este caso de Bimba Bosé. Y más todavía, burlarse de la muerte por un cáncer. Y más aún: burlarse, mofarse, de una muerte y relacionarla con la sexualidad de la persona fallecida, o de alguno de sus familiares. Y más todavía: hacer alarde de esta homofobia con insultos en las redes sociales (Twitter esta vez). Y ahí cambia la cosa, porque el asunto pasa de ser una comentario de mal gusto a un posible delito de odio. Sí, de odio. Una serie de descerebrados, por ser suave, traspasaron esa línea con la muerte de Bimba Bosé.

Algunos otros bobos, quizá con buena intención, pedían que no se confundieran los comentarios de mal gusto con un delito. Casi todo son respuestas a un mensaje de despedida desde la cuenta oficial en Twitter de Miguel Bosé. El problema es que, más allá de alegrarse y celebrar la muerte de una persona (ni siquiera importa que no hiciera ningún daño a los despojos que se burlaron en sus tuits) se trata de un asunto que pude incitar a la violencia. Sí, a la violencia por odio. Por odio al homosexual, al ‘diferente’. Un delito tipificado en el artículo 510 del Código Penal y ya investigado por la Fiscalía.

Bimba Bosé, en un acto a favor de la lucha contra el cáncer.Una advertencia antes de que alguien se equivoque: la misma repugnancia generan estos hechos que las mofas en Facebook al niño con cáncer que quería ser torero o las burlas a la muerte del torero Víctor Barrio por parte de otras personas de perfil muy diferente y caso sobre el que ayer hubo novedades. Tan mezquinos fueron aquellos comentarios como los de esta semana.

Hoy hablamos de homofobia. Y todavía hay decenas de países en el mundo donde la homosexualidad es delito. En algunos, incluso este supuesto crimen está castigado con la pena de muerte. En cientos de países siguen produciéndose ataques de odio a homosexuales. Esto pasa aquí mismo, en España y en cualquier país de Europa. No sólo en Rusia, no. En cualquier lugar de la supuestamente avanzada, moderna, ejemplarizante Unión Europea.

Van tan perdidos estos tuiteros del odio que empiezan insultando a los homosexuales, disparando contra Miguel Bosé (que sí ha hecho pública su homosexualidad) y ofendiendo, manchando el honor de la fallecida Bimba, que en más de una entrevista (por ejemplo, en esta de Qué!) no ha querido, y estaba en su pleno derecho, definirse con claridad sobre si era hetero o bisexual. Al fin y al cabo eso es algo que pertenece a un área de la vida privada que una persona, aunque con proyección pública, puede o no difundir. Sí era conocido que estuvo casada siete años con un músico con quien tuvo dos niñas y que en los últimos años había mantenido una relación de noviazgo con el modelo inglés Charlie Centa, como ella misma comentó en una entrevista. Pero, al fin y al cabo, nada de esto importa. Lo que sí importa es que haya gentuza que cometa delitos e incite al odio. Por eso ponemos «lesbiana» en el titular, porque en realidad ni se sabe ni verdaderamente importa la sexualidad de la víctima de las vejaciones. No cambia nada en toda esta infamia el hecho de que Bimba fuera o no bisexual o tuviera otra orientación sexual.

Habrá algún ignorante que pensará que todo viene porque la fallecida, o mejor dicho, el tío de la fallecida, ha sido un icono de la izquierda de este país. La verdad es que incluso eso es lo de menos en este caso. Ya sería preocupante, y mucho, que la gente se alegrara de la muerte de personas que no piensan como uno mismo, que no votan lo mismo. Aquí da igual si los desalmados que se han mofado de un cáncer mortal sean de derechas o de izquierdas.

Descerebrados los hay a diestra y siniestra. No olvidemos, por ejemplo, el caso del niño con cáncer que quería ser torero. También le desearon la muerte respetuosos y tolerantes imbéciles que se dirán de izquierdas. Quizá en aquel caso, como en este, no se deba hablar de ideología. ¿Qué inteligencia se le presupone a quien se alegra en un tuit de la muerte por cáncer de alguien? ¿Qué sentido tiene hablar de una hipotética ideología cuando no hay pruebas de la más básica inteligencia?

Homofobia contra Miguel Bosé e insultos a Bimba Bosé.No importa tampoco que algunos de los más criticas en los dos últimos días sean tuiteros mexicanos o de otros países hispanohablantes. ¿Qué más da? Ya se sabe que descerebrados hay en todas partes. El problema aquí es la dificultad añadida para perseguirlos, al entender que los hechos (comentarios ofensivos) se comenten en México, aunque la publicación sea global. Y, vamos a ver, los comentarios homófobos de un mexicano no justifican reacciones xenófobas o racistas.

Tampoco debemos dejar pasar que hubo otros comentarios fuera de lugar. Por ejemplo cuando Antonio Burgos dispara contra el «laicismo» de Miguel Bosé al incluir en su mensaje de despedida la expresión «buen viaje», una de las expresiones mas contestadas por individuos ofensivos que, al menos en algunos casos, sólo buscan notoriedad. En todo caso, rebasar la ley para conseguir notoriedad no debe ser pasado por alto, como la mayoritaria comunidad tuitera ha mostrado.

Hasta el final de este post no reproducimos parte del contenido de algunas aberraciones en forma de comentarios. El ínfimo nivel intelectual de sus autores viene reflejado en expresiones como: «esa bimba, dios la castigo por lesbiana» (sic; es decir, literal en el original, sin la tilde y la mayúscula que marca una mínima formación); «castigo divino porque Dios odia a los homosexuales» (quizá desconociendo las manifestaciones del Papa sobre el asunto), o los que aluden al deseo de «violar su canceroso cadáver» tras referirse a Miguel Bosé como «anciano maricón». ¿Quién si no desechos humanos pueden teclear semejantes cosas?

Muchas de estas cuentas han sido eliminadas por el propio usuario o desactivadas por Twitter, tras las múltiples denuncias, a raíz de la campaña para frenar los insultos a Bimba Bosé. Que siga imponiéndose la cordura.

Últimos posts recomendados o relacionados:

Seis litronas, 200 euros, la rubia de Sagunto y el sostén

Lo que esconde el caso Diana Quer

«Si no me controla el móvil es que no me quiere»

Qué es la pansexualidad: ¿moda televisiva o realidad social?

‘Super Shore’: exportar chonismo, sexo, juerga y desmadre

Insultos, mofas y odio a Bimba Bosé y Miguel Bosé en Twitter,

Sobre el autor Paco Huguet
Blog personal sobre cosas útiles, reflexiones superfluas y opiniones varias sobre actualidad social, política choricera, series, libros y demás asuntillos serios y no tanto. De vez en cuando, viajes, escapadas, excursiones y propuestas de ocio.